Opinión

¿Dónde quedó el dinero?

A 10 meses del sismo del 19 de septiembre, aun no fluyen los recursos que permitirían iniciar con la reparación de los edificios dañados. | Romina Román

  • 24/07/2018
  • Escuchar

Los que continúan con los brazos cruzados son las autoridades del gobierno de la Ciudad de México, en particular los encargados de la Comisión para la Reconstrucción.

A 10 meses del sismo del 19 de septiembre, aun no fluyen los recursos que permitirían iniciar con la reparación de los edificios dañados. Los pocos apoyos se han dado a cuenta gotas, tal es el caso del cheque de ayuda para renta y el préstamo que otorgó el Instituto de Vivienda (INVI), pero hay que decir que ambos son apenas una ínfima parte de lo que se requiere ante la magnitud de la afectación.

La pregunta que todos los damnificados de la capital del país se hacen es ¿Dónde están los miles de millones de pesos que se autorizaron para la reconstrucción? ¿Quién los tiene y por qué no entregan esos recursos a casi un año del sismo?

Por lo pronto, el grupo de Damnificados Unidos de las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc y Coyoacán continuarán manifestándose y exigiendo el apoyo que garantizó el entonces jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera y sus sucesores.

Lo grave del asunto además de las promesas incumplidas, es que cada vez hay más obstáculos para entregar el dinero. Hace unos días se publicaron en la Gaceta Oficial de la CDMX interminables requisitos para quienes quieran acceder a los recursos, entre los que se incluyen: el Certificado de Derechos de Reconstrucción para Afectados, así como el Certificado único de Zonificación Uso de Suelo en su modalidad de reconstrucción, entre otros.

Sólo en las tres delegaciones que representa el Grupo de Damnificados, hay 22 inmuebles que necesitan reconstruirse y 24 que requieren de una rehabilitación, por lo que se habla de miles de familias afectadas y que están a la espera del apoyo para volver a habitar su vivienda.

Pero eso no es todo, además del dramatismo en que viven los damnificados y el acelerado deterioro de los edificios ya dañados, tienen que enfrentar otro problema: el inminente aumento en el precio del acero, materia prima indispensable para la reconstrucción.

Herencia maldita

Ya que hablamos de los desaciertos en el interior del gobierno de la Ciudad de México, otro asunto que sigue sin resolverse es el tema de los anuncios espectaculares que continúan en las azoteas, a pesar de que la Ley de Reconstrucción lo prohíbe.

Pero la culpa no es tanto de las empresas, sino de la misma Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) que encabeza Felipe de Jesús Gutiérrez, quien nos dicen, no termina de autorizar los cambios, conversiones o reubicaciones de espectaculares hacia formatos que ya se permiten, tal es el caso de los muros ciegos; en consecuencia, los empresarios del sector no pueden trasladar los anuncios que ya contrataron.

Lo grave del asunto es que el peligro para la población sigue latente, ya que hay diversos espectaculares que están sobredimensionados, tal es el caso del que se ubica en la esquina de Viaducto e Insurgentes que mide mucho más de lo que permite la legislación vigente.

Lo que preocupa es que la actual administración de la Ciudad de México está por terminar su gestión y dejarán esa herencia a quien se perfila como la próxima titular de la Seduvi, Ileana Villalobos Estrada.

Así las cosas…

Crece alarma por desempleo

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.