Opinión

Dona una hora de tu tiempo: video academia para mujeres en detención

Fundación Plan B nos llama a participar en el proceso de reinserción de mujeres en situación de cárcel donando 1 hora de tu tiempo. | María Teresa Priego

  • 25/08/2020
  • Escuchar

Una nueva convocatoria de la Fundación Plan B, "Asociación Civil que busca bajar los índices de reincidencia delictiva trabajando con mujeres privadas de la libertad y sus familiares", creada por la escritora Tatiana Ortiz Monasterio, nos llama a participar en el proceso de reinserción de mujeres en situación de cárcel:  "Dona 1 hora de tu tiempo" para ofrecer un taller, un curso. Una conferencia. ¿Cuál es tu especialidad? ¿cuáles son tus talentos? ¿cuál es esa pasión que te gustaría compartir con otras mujeres? Para vencer el aislamiento. Para vencer el encierro. El de ellas tan profundamente distinto al nuestro. Un aula que se construye en un penal. Basta ese sistema de videollamadas (en el que ahora vivimos), para crear un vínculo entre el "afuera" y el "adentro". Para quizá, ayudar un tantito en la transformación de ese otro "adentro": el de las subjetividades. 

¿Cuál es el objetivo de Plan B? "Bajar el índice de reincidencia delictiva y prevenir la violencia en el país. Son mujeres que están muy solas...", explicó Tatiana en entrevista con Once Noticias. Sabemos que, a diferencia de lo que sucede con los hombres recluidos, a quienes sus parejas y familias (en la mayoría de los casos), continúan apoyando, las visitas a las mujeres en reclusión tienden a reducirse con el tiempo. Sus parejas las abandonan. Las familias toman distancia. La diferencia sexual se traduce en una doble moral para juzgar los delitos. Allí donde gran parte de los hombres pueden conservar sus vínculos afectivos, las mujeres los pierden. Aislamiento. Encierro y abandono.

La Fundación Plan B comenzó con talleres de costura, bordado, flores de papel. Apoyar a las mujeres en el aprendizaje de un oficio que les permita, no sólo reinsertarse a su liberación, sino ganar en el presente un ingreso. Ganar para sus gastos en prisión, para contribuir a la economía de sus familias. Recuperarse emocionalmente en el acceso al trabajo, a la dignidad de un salario. "Se vale aprender del error", dice Tatiana. Pero, "aprender" es un proceso que, para darse, necesita de oportunidades. Hace un año, Plan B lanzó su invitación: "Dona un libro", para crear una biblioteca en el penal de Santiaguito en Almoloya, en donde antes se construyó el taller de oficios.

No se trataba de donar cualquier libro. "Que el libro que regales sea ese libro que te transformó, que cambió tu vida, que te entretuvo, que te hizo viajar, quizá que cambió el rumbo de tu vida... y que lo dediques pensando en ella", explicó Tatiana. Con cuatro mil libros se abrió el espacio biblioteca en Santiaguito. Cada libro con una dedicatoria en la que el/la donador/a expresaba lo que esa obra le había significado. Bibliotecarias profesionales formaron a las mujeres en reclusión para que ellas mismas, organicen y manejen su biblioteca. "Un mensaje desde Almoloyita: 'Dejemos de ser presos de nuestras mentes'". 

Para el 20 de agosto en su cuenta Instagram, la Fundación anunció que, a una semana de su convocatoria, cinco mil personas se sumaron al proyecto "Dona 1 hora". Los programas son pilotos (muy exitosos) que, con la participación de la sociedad civil, Fundación B planea llevar a todas las cárceles de mujeres del país. Dona 1 hora de tu tiempo compartiendo lo que sabes. Lo que te gusta. Gracias a la Fundación Plan B por ofrecernos la oportunidad de participar. https://www.dona1hora.com/quiero-donar

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.