Opinión

El año de las lenguas indígenas

México es uno de los países donde más lenguas se hablan, con alrededor de 68 en todo el territorio nacional con casi 400 variantes. | Leonardo Bastida

  • 05/01/2019
  • Escuchar

En medio de la vastedad de la selva amazónica, entre las fronteras de Ecuador y Perú, cuatro personas mayores de 80 años son las guardianas de la lengua zápara, y con ello, de una cultura en estrecha convivencia con los ríos y la vegetación, dedicada a la pesca y a la caza. Son las únicas personas en el mundo que hablan está lengua sin la introducción de neologismos ni préstamos de otras lenguas.

Existen otros 500 hablantes del idioma, declarado como Patrimonio Oral Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por su amplia gama de términos referentes a la vegetación y vida en la selva, pero la lengua como fue registrada desde el siglo XVII, sólo es hablada por esas cuatro personas, una cifra muy inferior a los registros de hasta 200 mil hablantes del idioma hace más de dos siglos.

La situación no es exclusiva de este rincón de la Amazonía, a escala global, según datos de la Unesco, se hablan alrededor de siete mil diferentes lenguas, hay cinco mil diferentes culturas indígenas y 370 millones de personas se asumen como tal en 90 países diversos. Sin embargo, dos mil 680 lenguas se encuentran en peligro de extinción.

Ante el panorama, la Organización de las Naciones Unidas ha declarado a 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, partiendo del hecho que la lengua es la manera en que las personas se comunican con el mundo, definen su identidad, expresan su historia y su cultura, defienden sus derechos humanos y participan en todos los aspectos de su sociedad.

Además que a través del lenguaje, las personas preservan la historia de su comunidad, sus costumbres, sus tradiciones, la memoria, modelos únicos de pensamiento, significado y expresión.    

Para la Unesco, la lengua es esencial para la protección de los derechos humanos, la buena gobernanza, la construcción de la paz, la reconciliación, el desarrollo sustentable, la inclusión social y la diversidad humana.

A México se le reconoce mundialmente por su biodiversidad, debido a la gran cantidad de especies animales y vegetales que habitan en su territorio, muchas de ellas, únicas en el mundo, debido a las características propias de las selvas, bosques y desiertos existentes en el país. Esa riqueza se ha trasladado al ámbito cultural, pues también es uno de los países donde más lenguas se hablan, con alrededor de 68 en todo el territorio nacional con casi 400 variantes.

La realidad es que esa riqueza podría haber sido más amplia, pues se ha documentado que anteriormente se hablaban más de 200 lenguas diferentes a lo largo de todo el territorio. Y actualmente va en disminución, pues sólo seis por ciento de la población total del país habla alguna lengua indígena, lo cual significa que muchos de los idiomas y variantes son utilizados por pequeños grupos de personas, siendo propensos a desaparecer en poco tiempo.

Hoy en día aún es común escuchar que muchas personas nacidas en comunidades de habla indígena eran regañadas por sus padres y madres si hablaban su lengua natal y les imponían el español por lo que nunca aprendieron bien lengua indígena o la olvidaron y sólo reconocen algunas palabras y frases, pero no pueden mantener una conversación completa.

En un país donde 36 por ciento de los hombres y 33 por ciento de las mujeres consideran que la pobreza de las personas indígenas se debe a su cultura, 20.3 por ciento de las personas que se asumen como indígenas señalan haber sido discriminados por su origen, el reto de la conservación de la diversidad lingüística es mayúsculo ante los resultados de una política constante de erradicación de las mismas desde finales del siglo XIX y principios del XX cuando se estableció que los procesos de alfabetización tenían que imponer al español como lengua oficial por sobre otras, generando una idea de asociación al retraso por parte de las comunidades indígenas sin tomar en cuenta la riqueza cultural y social que aporta cada una de ellas.

Voces multicolor

@leonardobastida | @OpinionLSR | @lasillarota