Opinión

#DíaDeLaNiña

Algunos de los retos para establecer un contexto favorable para el desarrollo de las niñas son: salud, educación, violencia de género y matrimonio infantil. | Carla Humphrey

  • 12/10/2018
  • Escuchar

El 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña, que sirve para recordarnos la desigualdad y discriminación que sufren las niñas en todo el mundo así como la urgencia de poner los medios necesarios para combatirla lo antes posible.

El contexto de desigualdad histórica en el que vivimos las mujeres comienza desde la infancia, con patrones y normas sociales que perpetúan el entorno de violencia y discriminación hacia las mujeres. La sociedad patriarcal en la que vivimos hace que culturalmente sea muy difícil y tome mucho tiempo remontar la discriminación en contra de las mujeres. Las niñas, en particular, tienen que desenvolverse en espacios que las amenazan continuamente y en los que se sienten vulnerables.

Los principales retos que tenemos en el mundo para establecer un contexto favorable para el desarrollo de las niñas, tiene al menos, cuatro dimensiones: salud, educación, violencia de género y matrimonio infantil.

La prevención de embarazos, la prohibición de la ablación y el combate a la violencia física y sexual, deben ser una prioridad para garantizar a las niñas un desarrollo pleno que les permita alcanzar sus planes de vida. La educación es la principal herramienta para construir un mejor futuro con mayores oportunidades para ellas. La educación les garantiza libertad y opciones para tomar las decisiones que les convengan y les asegura un futuro mejor para ellas y sus familias. La educación es la clave para apuntalar los cambios que consoliden la igualdad.

Prohibir los matrimonios infantiles resulta fundamental ya que, al obligarlas a contraer matrimonio, las niñas se ven forzadas a dejar sus estudios, se encuentran expuestas a embarazos tempranos e inmersas en un ciclo de exclusión y violencia del que les es muy difícil salir.

Para asegurar el desarrollo integral de las niñas es primordial atender, prevenir, sancionar y erradicar la violencia a la que se ven expuestas cotidianamente. La violencia tiene muchas caras: sexual, física, emocional, económica, psicológica y, además de sancionarse, debe proveerse a las niñas de un esquema integral de atención para atender los diferentes tipos de violencia y sus consecuencias. En la 73 Asamblea General de la ONU, se presentó un informe en el que se llama a los Estados Parte a intensificar los esfuerzos para eliminar todas las formas de violencia contra mujeres y niñas, ya que estos actos de violencia constituyen violaciones sistemáticas de derechos humanos en cualquier contexto, incluso en los espacios públicos y en el ciberespacio.

El cambio cultural es, siempre, el más lento ya que debe trabajarse en diferentes planos para conseguir modificar patrones sociales y estereotipos de género, que es desde donde parten las mayores limitaciones para el desarrollo de las niñas y ponen en riesgo su seguridad, su salud y sus vidas. La educación a los niños y las niñas debe plantearse con una perspectiva de género, de igualdad de derechos y oportunidades para comenzar desde ahí, a construir los cambios culturales necesarios para conseguir la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres.

Alcaldías y Concejos en la CDMX

@C_Humphrey_J  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.