El lunes pasado, sin novedad alguna, Peña Nieto resolvió lo más lógico y previsible que podía resolver: darle a José Antonio Meade la candidatura de su partido a la presidencia.

A partir de esto hemos visto una serie de reacciones y de acciones que para muchos son totalmente nuevas.

Es justo decir que quien les escribe tiene 36 años y que crecí en una familia totalmente politizada; ello me hace tener memoria del destape de Colosio por parte de Salinas, pero prácticamente nadie de mi generación tiene memoria de eso.

Ni hablar de los jóvenes que nacieron después de 1990, a ellos les tocó ver un intento de PRI democrático al interior y ahora regresa el viejo ritual y lo ven con cierto asombro.

Para entender el fenómeno hay que reflexionar:

·         La retahíla de apoyos, empezando por los de los sectores del PRI más conocidos como la CTM, la CNC y la CNOP no le dan a Meade nada que no tenga la pura marca PRI... es la forma en que se divide el partido y aunque debería de ser ilegal (porque no se deberían afiliar organizaciones o sindicatos enteros) siempre ha sido así.

·         Es francamente triste ver que regresan a las peores prácticas de la historia del PRI... su pequeño trago de gloria pagada... el reto aquí sería ver cuántas páginas de publicidad paga el gobierno en cada medio que está hablando bien de Meade (ayer martes en al menos dos de los periódicos más grandes de México estaban casi a la par: por cada loa a Meade había un anuncio del Gobierno Federal.

·         Si ven en Meade a un priista que no parece del PRI tienen toda la razón; Meade es un técnico que se ha dedicado al servicio público, siempre cercano al PRI y a alguna parte del PAN, pero nunca ha sido candidato a nada ni funcionario por elección ni ha militado.

·         Si creen que es una ventaja que Meade no sea del PRI porque el PRI es sinónimo de corrupción no se emocionen mucho. Es imposible que Meade cambie al PRI; más bien el PRI cambiará, si no es que ya cambió a Meade.

·         Si creen que Meade es un funcionario exitoso por todos los cargos que ha ocupado es una opinión comprada de otra opinión porque eso no es cierto. Este gobierno no ha reducido la pobreza y fue Secretario de Desarrollo Social... ni recordar que con su llegada a Hacienda se esperaba que hubiera más sentido común y dieran marcha atrás a la Reforma Fiscal que empobreció a los mexicanos, pero no, al contrario... siguen los impuestos fronterizos haciendo inviable el comercio, siguen las empresas pequeñas muriéndose poco a poco y además vivimos el peor gasolinazo de la historia.

·         Si la carta de presentación de Meade son sus resultados en materia económica habría que pensarlo dos veces: más del 50% del PIB en deuda (el PRI lo recibió en 32%); el dólar más caro de la historia (en cinco años ha subido más de un tercio de su valor) y además tenemos el déficit más grande del siglo.

Ni todo en contra del sistema

ni todo el sistema

El ritual del tapado llamó la atención a las nuevas generaciones que nunca habían visto un espectáculo así de grande y así de triste. Con esto el PRI busca polarizar la elección de raíz y mientras está López Obrador buscando el extremo radical a partir del apoyo social, Meade es el extremo radical de lo que han llamado "mafia del poder"; una persona que nunca ha ganado un voto, ni ha sido sometida al escrutinio de un proceso electoral.

El 2018 lo va a ganar quien gane el centro ideológico, ya conocemos a los dos extremos, pero si se llega a consolidar una alianza entre PAN y PRD, ese será el centro natural... ni todo en contra del sistema ni todo el sistema.

@JulioCastilloL | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información