Opinión

El Buró de Entidades Financieras: una herramienta para la toma de decisiones

La transparencia está relacionada con la calidad de vida de las personas.

  • 14/07/2016
  • Escuchar

Las personas toman diversos tipos de decisiones constantemente, algunas de ellas concernientes a sus ingresos y patrimonio. Sin embargo, no siempre cuentan con información confiable y suficiente que les permita adoptar las determinaciones más convenientes a sus intereses, lo que puede poner en riesgo su bienestar.

 

Por ello, es de destacar la utilidad pública que, gracias a la reforma financiera, representan los datos que el Buró de Entidades Financieraspone a disposición de la población desde 2014, concernientes a las 25 divisiones del sector, que agrupa a 4,362 organismos registrados ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

 

Esta entidad brinda información sobre los productos que ofrecen bancos, aseguradoras, administradoras de fondos para el retiro (Afores), casas de cambio y otros prestadores de servicios similares. Da a conocer las comisiones que manejan, las prácticas que realizan, las sanciones administrativas que les han sido impuestas, las reclamaciones de otros usuarios, y demás datos relevantes que contribuyen a la toma de decisiones sobre temas financieros de manera informada y razonada.

 

Respecto a los bancos, quizás las instancias más conocidas y utilizadas del sector financiero, el Buró señala que de 46 instituciones, en el primer trimestre del presente año se generaron poco más de 1.8 millones de reclamaciones por los usuarios, de las cuales el 78.2% tuvo una respuesta favorable para las personas, misma que tardó, en promedio, 10 días para ser comunicada al inconforme. También se registraron 538 sanciones por infringir alguna de las distintas disposiciones legales en materia financiera, cuyo monto total alcanzó poco más de 17 millones de pesos. Además, se advirtió la existencia de 29 casos en los que se reportan cláusulas abusivas, entre las cuales se encuentra la conclusión anticipada del contrato de crédito cuando un usuario incumple cualquier otro similar ante un tercero.

 

Todos estos datos se presentan en cifras globales para todo el sector bancario y, adicionalmente, el Buró posibilita su consulta de manera particular, por lo que se pueden saber detalles por cada uno de los bancos, incluidas las evaluaciones sobre productos concretos, como tarjetas de crédito, débito y demás servicios que prestan.

 

Conocer esta clase de elementos puede ser determinante en la opinión de cualquier persona sobre una o varias de las instituciones bancarias, e influir en el momento de decidir la contratación de servicios, la pertinencia de cancelarlos e, incluso, el cambio de proveedor.

 

La información que las instituciones estatales ponen a disposición pública, sea que derive de un mandato legal, o bien por iniciativa propia, debe servir al proceso de empoderamiento de los integrantes de la sociedad; así, el Buró de Entidades Financieras, como ejercicio de transparencia, permite identificar y generar datos socialmente útiles para la resolución de problemas específicos, mediante un proceso de sistematización de información relevante.

 

Frente a ese reto, es necesario transitar a una visión de la transparencia que privilegie la publicidad de aspectos vinculados a problemáticas que requieren de una respuesta o solución determinada, la cual deberá hacerse bajo criterios amigables. Para esto, un elemento fundamental es el desarrollo de plataformas tecnológicas y contenidos sencillos, así como el uso de un lenguaje accesible. De esta manera, se evitará la necesidad de contar con una especialización o de la intervención un intermediario para su consulta, comprensión y aprovechamiento.

 

Tal desarrollo tecnológico se relaciona con la importancia de que los datos publicados cumplan con atributos mínimos de calidad, a fin de que sean certeros. Es de vital importancia tener claro que la transparencia, cuando se nutre de contenidos que serán utilizados para la toma de decisiones individuales, debe estar estrechamente relacionada con la calidad de vida de las personas, por tanto, al ser confiable, sin duda tendrá resultados positivos.

 

Es esencial que estos datos se encuentren en formatos abiertos, lo que permitiría su utilización y que la sociedad tenga elementos suficientes para transformarlos e imprimirles un valor agregado.  En otras palabras, se debe buscar y promover, a partir de la transparencia, la construcción de conocimiento a partir de la información generada por las propias instituciones, estimulando la confluencia del interés y la inteligencia social con la labor del gobierno.

 

En nuestro país se han hecho esfuerzos importantes para contar con mecanismos legales que respalden acciones de publicitar información, enfatizando su eficacia como una herramienta de control hacia el poder; en este contexto, el Buró de Entidades Financieras a cargo de la Condusef demuestra que la transparencia sirve a ese propósito, así como también para brindar instrumentos prácticos para la vida cotidiana; una forma de empoderamiento de las personas que es más palpable y que puede oponerse a posibles abusos de particulares.

 

Resulta necesario fortalecer y ampliar este tipo de experiencias que, por su diseño y beneficios sociales, representan buenas prácticas y logran que la transparencia, además de permitir el conocimiento sobre el funcionamiento gubernamental, también sirva para decidir sobre cuestiones importantes para la gente.

 

areli.cano09@gmail.com

@INAImexico

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.