Opinión

El ángel de las alas del deseo. Murió Bruno Ganz

Bruno Ganz es considerado uno de los mejores actores de habla alemana, Ganz murió este 16 de febrero en Zurich. | María Teresa Priego

  • 19/02/2019
  • Escuchar

“Lo que me conmovió más profundamente es que por varios meses después de la salida de la película El cielo sobre Berlín, cuando las personas -sobre todo las mujeres- me reconocían en Berlín o en otro lado, abrían sus ojos muy grandes y decían: ‘Es el ángel guardián’”. -Bruno Ganz

Dos ángeles sobrevuelan el Berlín de la posguerra, la ciudad partida en dos: Damiel y Cassiell. Son invisibles, salvo para los niños. Se cubren con abrigos oscuros, vuelan. Son eternos, protectores y vagabundos. Miran la realidad de los humanos en sepia. Los acompañan, los adivinan, pueden escuchar sus pensamientos. No tienen la posibilidad de sentir como sienten los humanos y son sin embargo ángeles empáticos. Comparten fragmentos de la vida de las personas, los acarician con la mirada, los sostienen sin que ellos lo sepan. Una mujer que grita. Un niño que llama a su madre. Un hombre que muere. Aliviar un poco la desesperanza y la desolación. La memoria de las bombas que estallan y los edificios que se derrumban. ¿De qué está hecho el futuro? ¿el futuro existe tras la devastación? A diferencia del color sepia en el que viven los ángeles, los humanos viven en colores. Los humanos sufren. Los ángeles no.

Damiel está cansado de ser ángel. Quiere volverse humano, saberse mortal. Su eternidad le permite acompañar miles de historias de vida, pero no le permite tener una historia propia. Realizar los más mínimos actos de la cotidianidad humana: comer, enfermarse, abrazar. “Ya no quisiera ese flotar eterno, quisiera sentir un peso que anulara en mí lo ilimitado y me atara a la tierra. Poder, a cada paso, a cada golpe de viento, decir “ahora” y “ahora” y “ahora”… Y ya no más “desde siempre” y “para siempre”. Conoció a Marion la trapecista de Circus Alekan y siente -desde su angelical distancia- algo parecido al amor. Digamos que siente el imperioso deseo de sentir amor. La mira ejercitarse en el trapecio con sus alas artificiales y sabe que está sola. Ser un hombre común y mortal para caminar junto a ella. Hasta que la muerte llegue.

Bruno Ganz es Damiel en una de las más bellas y conmovedoras películas de la historia del cine: El cielo sobre Berlín, dirigida por Wim Wenders, llamada Las alas del deseo en sus traducciones al inglés, francés y castellano. Considerado uno de los mejores actores de habla alemana, Ganz murió este 16 de febrero en Zurich, la ciudad de sus orígenes, a los 77 años. Nació en una familia obrera, su padre era mecánico y muy pronto supo que la actuación era lo suyo. Se mudó a Alemania en 1960.

Para 1972 ya obtenía el premio al “Mejor actor del año” por su trabajo en teatro. En 1976 actuó en Lumière, dirigida por la fulgurante Jeanne Moreau. En 1979 en Nosferatu de Werner Herzog. Su trabajo junto a Wim Wenders comenzó en 1977 con El amigo americano filmada a partir de la novela de la escritora Patricia Highsmith Ripley’s game. En 1987 sale Las alas del deseo y Wenders obtiene el premio a la mejor dirección en el Festival de Cannes. El guionista de la película es Peter Handke, aunque nunca existió realmente algo parecido a un guión. Por las noches se conversaban las secuencias. Handke escribía los monólogos. Primero las imágenes y luego las palabras.

En 1993 Ganz filma de nuevo con Wenders: Tan lejos, tan cerca, una especie de segunda parte (ni tan afortunada, ni tan bella) de Las alas del deseo. Ganz trabajó con los grandes directores de su tiempo: Érik Rohmer, Francis Ford Coppola, Alain Tanner, Giuseppe Bertolucci, Théo Angelopoulos, Volker Schlomdorf, Lars Von Trier. En 1996 recibió El anillo de Iffland (propiedad de Austria) que se otorga en sucesión al mejor actor de habla alemana desde hace tres siglos: la imagen del actor y director de teatro August Wilhelm Iffland, rodeada de diamantes.

Su caracterización de Hitler en La caída (2004), la película dirigida por Bernd Eichinger es una de sus actuaciones más impresionantes y recordadas de su carrera. En cantidad de ocasiones se le ha reprochado haber creado a un Hitler “demasiado humano”. A lo que él respondía: “Es que era humano, qué más podría haber sido”. En una entrevista para The Art Desk explicó: “El hecho de no ser alemán me ayudó, ya que yo podía interponer mi pasaporte entre Hitler y yo”. También cómo mientras duró la filmación: “debía construir un muro, una cortina de hierro… no quería pasar mis noches en el hotel con Hitler al lado mío”.

Pero vuelvo a Las alas del deseo. A Damiel que se convierte en humano y se lastima y sangra, y lame su sangre para constatar que ya no es un ángel. Los espectadores lo sabemos: ya estamos mirando su vida a colores. En una entrevista con Richard Raskin en 1994 en Londres, Ganz habla de la filmación y de su personaje: “Filmando sucedió casi un milagro. Fue fabuloso, caminar alrededor y saber lo que las personas estaban pensando. Claro, lo hicimos todo nosotros Y estábamos filmando una película. De todas maneras, yo como actor, Como Bruno Ganz, algunas veces tuve la sensación de que estaba haciendo algo extraordinario, y celestial, en algunos momentos… Era un sentimiento asombroso… Significa mucho más que personas diciendo: ‘usted es un muy buen actor’, o ‘me encanta su trabajo’, si dicen: ‘Oh, usted es un ángel’”

Y agrega: “Uno de los principales problemas que tuvimos fue: ¿cómo actúas un ángel? En general cuando interpretas a un personaje piensas en términos psicológicos y te preguntas: ‘¿Cómo es esta persona? ¿Qué es lo que está sintiendo y lo que está pensando? ¿Cómo se expresaría?’ Pero es un problema cuando interpretas a un ángel. ¿Qué puedes hacer? Nos reuníamos seguido y discutíamos el asunto de cómo manejar a los ángeles. Hablábamos de Rilke y Paul Klee”.

La escritura de Rilke, la referencia al Ángelus Novus de Klee que adquirió Walter Benjamin y del que escribió: “Se ve a un Ángel al parecer en el momento de alejarse de algo sobre lo cual clava su mirada. Tiene los ojos desencajados, la boca abierta y las alas tendidas. El ángel de la Historia debe tener ese aspecto”. Demiel ya es un hombre. Por primera vez es visto por Marion, van a amarse. Es un hecho. Como una metáfora del trabajo psicoanalítico: aprender a amar. Ser capaces de permitirse amar. Damiel dice: “Primero, la sorpresa sobre los dos. La sorpresa sobre un hombre y una mujer me convirtió en un ser humano. Yo sé ahora lo que ningún ángel sabe”.

Virginia Woolf: entre lo propio y lo ajeno

@Marteresapriego  | @OpinionLSR | @lasillarota