A unas cuantas semanas de que arrancó la LXIV Legislatura, no se advierte una dinámica muy distinta a aquella que ha colocado a los representantes populares en uno de los niveles más bajos de aprobación ciudadana. Al cuestionado otorgamiento de licencia para el senador y gobernador de Chiapas, le siguió la "aportación" de cinco diputados del PVEM para que el grupo parlamentario de Morena lograra artificialmente la mayoría absoluta, el chat sexual en plena sesión del senador Ismael Cabeza de Vaca así como el polémico reparto de las presidencias de comisiones por citar algunos ejemplos.

Sin embargo, nada de esto se compara con el escándalo en el que está implicado el diputado federal de Morena, Cipriano Charrez Pedraza, quien el pasado sábado en la madrugada circulaba por la carretera México-Laredo a la altura del municipio de Ixmiquilpan, Hidalgo en una camioneta pick up que se impactó con otros dos vehículos, uno de los cuales se incendió provocando la muerte de un joven taxista de 21 años.

Desde luego nadie está exento de verse involucrado en un accidente vial, pero lo grave del asunto es que, aunque el legislador afirmó -45 horas después del accidente en una publicación de su cuenta de Facebook- que era su chofer quien conducía la camioneta y no lo habían citado a declarar por no existir denuncia, se han dado a conocer algunas versiones muy distintas que lo señalan como responsable directo.

El fuero no debe ser sinónimo de impunidad

Tanto en medios de comunicación locales como en redes sociales se han difundido vídeos y testimonios a partir de los cuales se desprende que quien conducía en estado de ebriedad la Ford Raptor blanca -al parecer con un valor superior a un millón de pesos- era el diputado federal, y que tras el impacto lo sacaron del vehículo para huir del lugar sin hacer el menor intento por prestar ayuda a los afectados.

En el mismo sentido, la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo informó que de acuerdo a las pruebas recabadas, una persona identificada con las iniciales C.C.P. -que corresponden a las de Charrez Pedraza pero no dieron el nombre en respeto al principio de presunción de inocencia- manejaba dicha camioneta al momento del percance, y que se presentaron denuncias por homicidio y daño en propiedad ajena en franca contradicción con lo declarado por el también ex presidente municipal de Ixmiquilpan que heredó el cargo a su hermano.

Es claro que, de confirmarse los hechos, la conducta del legislador dista mucho de corresponder a lo ofrecido por el presidente electo y que hace falta mucho más que buen ejemplo y voluntarismo para desterrar de la vida pública comportamientos de este tipo. Coincido en que difícilmente se pueden imputar a un partido o gobierno las acciones individuales de cada uno de sus miembros, pero desde luego tienen la responsabilidad de cuidar a quién postulan o invitan, y de imponer límites.

Por ello, lo menos que podemos esperar es que, en congruencia, su bancada no lo proteja y utilice su mayoría para impedir que se inicie juicio de desafuero -a pesar de la exigencia ciudadana por eliminar el fuero, y de todas las iniciativas que han presentado legisladores de diversos partidos, este sigue vigente- para que se pueda proceder a su detención. Como bien lo señaló el Presidente de la Cámara de Diputados, el fuero no debe ser sinónimo de impunidad. ¡A ver si es cierto!

2 de octubre nunca más

@agus_castilla | @OpinionLSR | @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información