Opinión

El control de daños

México se encuentra en el lugar 95 de 168 países en el Índice de Percepción de la Corrupción, obteniendo una calificación de 3.5 nada positiva

  • 11/06/2017
  • Escuchar

El viernes arribó a nuestro país, la canciller alemana, Ángela Merkel, en una visita de Estado que se encuadra en el marco de la recién celebrada reunión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN, por sus siglas en inglés) en el que, junto con Gran Bretaña, afloraron diferencias con el presidente norteamericano Donald Trump.

El interés de esta visita podría ser parte del juego de geopolítica de Alemania, en un intento de avanzada europea hacia la nación más cercana a Estados Unidos, y que coincide en el marco del conjunto de actividades año dual México Alemania.

Esta es una nueva oportunidad para que México realice un control de daños de lo que en el extranjero ven sobre nuestro país. Por ejemplo, una oportunidad se presentó en octubre de 2014, cuando diputados del Parlamento Alemán vinieron a deliberar el estado de los derechos humanos en México, así como cuestionar el uso y destino de las armas objeto del convenio de adquisición de armas de ese país, al malogrado Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, y que supuestamente fueron utilizadas la noche en que desaparecieron los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero. Pero los legisladores germánicos pudieron haberse sentido ofendidos por la verdad histórica que les presentó, sin que se hubiera resuelto satisfactoriamente la disposición final de esas armas, cuyo tema podría ser el verdadero meollo del asunto.

En el tema de la persecución del delito, en marzo de 2016 el Procurador General de Colombia, Alejandro Ordoñez, exhortó a las autoridades mexicanas, a no negociar con criminales, a ser intolerantes con la impunidad, a atacar las riquezas de los narcotraficantes y a deshabilitar servidores públicos; ya que la justicia de Colombia ha sancionado y destituido a mil 500 alcaldes, a mil 200 concejales, 88 jurados y 22 Gobernadores. Esta recomendación vino a ser reforzada con la experiencia colombiana en el combate a los ladrones de combustible, que ha señalado el procurador Raúl Cervantes, en el marco de la colaboración internacional.

No sólo eso, la misma experiencia internacional señaló en 2009 como una debilidad institucional a la información contenida sobre México en los cables Wikileaks que señalaban que el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) “carece de la capacidad para dirigir con efectividad el proceso (de inteligencia) entre dependencias, particularmente cuando se incluye a gigantes institucionales como la SSPF […] La incapacidad del CISEN para funcionar hasta ahora como un líder real en las operaciones de inteligencia y análisis, ha dejado a México sin un coordinador intergubernamental efectivo”.

Es por esto y más, que México se encuentra en el lugar 95 de 168 países medidos, en el Índice de Percepción de la Corrupción, obteniendo una calificación de 3.5 nada positivo.

Sobre el tema de la situación de los derechos humanos en México que fue señalado por el Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, vinieron los dichos del Fiscal General de la Corte de Apelaciones de Palermo, Italia, Roberto Scarpinato, propuso que Naciones Unidas cree un Tribunal Penal Internacional sobre México, que atienda la situación de violencia e inseguridad por la que pasa nuestro país.

Scarpinato propuso que este Tribunal debiera atender tres temas: “los crímenes contra la humanidad que son cometidos en México como genocidios, masacres, violaciones masivas, así como contra las desapariciones forzadas y los crímenes financieros internacionales […]”.

Quizás ese haya sido uno de los motivos del Ejecutivo Federal para acudir esta semana a Guatemala, para negociar la extradición del exgobernador veracruzano, Javier Duarte.

 @racevesj