Durante décadas pasadas, se utilizó para describir al último año de gobierno de una administración, el calificativo del "año de Hidalgo" haciendo referencia a que es el año en el que se roban lo más que pueden porque es última su oportunidad para hacerlo.

Uno creería que después de dos administraciones ajenas al PRI, después de la creación normativa de la transparencia y la redición de cuentas, después de la Secretaría de la Función Pública y después de tantos escándalos de la presente administración, esto sería imposible, pero al parecer el PRI es el PRI aunque se haga llamar nuevo PRI, aunque lo llenen de rostros jóvenes y aunque hagan toda la simulación necesaria hay cosas que no han cambiado. La única diferencia es que el plazo ha sido más de un año y esta última etapa más bien ha sido de los escándalos evidenciados... y los que faltan. Algunos ejemplos:

·         El PRI, aunque hoy diga que nunca intentó imponer a Raúl Cervantes como fiscal por nueve años, lo intentó y lo hizo con tal empeño que su impresentable presidente Ochoa junto con el colmilludo Gamboa, declararon a finales del mes pasado que (Cervantes) "ha hecho un extraordinario trabajo como Procurador y contará con todo nuestro apoyo para encabezar la fiscalía..." ¿Creerán que los mexicanos son idiotas cuando dicen que jamás fue su intención que ocupara la fiscalía?

·         Apenas ayer fue noticia en todos lados que la hermana del Secretario de Desarrollo Social, Luis Miranda vendía en sus gasolineras gasolina robada (o Huachicol), a lo que el secretario respondió "yo no sé cuántas gasolineras tiene mi hermana" ni nada del tema... si el secretario está peleado con su hermana es su problema, pero Luis Miranda fue Secretario de Gobierno en el Estado de México (donde están las gasolineras) cuando Peña Nieto era gobernador... entonces solo hay de dos: o fue un inepto como secretario en su estado y nunca tuvo ni idea que su hermana robaba gasolina para venderla; o es un corrupto que tiene conocimiento y participación en el asunto... usted juzgue.

·         En el Senado fue muy sonada la maniobra política con la que el PRI logró hacerse de la presidencia con un panista; en la Cámara también pasó algo igual pero no tan escandaloso. Varios diputados del PRI renunciaron a su grupo parlamentario para sumarse al Verde y así lograr que Morena se quedara como quinta fuerza... así lograron que Morena no se quedara con una vicepresidencia en la directiva y ayer, martes, todos esos diputados se regresaron al PRI... desde mi punto de vista, es una gran tranza que reconfirma su naturaleza corrupta, habrá quien diga que fue una gran maniobra... una vez más usted juzgue ¿corrupción o genialidad? Yo, sin ser de Morena y con la seguridad que es un partido absolutamente hipócrita, (que por migajas se vende con el PRI) creo que les debería de pertenecer el asiento de la vicepresidencia.

·         A todo esto, se tiene que sumar la interminable lista de las que ya sabemos: La Casa Blanca, Odebrecht y otras empresas contratistas; los cientos de empresas que no existen y fueron contratadas por el gobierno, las televisiones, el socavón, el puente al aeropuerto que está en ruinas, toda la construcción del aeropuerto, Lozoya y sus millones que aparecen y aparecen... etcétera, etcétera.

El año que empezamos, el último en el gobierno de Peña tendrá que ser de suma observación social. Ya es mucho lo que se ha tolerado y ahí están todos en sus secretarías o en sus puestos... México quiere un cambio y ese cambio ya empezó, hoy sólo los que son beneficiados por el PRI siguen apoyándolo... ¿Alguien notó que hubo informe de gobierno?

@JulioCastilloL | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información