Opinión

El dinero de Zhenli Ye Gon

¿Dónde quedó? Fácil... | Fred Álvarez Palafox

  • 30/07/2020
  • Escuchar

Rodolfo Montes “el Negro” -de cariño-, es un viejo reportero versado, busca, escudriña, pregunta y reconfirma. Lo conozco desde hace años cuando estaba en la revista Proceso, y desde entonces he seguido su trabajo en otros medios, incluso leí su libro “La Cruzada de Calderón”, Ed. Grijalbo; lo conozco y aprecio y como debe ser, en algunas cosas no coincido, pero respeto su trabajo.

Por eso me llamó la atención su reciente reportaje en la revista Proceso que está en circulación “Los Centros Nueva Vida y el dinero perdido de Zhenli Ye Gon” (Proceso # 2282, 26 de julio de 2020).

Según Montes el gobierno de López Obrador no encontró rastro del dinero que se aseguró al ciudadano chino-mexicano Zhenli Ye Gon en el año 2007.

Su investigación empezó en julio de 2019 y un poco haciéndole caso el C. Presidente.

¿Por qué?

En la mañanera del 18 de julio de 2019 AMLO de repente metió el tema e inquietó a algunos reporteros como a Montes...

Expresó...

¿Se acuerdan cuando detuvieron al ciudadano chino-mexicano (Sic)?

Y aquí lanzó... “Sería buenísimo ese reportaje, reconstruir todo, lo que declaró hasta saber dónde está ahora, porque el inculpado nadie sabe, pero lo que menos se sabe es dónde quedó el dinero”.

Yo acabo de mandar, ordené -dijo-, que me hicieran una investigación hasta donde se pueda para saber dónde quedó el dinero, porque, imagínense que el presidente de México no sepa dónde quedó el dinero.

Así lo dijo…

Ese día hubo respuestas en la red social una de ellas fue del ex presidente Calderón quien dijo “el dinero decomisado a Ye Gon se destinó a la construcción de 335 centros Nueva Vida de Prevención y Tratamiento de Adicciones (…) Entiendo que dijo (AMLO) que nunca se había hecho nada al respecto, pero afortunadamente, hay otros datos”.

Yo emití entonces un tuit afirmando que sí se había repartido el dinero en tres partes iguales, entre la SSA, el Poder Judicial y la PGR: 68 millones de dólares a cada quien, el equivalente en moneda nacional.

Pero Rodolfo Montes se abocó a investigar y lo primero que hizo fue enviar una solicitud de información a la SSA, una de las tres dependencias a donde fue a parar el dinero.

El reportero preguntó las fechas en que se construyeron cada uno de los Centros Nacionales Nueva Vida, la ubicación de los mismos, y costo total por la construcción, entre otros; asimismo el nombre de las empresas que participaron en esas construcciones y el cobro que hicieron éstas, y si fueron por licitación o adjudicación directa, etcétera.

Las respuestas de la SSA a través del abogado general de la dependencia fue unánime “después de realizar una búsqueda exhaustiva y pormenorizada en los archivos y base de datos (...) no se localizó la información requerida”.

Montes subraya que hace años -junio de 2009-, preguntó en el gobierno de FCH información sobre esos Centros Nueva Vida, y tampoco le dieron nada, ni la Presidencia, ni el DIF ni en el Secretariado Técnico del Consejo Nacional contra las Adicciones, entonces a cargo del Dr. Carlos José Rodríguez Ajenjo (1949-2010).

Recuerda el reportero que en marzo de 2010 el Presidente Calderón dijo que en esos centros se habrían realizado 348 mil 762 cuestionarios de pruebas a potenciales adictos. Comenta que en la solicitud de información 0001200235009 se pidió al Dr. Rodríguez una copia de esos cuestionarios de tamizaje, y la respuesta emitida el 14 de marzo de 2010 fue el de que “no existe posibilidad de proporcionar la información requerida, ya que no existe la misma”.

Probablemente así fue ..Pero de ahí a decir que no sabe de los 206 millones es otro asunto, y como era de esperarse el asunto llegó a la mañanera del martes 28 de julio.

Fue el mismo reportero quien le preguntó al presidente: "Hace un año, el 18 de julio usted aquí puso en duda el destino de los 205 millones de dólares que Calderón decomisó al chino Zhenli Ye Gon.

En este número reciente del semanario Proceso, hubo un reportaje de mi autoría, sustentado con documentos de la Secretaría de Salud que encabeza el doctor Alcocer, refieren que ustedes no encontraron ninguna evidencia de lo que Calderón sostiene, de que se construyeron 335 Centros Nacionales Nueva Vida para atender a los adictos a las drogas(....)

Qué procede?, ¿la Secretaría de la Función Pública?, ¿la Unidad de Inteligencia Financiera?, ¿qué hacer?-, preguntó..

En ese momento el presidente López Obrador evadió responder y le pasó el micrófono al Dr. Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, quien dijo que “es muy importante que esto se ventile públicamente”.

Señaló que circunstancialmente entre 2009 y 2011 en el gobierno de Calderón fue director general adjunto de Epidemiología... “Y en esos años, no me acuerdo exactamente cuál, fue cuando ocurrió lo del decomiso de este dinero”.

Dijo el subsecretario de Salud que entonces el que era responsable de los centros contra las adicciones era el Dr. Rodríguez Ajenjo, y dijo conocer “que efectivamente (sí) se construyeron los Centros Nueva Vida de los que se ha hecho mención”.

O sea que sí construyeron, pero acotó que es la evidencia circunstancial o narrativa que conoce y señala no tener duda que el doctor Rodríguez Ajenjo fue una persona absolutamente íntegra y profesional.

Empero, subrayó que haciendo a un lado eso, y lo que “permanece como una inquietud” es que los “Centros Nueva Vida no se construyeron de la nada, en su enorme mayoría lo que se hicieron fueron remodelaciones y reparaciones”.

O sea, no se construyeron, sino que sólo remodelaron.

Mmm…

Entonces -agrega-, es lo que conocemos y justamente “se está buscando evidencia sobre los contratos de construcción y remodelación, sobre quién autorizó los permisos de construcción, cuánto costó las remodelaciones, etcétera. Eso es lo que…”.

Y aquí lo interrumpió el reportero para decirle que el documento de la SSA es muy claro...

“Se le solicitó que nos dijeran que ese dinero de Zhenli Ye Gon fue utilizado para construir los Centros Nacionales Nueva Vida y no hay ninguna evidencia al respecto”.

El subsecretario reviró… “Justo, exactamente coincido en esa perspectiva. Y no es desafortunadamente el único caso en donde hemos buscado evidencias, documentales del proceder en administraciones previas y no se encuentran los correspondientes archivos”.

López-Gatell señaló que Rodríguez “no tuvo que ver nada con eso”, porque no estaba en sus atribuciones; y con respecto a la parte administrativa de la “aplicación para construcción o remodelación de centros de salud es donde hemos buscado información sin encontrarla”.

Hasta ahí el asunto en la mañanera, recomiendo verla completa en la web de la presidencia.

El reportaje de Montes se refiere al dinero que se le dio a la Secretaría de Salud, no investiga el recurso que fue a parar al Poder Judicial y a la entonces Procuraduría General de la República; el dinero se repartió de acuerdo a la ley en tres partes…

Pensamos que el asunto estaría cerrado, pero al parecer hay problemas en los archivos de la actual administración de la Secretaría de Salud, y eso es preocupante.

Con todo respeto basta leer el libro Blanco 2006-2012 de la SSA “Prevención y Tratamiento de las Adicciones”.

El reportaje de Montes se refiere al dinero que se le dio a la Secretaría de Salud, no investiga el recurso que fue a parar al Poder Judicial y a la entonces procuraduría General de la República; el dinero se repartió de acuerdo a la ley en 3 partes, y cada dependencia lo dedicó a fines distintas, está descrito en la conferencia de 2007; por ejemplo la PGR lo destinó  a  modernizar instalaciones, adquirir equipo e infraestructura adecuada para el desempeño de las funciones constitucionales; al parte del Poder Judicial se fue al fondo Jurica.. (véase. "El gran descubrimiento" del Presidente López Obrador/ Fred Álvarez, revista Código Topo de Excélsior, 5 de agosto de 2019).

Ahora con todo respeto a Rodolfo el secretario de Salud Córdoba Montoya nunca dijo en 2007 que con ese dinero se iban a construir Centros Nacionales Nueva Vida, de hecho, gran parte de los recursos -595 millones- se fueron a los estados. 

¿Cuándo preguntó el Presidente  hace un año dónde quedaron los recursos?

La respuesta fue simple y se hizo con total transparencia, quizá falta saber a qué número de cuenta se fue el dinero, pero eso es fácil, sólo hay que preguntarle a la oficina correspondiente.

Hace 13 años, el 26 de julio de 2007, se convocó a una conferencia de prensa conjunta en Los Pinos; participaron el entonces procurador Eduardo Medina Mora; el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, y el Procurador Fiscal de la Federación, Luis Felipe Mancera.

Los 205 millones de dólares que fueron decomisados -vía abandono-, fueron distribuidos en tres partes iguales entre la SSA, el Poder Judicial de la Federación y la PGR; la transferencia de recursos se concretó, entre el 18 y el 25 de julio de 2007 y cada una de las partes recibió 739 millones 738 mil 979 pesos (68 millones de dólares), así como 5 millones 551 mil pesos, que formaban parte del numerario en moneda nacional...

En la SSA, a decir del secretario Córdoba Montoya, “de los 750 millones, 595 van a ser transferidos a los estados y 155 van a ser ejercidos por la Federación. Y agregó que 120 millones -se van a dedicar en acciones de prevención y Limpiemos México, entre las cuales están todas las acciones de tamizaje para descubrir a aquellos jóvenes que tienen problemas y les dé seguimiento”.

Y agregó que 15 millones para edición de materiales de publicación, 15 y medio millones para acciones de capacitación y orientación en adicciones, 54.3 millones para la detección oportuna y el tratamiento breve que se van a dar, precisamente, en estas unidades de primer nivel, 436 millones para el tratamiento de las adicciones, la construcción de unidades y la subrogación de servicios”.

Aquí la conferencia completa con los detalles.

Quizá entonces, faltó transparentar los números de cuenta bancaria donde quedaron los recursos…

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.