Opinión

El baile de las cifras

Si bien la matemática no es una opinión, nuestras autoridades han hecho de las respuestas políticas y la manipulación de información un virtuosismo. | Francisco Rivas

  • 28/08/2019
  • Escuchar

Si bien la matemática no es una opinión, nuestras autoridades han hecho de las respuestas políticas y la manipulación de información un virtuosismo.

La actitud vigente ante datos que no gustan es rechazo, molestia, descalificación e invocar otros datos.

No importa cuán objetivo sea el análisis o que estos sean generados por la misma autoridad, si el dato no gusta se buscan sistemas de comparación y fuentes a modo para insistir en la realidad que la autoridad nos quiere vender.

Indudablemente esto no es nuevo, en el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) lo sabemos bien, nos ha generado desde conflictos hasta amenazas con las autoridades federales, estatales y locales en los últimos ocho años.

Sin embargo, no deja de sorprender que aquellos que se definieron diferentes hagan exactamente lo mismo.

Si hace exactamente seis años la Secretaría de Gobernación en voz de su titular salió a desmentir, minimizar o ridiculizar el análisis que en el ONC elaboramos y que advertía que 2013 se perfilaba para ser el año con la mayor tasa de secuestros y extorsiones -dato que lamentablemente se confirmó-, hoy el Gobierno de la Ciudad de México desconoce sus datos y ante los aumentos generalizados de delitos y la advertencia que de no emprender transformaciones profundas en 2019 llegaremos a la mayor tasa de homicidios en la historia de la capital, insiste en que los mismos van bajando.

Precisamente el pasado martes 20 de agosto, el Observatorio de la Ciudad de México, integrante de la Red Nacional de Observatorios del ONC, presentamos el Reporte de Delitos de Alto Impacto referente al primer semestre de 2019.

Como todos los productos del ONC y su red, se construye sobre la base de datos oficiales generados por las procuradurías y fiscalías y reportados al Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Como todos los productos que compartimos con la opinión pública, el análisis no califica ni castiga, simplemente trata de ser una fotografía de lo que estamos viviendo en la capital, identificar los retos presentes, concientizar a la población en general de los delitos que suceden, cómo, cuándo y dónde suceden, así como dar recomendaciones puntuales a la autoridad para disminuir delitos y mejorar el acceso a la justicia para las víctimas.

No obstante, la autoridad rechazó los hallazgos del análisis que muestran que la tasa de homicidio doloso y robo a negocio son las más altas registradas en la historia de la capital desde que existe un conteo público oficial, además la Ciudad de México, comparada contra las otras 31 entidades, se posiciona como aquella con la tasa más alta de robo con violencia y trata de personas, así como la segunda con más robo a transeúnte y a negocio.

Si comparamos las tasas por cada 100 mil habitantes del primer semestre de este año, contra las del mismo periodo de 2018 el homicidio doloso creció 14.99%; la extorsión 64.43%; el robo con violencia 8.03%; el robo de vehículo 4.52%; el robo a negocio 23.61%; las violaciones 2.56%; la trata de persona 105.32% y el narcomenudeo 21.04%.

En contraste baja el feminicidio en un 21.37%; el homicidio culposo 12.67%; el secuestro 61.60%; el robo a casa habitación 2% y el robo a transeúnte 6.14%.

Además, el reporte da cuenta que homicidio doloso, secuestro, robo a negocio, violación, trata de personas y narcomenudeo muestran una tendencia de ocurrencia delictiva claramente al alza; que en materia homicidios, feminicidios, robo con violencia, robo de vehículo, robo a transeúnte, trata de personas, violación y secuestro había una inconsistencia entre los datos oficiales reportados al SNSP y los datos abiertos de la capital.

Destaca el caso del secuestro exprés que en el Sistema se reportaba en 0 y en los datos abiertos de la ciudad en 57.

Pese a que son sus datos, el gobierno capitalino desmiente, prefiere comparar aleatoriamente diciembre con julio -dicho sea de paso, cuando se dio a conocer el documento eran datos que aún no se publicaban-, generar un baile de cifras y fuentes e insistir en que las cosas van “requetebien”.

¿Se pueden destacar acciones positivas en materia de seguridad y justicia en la capital? ¡Indudablemente! Se ha mejorado el registro de ciertos delitos, la creación de la Agencia Digital de Innovación Pública ha hecho un gran trabajo en georeferenciar la ocurrencia de los delitos y las franjas de horarios y la Procuraduría General de Justicia ha emprendido una transición seria hacia el camino de ser Fiscalía.

Pese a todo ello, los actores políticos siguen actuando igual, respondiendo igual, agrediendo igual que en el pasado, se pelean con el dato en vez de entender que la sociedad civil somos aliados y que esta información ayuda a trazar una ruta para que ellos puedan cumplir con su mandato.