Opinión

El Chapo y la incompetencia de la PGR

El Chapo Guzmán también es corresponsable indirecto de miles de muertes por el abuso de drogas, por parte de los consumidores que compran las sustancias que trafica el Cártel de Sinaloa.

  • 15/11/2014
  • Escuchar

En México, se llevan a cabo muy pocas investigaciones ministeriales con profesionalismo. Tenemos un importante rezago en la formación de agentes, ya que existen muy pocos expertos en el uso de técnicas forenses, lo que se traduce en un trabajo muy pobre a la hora de recopilar pruebas, para sustentar un caso, es preocupante que la inmensa mayoría de los casos, se resuelva mediante confesiones (que viene precedida de tortura), así como de declaraciones de testigos. Tampoco se cuenta con procedimientos muy detallados, para que las Procuradurías y las fuerzas de seguridad del Estado, lleven a cabo sus actividades, lo cual da pie a la interposición de un número importante de amparos, que permiten que los criminales no vayan a prisión.

 

Prueba de lo anterior, es el amparo que hace dos días, otorgó un juez federal a favor de Joaquín Guzmán Loera alias El Chapo Guzmán, debido a una serie de irregularidades en su detención, esto no significa que El Chapo vaya salir de prisión, ya que existen otros procesos en contra del mismo, pero sí deja en evidencia, la falta de protocolos de las fuerzas de seguridad del Estado, así como de la propia PGR. Cómo es posible que si estás a punto de atrapar al delincuente más buscado del país, no tomes las precauciones necesarias para que evitar que el arresto y tus posteriores actuaciones, puedan invalidarse por no haber seguido las providencias establecidas en la ley.

 

Otro punto que debe de preocuparnos, es el hecho de que el crimen por el cual se le dicta auto de formal prisión a El Chapo Guzmán, es la posesión ilegal de armas, es decir, que a pesar de que Joaquín Guzmán Loera ha cometido cientos de delitos a lo largo de su carrera delictiva, la Procuraduría eligió uno que no se encuentra relacionado con los homicidios o con el tráfico de drogas. Lo cual nos indica, que muchas de las investigaciones en contra de Guzmán Loera, no son tan sólidas como las autoridades nos quieren hacer creer, porque eligieron un crimen que en teoría, es más sencillo de probar[1].

 

Es imposible saber cuántos crímenes, ha cometido El Chapo Guzmán a lo largo de su trayectoria delictiva, de hecho, ni siquiera él lo debe saber a ciencia cierta. Así que teniendo en cuenta la existencia de importantes asimetrías de información, trataré en los siguientes párrafos, de hacer un breve resumen del historial delictivo de este personaje.

 

El primer delito que debe ser mencionado, porque la comisión misma, no deja lugar a dudas, es la fuga del penal federal de Puente Grande Jalisco en enero del 2001. Para ello, contó con la colaboración de varios empleados del penal, entre ellos el subdirector del mismo, Dámaso López Núñez, que después se incorporaría al propio Cártel de Sinaloa, de tal forma, que Joaquín El Chapo Guzmán es responsable del soborno de decenas de funcionarios, no sólo dentro de la prisión, sino que el soborno ha sido una práctica recurrente del Cártel de Sinaloa desde su fundación, ya que las posibilidades de captura o decomisos, son menores, si las organizaciones cuentan con la protección de las autoridades de las zonas en donde operan.

 

Joaquín Guzmán es responsable de muchas muertes, es complejo determinar la cuantía, porque el grado de participación de El Chapo, varía de un asesinato a otro, por ejemplo, se sabe que ordenó directamente la muerte de Rodolfo Carrillo Fuentes, hermano de Amado y Vicente Carrillo, de Ramón Arellano (del Cartel de Tijuana), además de entre 2,000 y 3,000 muertes que se le atribuyen directamente al propio narcotraficante (como autor intelectual), sin embargo, la cantidad de homicidios en los que el capo participó de manera indirecta, son muchos más.

 

Hay miles de muertes, que son producto de la lucha entre el Cártel de Sinaloa y otros grupos rivales, así como con las propias autoridades. En ellas, Joaquín Guzmán se encuentra involucrado, no porque haya ordenado las mismas, sino porque son producto de algunas de sus decisiones, por ejemplo, sabemos que la orden de disputar las plazas de Ciudad Juárez, Tijuana, Acapulco, Veracruz, Chihuahua y en algún momento, Nuevo Laredo, vino de propio Chapo Guzmán. Así que todos estos conflictos regionales con el Cártel de Juárez, Cártel de Tijuana, Cártel del Golfo, los Zetas y la Organización de los Beltrán Leyva, provocaron miles de muertes por un efecto indirecto de una decisión de El Chapo.

 

De hecho, el propio CISEN estimó que las disputas territoriales provocadas por el Cártel de Sinaloa, explican el 84% de las muertes violentas a lo largo del sexenio de Felipe Calderón, lo que equivale a 54,717 muertes sólo en la administración pasada, aunque es importante mencionar, que en dichas muertes, la responsabilidad es compartida por muchos actores, incluidos los socios de Guzmán Loera, los cárteles rivales, las instituciones de seguridad, etcétera. Ello, sin contar las muertes que han provocado las actividades del Cártel de Sinaloa, en países como Estados Unidos, Colombia, Perú, Venezuela, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, entre otros.

 

El Chapo Guzmán también es corresponsable indirecto de miles de muertes por el abuso de drogas, por parte de los consumidores que compran las sustancias que trafica el Cártel de Sinaloa, así que en el mismo cajón de sastre, debemos incluir: las muertes por sobredosis, los asesinatos derivados de los enfrentamientos entre distribuidores, así como los homicidios imprudenciales o preteintencionales que se dimanan de las conductas nocivas que generan el consumo de drogas.

 

Tampoco se puede dejar de mencionar su actividad principal, que es el tráfico de drogas, ya que Joaquín Guzmán es responsable de introducir importantes cantidades de cocaína, mariguana, heroína y anfetaminas a los Estados Unidos y a otros países en todos los continentes, no hay una suma exacta de la droga que ha traficado a lo largo de su carrera delictiva, pero el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, estima que el Cártel de Sinaloa es el responsable de la entrada a ese país, de entre el 40% y el 60% de las drogas ilegales. Tan sólo en la ciudad de Chicago, que es el principal punto de distribución del Cártel de Sinaloa en los Estados Unidos, se estima que dicha organización vende entre 2,000 y 3,000 kilos de cocaína al mes[2].

 

Debido a que Joaquín Guzmán obtuvo durante muchos años, importantes ingresos del tráfico de drogas, él y sus socios, tuvieron que desarrollar una importante red de lavado de dinero, que involucra al menos, a 288 empresas con sedes en 10 países. Tan sólo a través del banco Wachovia, el Cártel de Sinaloa y otras organizaciones aliadas, pudieron blanquear por varios años, un total de 378,400 millones de dólares.

 

Además de todos los delitos antes mencionados, debemos incluir: la introducción de precursores ilegales, para la fabricación de drogas sintéticas en nuestro país, el tráfico de armas de los Estados Unidos hacía México, el uso de identidades falsas, la portación ilegal de armas, el uso de armas exclusivas del ejercito y un largo etcétera.

 

Debido a lo abrumador del listado que se presenta en los párrafos precedentes, es inconcebible que las investigaciones de la Procuraduría General de la República, no sean más sólidas y que dicha institución no pueda tener protocolos más rígidos, que eviten que los jueces, puedan poner en entredicho, la validez de parte de los actos que se dieron en el arresto de este importante narcotraficante.

 

victorsanval@gmail.com

@victorsanval

 

[1]     Aunque su abogado argumenta que Guzmán Loera no estaba armado al momento de su detención.

[2]     Parte de esa droga se vende en ciudades cercanas, no sólo en Chicago.