Opinión

Diorama

Esta semana en DIORAMA, aquí mis recomendaciones literarias. | Jorge Iván Garduño

  • 02/05/2021
  • Escuchar

Klara y el Sol (Anagrama) de Kazuo Ishiguro. Vivimos en un mundo donde los avances tecnológicos cada día son más desconcertantes, donde la inteligencia artificial cada vez ocupa mayores espacios.

El ser humano sueña con un mundo donde su inventiva ocupe el espacio y cada día se dedique a ocupar su tiempo en “otras cosas” mientras aparatos gobernados por la inteligencia artificial son quienes se ocupan de las tareas, desde las más simples hasta realizar tareas complejas y relevantes. En Klara y el Sol, el autor británico de origen japonés, Kazuo Ishiguro, nos plantea un mundo idílico, en el que la tecnología y la inteligencia artificial en androides está al alcance de casi ya todo mundo.

Esta novela es un análisis devastador de lo que es la humanidad, de lo que es el ser humano, de lo que es ser realmente humano. Es una crítica a lo que somos, una crítica respecto a lo que nos estamos convirtiendo, un fino análisis respecto a lo que nos hace humanos de lo que, en teoría no debería ser humano. Klara es una inteligencia artificial en espera de ser adquirida por un humano, que observa el mundo detrás de un aparador deseosa de ser adquirida por un humano y comenzar a ayudar en las tareas designadas.

Sin embargo, es testigo de una serie de brutales comportamientos “humanos” que la hacen dudar de realmente querer ser parte de ese mundo para el que fue creada. Klara y el Sol, una novela deslumbrante que sin duda es un grito de alerta por el tipo de sociedad que en la que nos estamos convirtiendo.

Yoga (Anagrama) de Emmanuel Carrère. Una obra brutal, desgarradora, agonizante, esquizofrénica, despiadada y sin cortapisas, que no da lugar a un libro de autoayuda ni para la práctica del yoga. Sin embargo, sí nos lleva a recorrer caminos sinuosos, áridos, espinosos y donde bien haría falta aplicar más de una técnica que el yoga nos enseña. Yoga es la narración en primera persona y sin ningún tipo de tapujo de la profunda depresión con tendencias suicidas que llevó al autor a ser hospitalizado, diagnosticado de trastorno bipolar y tratado durante cuatro meses.

Estamos ante un libro de Emmanuel Carrère sobre Emmanuel Carrère escrito a la manera de Emmanuel Carrère, todo esto, para quienes conocemos la obra de este escritor francés, sabemos que estamos ante un texto sin reglas, un texto donde el autor se lanza al vacío y sin red. Y es que hace tiempo que el autor decidió dejar atrás la ficción y el corsé de los géneros. Y en esta obra, deslumbrante y a la vez desgarradora, se entrecruzan la autobiografía, el ensayo y la crónica periodística. Carrère habla sobre sí mismo y da un paso más en su exploración de los límites de lo literario.

Pero es también, y para todos aquellos lectores que no han leído a Emmanuel Carrère, es una obra perfecta para comenzar y conocer la obra de este extraordinario autor, porque ¿qué mejor manera de adentrarse en su mundo literario que hacerlo sumergiéndose en su cabeza, sus trastornos, sus obsesiones, sus demonios, sus depresiones y hasta en uno que otro de sus grandes amores?

Yoga es un libro sobre una crisis de pareja, sobre la ruptura afectiva y sus consecuencias. Y sobre el terrorismo islamista y el drama de los refugiados. Y sí, en cierto modo también sobre el yoga, que el escritor practica desde hace veinte años.

Este texto es el resultado es una descarnada expresión de las flaquezas y los tormentos humanos, una inmersión en los abismos personales a través de la escritura. El libro, que ha generado polémica ya antes de su publicación, no deja a nadie indiferente, porque al final nos deja una enseñanza de esas que se clavan hondo en el corazón y que nos acompañarán por el resto de nuestras vidas.

Almendra (Océano/Gran Travesía) de Won-pyung Sohn. Yunjae tiene dieciséis años, está en la edad de las emociones desbordadas, el amor y la rabia. Pero las amígdalas de su cerebro son pequeñas, más pequeñas que una almendra y, como consecuencia, Yunjae es incapaz de sentir nada. Yunjae nació con aleximia, una enfermedad que le impide reconocer y expresar emociones.

Educado por su madre y su abuela, quienes hacen todo lo posible por ayudarlo a relacionarse con los demás, con todo su medioambiente, Yunjae aprende a identificar las emociones de los demás y a fingir estados de ánimo para no destacar en un mundo que pronto lo tachará de extraño. Aprenderá a fingir sus emociones en un mundo donde tal parece que a eso se dedica: «Si tu interlocutor llora, tú entrecierra los ojos, baja la cabeza y dale una suave palmada en la espalda», le dice su madre al momento de enseñarle lo que debe hacer y cómo debe actuar.

Así construye una aparente normalidad, un mundo aparente donde fingir es la normalidad, sin embargo, ese mundo se hace trizas el día en que un psicópata ataca a su madre y a su abuela en la calle. El resultado, su abuela muere y su madre queda potrada en cama en un estado vegetativo. Desde entonces, Yunjae debe aprender a vivir solo, sin deseo de derramar una lágrima, sin tristeza ni miedo ni felicidad. Debe aprender a vivir y enfrentarse al mundo con las herramientas que le dieron ellas.

A Yunjae le tienden la mano personas improbables: un antiguo amigo de su madre, una chica capaz de romper certezas e incluso un chico abusivo de nombre Gon, con más afinidad de la esperada, tal vez el complemento perfecto que lo saque a flote. Los tres quebrarán la soledad del protagonista de Almendra.

Una novela breve y lacerante en la que solo la empatía puede llevar a la esperanza. La novela coreana del momento, Almendra, es una historia sobre crecer, descubrirse a uno mismo y aceptar que la ayuda no siempre viene por donde la esperamos.

 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.