Opinión

El difícil camino de las elecciones 2020 y 2021

Las autoridades administrativas electorales harán un gran esfuerzo para establecer elecciones a la altura que el país requiere. | Fernando Díaz

  • 02/12/2019
  • Escuchar

La fortaleza de las instituciones se mide de acuerdo al tamaño de los retos que enfrenta. Prueba de ello, son los resultados que instituciones como el Instituto Nacional Electoral (INE) y los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE), han dado a la población de este país. Ejemplos recientes los tenemos en las elecciones de 2018 y 2019.

En 2018, se disputaron un total de 18,299 cargos tanto federales como locales. A nivel federal se renovó la Presidencia de la República, los 500 diputados federales y los 128 Senadores para un total de 629 cargos. A nivel local se disputaron 17,670 cargos destacando 8 gubernaturas y la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, así como casi 1 mil diputaciones locales, más de 1,500 presidencias municipales, entre varios cargos más, en 30 de las 32 entidades federativas del país.

Para 2019, se registraron elecciones locales en 6 entidades federativas, Aguascalientes, Baja California, Durango, Puebla, Quintana Roo y Tamaulipas. 148 cargos se renovaron destacando dos gubernaturas (la de Puebla a cargo del INE) y la renovación del Congreso local en tres entidades y elecciones para elegir autoridades en 60 ayuntamientos de 4 estados de la República Mexicana.

En ambos años electorales tanto el INE como los OPLE cumplieron su función de realizar elecciones libres y democráticas que permitieron, entre otros factores, una transición democrática pacífica y legal en apego a la voluntad del pueblo mexicano. Prueba de ello, fue el resultado de la elección presidencial.

Ahora tenemos en puerta los preparativos para la elección más grande que se tenga registro en nuestra historia. De entrada, en 2020, habrá elecciones en Coahuila para la renovación de su Congreso local, y en Hidalgo donde habrá elecciones en sus 84 ayuntamientos.

Para 2021 a nivel federal, se renovará la Cámara de Diputados lo que seguramente reconfigurará la composición actual que guardan sus 500 legisladores. A nivel local, habrá elecciones en las 32 entidades federativas. Las más interesantes seguramente serán las 15 entidades en donde se renovará al ejecutivo local; en 29 estados habrá elecciones para elegir a sus Congresos locales y también habrá elecciones en cerca de 2 mil ayuntamientos.

De estas elecciones vale la pena mencionar que en 11 estados los mexicanos residentes en el extranjero podrán votar desde el exterior por diversos cargos según la normatividad de cada entidad federativa.

En razón de lo anterior, resulta preocupante que el Congreso de la Unión haya determinado un recorte de más de mil millones de pesos al INE que, sin lugar a dudas, tendrá una serie de implicaciones de diversas magnitudes.

El INE, en un comunicado anticipó tres rubros que muy probablemente sufrirán afectaciones presupuestales, a saber: reducción a la infraestructura informática para monitoreo de canales de radio y televisión; la segunda relacionada con la inversión a la infraestructura de módulos de atención ciudadana, y la tercera, la revisión de calendarios para el inicio del proceso electoral.

Cada uno de estos rubros son delicados. Tan sólo la primera, ha sido una exigencia de los actores políticos para que el INE pueda monitorear de manera permanente alrededor de 2 mil 200 canales de radio y televisión.

Pero lo que me parece más grave es la afectación a la autonomía de estas instituciones que han demostrado, principalmente a partir de la reforma constitucional de1989-1990 ser garantes del desarrollo democrático del país.

La principal razón de ser de los organismos autónomos es justamente la de servir de contrapesos al poder público y evitar con ello, vulnerar los derechos fundamentales que todos los ciudadanos.

Estamos seguros de que las autoridades administrativas electorales harán un gran esfuerzo para establecer elecciones a la altura que el país requiere y ojalá, el legislativo se coloque a la altura que el país exige y demanda.

¡Hasta la próxima!