Opinión

El Código Beltrones

Por el bien de la sociedad mexicana es necesario erradicar el “Código Beltrones”.

  • 30/08/2015
  • Escuchar

Esta semana Morena presentó su código de ética para legisladores, gobernantes y funcionarios públicos. Este documento contiene lineamientos que contrastan con las prácticas tradicionales de la política nacional.

 

Contiene elementos novedosos como el hecho de donar la mitad del salario para destinarlo a fortalecer el acceso de la juventud a la educación media y superior, así como rechazar los viajes al extranjero si los gastos van cubiertos por dinero público o rechazar bonos y prebendas no contemplados en la ley y rechazar las reuniones en lo oscurito entre las cúpulas legislativas de los partidos.

 

Este código de ética empata con las demandas de la sociedad que se encuentra indignada ante el despilfarro, la impunidad y la franca traición a la gente de los políticos del regimen. El código de ética de Morena es el polo opuesto de lo que aquí llamamos el “Código Beltrones”.

 

A manera de ejercicio imaginativo, este sería el código que guía a los diputados del PRI, y de otras bancadas ligadas al Pacto por México:

 

  • No se reducirán los sueldos de los diputados; al contrario, aumentarán permanentemente aunque no incremente el salario de los trabajadores.

 

  • Además de la dieta, a los diputados se les entregarán bonos, coches, seguros privados y joyas de oro.

 

  • La Cámara de Diputados pagará viajes al extranjero de diputados promoviendo así el turismo legislativo.

 

  • Se promoverán los gastos superfluos en los tres poderes del Estado, aunque se recorte el gasto en educación.

 

  • Se aprobarán todas las privatizaciones y saqueos de bienes nacionales, recursos naturales y empresas públicas. Y cada vez que se aprueben se dará un bono de recompensa a los legisladores.

 

  • Se firmarán pactos contra México para controlar a todos los partidos que se dejen a cambio de chambitas, aviadurías, propinas y gubernaturas.

 

  • Se pedirá el uso de la fuerza pública para aplastar las protestas que ocurran afuera del recinto legislativo.

 

  • Se eliminarán los derechos humanos al agua, a la salud, a la seguridad social, a la educación y otros.

 

  • Se realizarán muchas reuniones de diputados en lo oscuro todo para repartirse el dinero de la Cámara.

 

  • A cada diputado tendrá 20 millones de pesos destinados a obra pública para pedir moches y mordidas a cambio.

 

Por desgracia, este código apocrífo no está lejano de la realidad. Incluso es un código que está vigente entre algunos políticos que se ufanan de negociar por México.

 

Por el bien de la sociedad mexicana, se requiere erradicar el “Código Beltrones”. Para transformar al país, hay que transformar la política empezando por impulsar una conducta austera, honesta, republicana y en beneficio de la gente desde la nueva legislatura de la Cámara de Diputados.