Opinión

Día Mundial contra la Trata. ¿Y las niñas y adolescentes?

El gran reto es evitar que las niñas y adolescentes lleguen a ser víctimas de las redes de trata y tráfico de personas. | Leonardo Bastida

  • 27/07/2019
  • Escuchar

En los últimos años, el incremento de cifras de niñas y adolescentes desaparecidas ha sido alarmante. La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) ha señalado, en reiteradas ocasiones, que en nuestro país existe una constante y sistemática desaparición de menores de edad de este sector de la población, con alrededor de cuatro casos al día. Es decir, al año ocurren mil 460 casos de extravío de mujeres menores de edad.

Asimismo, la Red y otras organizaciones de la sociedad civil han denunciado que, en muchos de estos casos, cuando se reporta la desaparición de las chicas, las autoridades ministeriales suelen decir que se deben esperar entre 48 y 72 horas a fin de corroborar que no se fueron de casa “por su propia voluntad” o que se fueron con el novio. Todos los protocolos internacionales en la materia han establecido que este periodo de búsqueda es trascendental para poder encontrar a la persona.

La Redim ha documentado que ocho de cada 10 niñas y adolescentes reportadas como desaparecidas tenían entre 13 y 17 años de edad. De muchas de ellas, se sospecha que fueron integradas a redes de comercio sexual en contra de su propia voluntad, no sólo al interior del país, sino también en el extranjero.

Si bien los registros oficiales nos hablan de miles de casos de trata. La realidad es que muchos otros miles de casos no se han reportado y se desconoce lo que ha ocurrido. La apatía proviene de lidiar con autoridades que ponen múltiples trabas para iniciar los procesos de búsqueda de personas desaparecidas.

En países como el nuestro, que por su ubicación geográfica, es origen, paso y destino de flujos migratorios, las posibilidades de que las redes de trata y tráfico de personas actúen es muy factible debido a las altas probabilidades de esconderse y camuflajearse.

Reflejo de lo anterior son los más de tres mil casos de niñas desaparecidas durante el sexenio anterior, de los cuales, menos de la mitad han sido resueltos. E incluso, tomar en cuenta que del total de personas desaparecidas en la República Mexicana, 60 por ciento son mujeres, y de estas, 47.3 por ciento son niñas de entre 12 y 17 años de edad.

Este 30 de julio se conmemora el Día Mundial en contra de la Trata y Tráfico de Personas a escala global y el llamado de instancias como la Organización de las Naciones Unidas es tomar medidas a favor de las víctimas y ayudarles a retomar su vida.

El gran reto es evitar que las niñas y adolescentes lleguen a ser víctimas de este lucrativo negocio, que sólo está por debajo de la venta de drogas y el tráfico de armas, promoviendo la inclusión del tema en los contenidos educativos, realizando campañas de sensibilización, capacitando al personal encargado de atender la problemática en materia de perspectiva de género y comprendan que las miles de menores desaparecidas no huyen de sus casas por irse con el novio o por berrinche, y probablemente, no regresen a su hogar ni con su familia salvo que reciban la ayuda inmediata.

De lo contrario, las cifras continuarán incrementándose y miles de niñas y adolescentes verán sus vidas truncadas en las garras de redes de bandas del crimen organizado que han hecho del cuerpo de estas menores un lucrativo negocio.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.