Opinión

¿Educación para el desarrollo sustentable?

Dr. Edgar Iván Zazueta Luzanilla

  • 30/09/2017
  • Escuchar

En México como en el mundo hay grandes retos derivados del deseo de mejorar la calidad de vida de sus habitantes a través de un desarrollo económico equilibrado que permita el mejoramiento del medio ambiente en respeto a los derechos humanos y sociales de su población. En esta tarea, las acciones educativas constituyen un importante auxiliar a través de sus programas escolares (formales) y extra-escolares (no formales e informales) tendentes a formar en los individuos, desde la más temprana edad, la conciencia de que su participación activa en esta cruzada es fundamental.

Un concepto que nos ayuda a comprender la complejidad de los fenómenos sociales actuales es la sustentabilidad, ya que analiza la interrelación ambiental, social y económica y su impacto en las generaciones venideras. En este sentido, la Educación para el Desarrollo Sustentable promueve acciones de cuidado al medio ambiente, pero, al ser un modelo integral, también caben las luchas sociales por la equidad de género o por un consumo económico justo, equitativo y responsable con nuestro entorno, el discurso del desarrollo sustentable es un discurso alternativo que ofrece una reflexión y una crítica sobre el actual orden en el que vivimos.

Es de importancia promover y ampliar el número de investigaciones que se realizan en el tema de la Educación para el Desarrollo Sustentable e incluir todas las perspectivas de análisis posibles de quienes inciden en la educación de la población, asumiendo con ello un compromiso con la educación transdisciplinaria y multidisciplinaria, la Educación para el Desarrollo Sustentable lo amerita.

La incorporación de la categoría de género en la sustentabilidad no es algo acabado y los resultados alcanzados en la construcción de un marco conceptual que articule el género, la sustentabilidad y el medio ambiente son muy interesantes, además cada vez hay más interconexión con otros campos disciplinarios, tal es el caso de la ecopedagogía que tiene impacto actualmente en la educación.

Si bien es de reconocerse las implicaciones de la educación en un desarrollo más sustentable, en donde se han dado aportaciones importantes en temas como cambio climático, desertificación, biodiversidad y recursos hídricos, aún sigue haciendo falta usar al género (componente indispensable del desarrollo sustentable) como una categoría analítica que permita ampliar su uso e integrar en acciones y políticas educativas que visibilicen las interrelaciones del medio ambiente de una región con la inequidad, la discriminación, el racismo y el respeto a la diversidad, por ejemplo.

Es por todo esto que uno de los retos que me parece muy interesante es el diseño de programas educativos que traigan consigo la discusión de contenidos en materia de género y desarrollo sustentable, cualquier modelo que pretenda alguna visión de integralidad en donde se consideren los conocimientos, las habilidades, las actitudes y los valores o las políticas públicas  creo que podría cumplir con una reflexión más profunda y compleja sobre el tipo de aprendizaje que estamos generando en el alumnado, la atención a ello busca tener un mayor cuidado en el consumo y en su entorno así como una mejor sociedad para esta generación y las que vengan.

@Edgarivanzaz | @institutomora | @OpinionLSR | @lasillarota

Dr. Edgar Iván Zazueta Luzanilla

Investigador en el Instituto Mora, doctor en Ciencias con especialidad en Desarrollo Regional por el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C., pertenece al Sistema Nacional de Investigadores y a la Red CONACYT "Género, Sociedad y Medio Ambiente" (GESMA), sus líneas de investigación son estudios de la pareja y la familia, cambios familiares, género y desarrollo sustentable. Actualmente desarrolla una cátedra CONACYT en el proyecto "Democratización en familias pobres, una visión desde el género y el desarrollo sustentable".



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.