Opinión

El acceso a la información: una ventana a la educación con calidad

El INAI está al pendiente de la transparencia de recursos en tema de infraestructura en las escuelas.

  • 16/06/2016
  • Escuchar

Elderecho a la educación está reconocido en nuestra Constitución y en diversos tratados internacionales de los que México forma parte. Desde hace décadas, los esfuerzos del gobierno se han centrado en lograr la cobertura universal en educación básica y, recientemente, en que ésta sea de calidad. No obstante, la prestación de estos servicios, cuya materialización se expresa cotidianamente en las aulas de las escuelas, se hace de manera desigual, ya que buena parte de sus instalaciones no cuentan con la infraestructura suficiente y/o adecuada, según reportan cifras oficiales.

 

La infraestructura educativa constituida por los espacios destinados a la impartición de enseñanza, está prevista en la Constitución como un elemento asociado a la calidad en la enseñanza, y que busca garantizar el aprendizaje de los estudiantes.En virtud de su importancia, cuenta con un marco jurídico, institucional, programático y presupuestal específico, mediante el cual se busca dar cumplimiento a lo mandatado en nuestra norma fundamental.

 

La Ley General de la Infraestructura Física Educativa prescribe quelas instalaciones escolaresdeben cumplir, entre otros, con los requisitos de calidad, seguridad, y funcionalidad. No obstante lo anterior, datos del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial 2013, demuestran que en nuestro país hay un déficit en la materia, ya que de los 152,895 planteles públicos existentes, el 26% (40,239) tienen construcciones precarias y/o con algún tipo de adaptación.  Por su parte, el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE), en un estudio de 2016, señala que una de cada cinco escuelas (20.8%) tiene techos de lámina de asbesto, metal, cartón, palma o carrizo, o éste es inexistente.

 

Esta situación conlleva serios problemas. La Evaluación de Condiciones Básicas para la Enseñanza y el Aprendizaje (ECEA) 2014, señala que alrededor de una cuarta parte de las escuelas de educación primaria presenta cinco o más riesgos para los alumnos; algunos de ellos relacionados con la falta de mantenimiento a los inmuebles escolares. Este tipo de evaluaciones son importantes por la interdependencia que existe entre las instalaciones y el desempeño escolar, según lo han reconocido organismos internacionales como la UNESCO, que en su Segundo y Tercer Estudio Regional Comparativo Explicativo, señala que la infraestructura educativa “se vincula significativamente con el resultado de los estudiantes en el 91% de las disciplinas, grados y países evaluados (incluido México)”, por lo tanto, considera que el adecuado desarrollo de los inmuebles destinados a la enseñanza es un factor que se asocia positivamente con el aprendizaje.

 

En nuestro país, el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED) y sus homólogos locales, son responsables de atender las necesidades de infraestructura escolar, en ese sentido, en su Programa Institucional 2014-2018, el INIFED establece diversas líneas de acción para mejorar los espacios físicos donde se imparten clases, con el fin de restituir y adecuar sus condiciones de operación.  

 

Debe advertirse que, adicional a lo anterior, en las instalaciones escolares donde los estudiantes pasan una parte importante de su tiempo cotidiano y, por tanto, existe un interés general, particularmente de los padres de familia y tutores, en conocer la situación real de sus condiciones y equipamiento.

 

Sobre este tema, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI) ha resuelto diversos recursos, uno de ellos es el expediente RDA 2382/16, a partir del cual se instruyó al INIFED la entrega de información relativa a obras de infraestructura en Guerrero, entre septiembre de 2013 a marzo de 2016, determinación relevante pues pone al escrutinio público las acciones en la materia realizadas por la autoridad, máxime cuando datos del Programa Sectorial de Educación 2011-2015del gobierno local, estimaron que de sus más de 10 mil espacios de educación básica, cerca de 8 mil requerían algún tipo de mantenimiento o intervención.

 

Otro recurso es el RDA 6347/15, donde el INAI determinó que la Administración Federal de Servicios Educativos de la Ciudad de México debía entregar datos sobre los recursos económicos destinados a la compra de mobiliario de escuelas públicas en la capital del país. Este tema es importante pues un adecuado equipamiento escolar resulta un apoyo a la actividad pedagógica. Por una parte, reduce el riesgo de fatiga física y el deterioro de la salud, mejorando la concentración del estudiante y por ende, su desempeño académico y, por otra, puede responder a las necesidades propias del proceso educativo, por ejemplo, a la variedad de actividades planificadas por el profesor, como trabajos en equipo, exposiciones y manejo de materiales diversos, entre otras.

 

Estos casos hacen patente que para alcanzar el logro académico esperado, además de la pertinencia pedagógica, se requiere de las condiciones materiales suficientes para el entorno escolar. Así, garantizar que la infraestructura educativa sea adecuada, así como la debida provisión de insumos que apoyan la labor docente, son requisitos necesarios para posibilitar un proceso de enseñanza-aprendizaje eficaz, en condiciones de la mayor equidad posible. Esto a su vez apuntala el desarrollo de la educación como igualadora social y su carácter de medio primordial para enfrentar los distintos retos que tenemos como nación.

 

Bajo este contexto, el postulado constitucional que mandata que la educación en nuestro país se caracterice por ser de calidad, constituye un desafío para la actuación de las instituciones, la cual tiene que ser acompañada por una amplia apertura informativa, como una vía para que la sociedad conozca la situación que prevalece en ese rubro, así como los esfuerzos que se hacen por mejorarlo.

 

areli.cano09@gmail.com

@INAImexico

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.