Opinión

El acceso a la información ambiental

El ejercicio del derecho a saber, permite obtener información sobre el estado del medio ambiente y de los proyectos, programas y acciones asociadas a él.

  • 21/04/2016
  • Escuchar

Cada 22 de abril los miembros de las Naciones Unidas, entre ellos México, conmemoran el Día Internacional de la Madre Tierra para tener presente que el planeta es el sustento de toda vida, reconocer el lugar que ocupa el ser humano, y recordar nuestra responsabilidad en su protección, en favor de las generaciones presentes y futuras.

 

En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se establece el derecho a un medio ambiente sano; cuando éste es limpio y sostenible posibilita el pleno disfrute de otros derechos humanos, entre los que se encuentran los relativos a la vida, la salud, la alimentación y al agua.

 

Además, existen libertades fundamentales que, al ejercerlas, ayudan a proteger el ecosistema. En ese sentido, el ejercicio del derecho a saber, permite obtener información sobre el estado del medio ambiente y de los proyectos, programas y acciones asociadas a él, lo que contribuye a garantizar un entorno adecuado para el desarrollo de las personas.

 

Entre dichos casos, algunos que ha conocido el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) resulta relevante por su impacto económico, social y ecológico, el relativo al Proyecto de minería marina “Don Diego”, en el cual un particular tuvo interés por obtener de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), los documentos que, en atención a un punto de acuerdo emitido por el H. Congreso de la Unión, contenían información  relacionada con las actividades previstas de explotación de la fosforita u otros minerales, que se extraerían del fondo del mar en Baja California Sur, en el contexto del impacto ecológico y los efectos que podría tener la extracción señalada.

 

Ante ello, debe tenerse presente que dicha zona forma parte de la ruta migratoria de la ballena gris, y alberga especies en peligro de extinción y otras destinadas para la pesca comercial y deportiva. Asimismo, la roca fosfática es un mineral que según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) contribuye al desarrollo agrícola sostenible; además, es la materia prima para la producción de fertilizantes: el 90% de la producción de fósforo tiene este fin, el otro 10% se emplea para la producción de alimentos ganaderos, detergentes y otros productos químicos. Lo anterior denota la importancia de la apertura informativa requerida por el solicitante.

 

En respuesta a la solicitud,  la SAGARPA declaró no tener competencia para proporcionar la información y orientó al particular a que se dirigiera a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, aduciendo que esa dependencia era la responsable de los temas pesqueros.

 

Otro asunto que adquiere relevancia al estar relacionado con el cambio climático y formar parte de la agenda internacional, deriva de la solicitud de información presentada por un particular ante el  Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), en la cual requirió las investigaciones realizadas sobre las fuentes de contaminación del aire, concretamente, de las estelas emitidas por los aviones, solicitando además que se precisara si son nocivas para la salud y el medio ambiente.

 

Al respecto, vale mencionar que en México, el  Sistema Aeroportuario Nacional se compone de 60 aeropuertos que transportan alrededor de 80 millones de pasajeros y 700 millones de toneladas de carga al año, lo que conlleva una importante generación de contaminantes a la atmósfera, cuyos efectos, idealmente tendrían que ser materia de estudio por parte de las instituciones públicas, pues como tal, la aviación tiene implicaciones ambientales que contribuyen al cambio climático, principalmente por la quema de combustibles.

 

En este caso, el INECC declaró inexistente la información requerida, y señaló que no había desarrollado investigación alguna sobre el fenómeno de las estelas a las que aludía el ciudadano.

 

Si bien en los asuntos referidos se advierte en principio que no se otorga el acceso a la información, al declararse por una parte su inexistencia y, por otra, la incompetencia del sujeto obligado para poseerla, el INAI, con base en el análisis normativo que rige la actuación de las dependencias involucradas y a partir de distintas evidencias recabadas, determinó que existían condiciones para ordenar la búsqueda y entrega de lo solicitado a los particulares, tutelando así su derecho de acceso.

 

Con casos como los anteriores, se muestra que dicha prerrogativa debe ser apoyada por todas las instituciones del Estado mexicano, dado que, el tema ambiental que nos ocupa, requiere que las personas conozcan el alcance de las actividades públicas y privadas sobre el hábitat. Además de propiciar la actuación apegada a derecho de las autoridades y fomentar la toma de conciencia de las personas sobre la agenda urgente en la materia.

 

Vale señalar que este año, la conmemoración del Día de la Madre Tierra coincide con la firma del Acuerdo de París sobre el cambio climático, aprobado en diciembre pasado por los 196 Estados partes de la Convención Marco sobre el Cambio Climático –entre los cuales se encuentra nuestro país-, y cuyo objetivo es reforzar la respuesta mundial ante la amenaza del calentamiento global, en un contexto de desarrollo sostenible y combate a la pobreza, por lo que se trazan metas y acciones ambiciosas para limitar el aumento de la temperatura del planeta.

 

En este acuerdo se establece la necesidad de implementar mecanismos de transparencia y rendición de cuentas para dar a conocer los compromisos adquiridos por los países, las acciones para alcanzarlos, además del ejercicio de apoyos relativos al financiamiento y a la transferencia de tecnología, lo que denota la relevancia de la apertura informativa en la materia, como elemento para coadyuvar a la existencia de un ambiente sano, mismo que es necesario para que las personas gocen de sus demás derechos fundamentales.

 

 

areli.cano09@gmail.com

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.