Opinión

Día Internacional contra la Corrupción

El Día Internacional contra la Corrupción nos obliga a evaluar lo que se ha hecho para combatirla y a definir estrategias para hacerle frente. | Carla Humphrey

  • 14/12/2018
  • Escuchar

El día 9 de diciembre se conmemora el Día Internacional contra la Corrupción. La Organización de las Naciones Unidas, mediante resolución de la Asamblea General determinó, desde el 31 de octubre de 2003, proclamar este día con la finalidad de sensibilizar sobre la problemática mundial y las consecuencias globales de la corrupción.

La corrupción es un delito global que afecta más a los países en vías de desarrollo y a las personas con las condiciones más precarias de vida. Transparencia Internacional define la corrupción como “el abuso del poder para el beneficio propio”. De conformidad con la ONU, la corrupción hace que se destinen recursos públicos a los proyectos en los que se puede obtener un beneficio personal a costa de las prioridades de desarrollo municipal, estatal o nacional.

La corrupción es un delito que en México hasta ahora se tipificará como grave, en el que necesariamente existe una persona con poder que se deja corromper y otra pública o privada, física o jurídica, que corrompe.

A nivel internacional la percepción de la corrupción en México es muy alta y ha subido a niveles alarmantes en los últimos años. De conformidad con el índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional, México es uno de los países más corruptos en Latinoamérica, es el más corrupto de los que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el número 135 de 180 evaluados. El Banco Mundial ha calculado que la corrupción en nuestro país representa el 9 por ciento del producto interno bruto.

La corrupción y la impunidad han lacerado de manera grave a nuestro país. El Día Internacional contra la Corrupción nos obliga a evaluar lo que se ha hecho para combatirla y a definir estrategias para hacerle frente de manera multidisciplinaria. Sensibilizar a las personas sobre las conductas corruptas debe ser uno de los primero temas a atender. Hacer “negocios” desde un cargo público, es corrupción. Manipular las licitaciones para que gane una determinada empresa, es corrupción. Compartir información privada o confidencial con el objeto de percibir un beneficio personal, también es corrupción. Sobornar a una autoridad, es corrupción. Subir el precio de los bienes o servicios para poder generar más utilidad en contubernio con las autoridades, es corrupción. La lista es larga, pero es necesario transparentar esta y otras conductas para que la ciudadanía construya un parámetro objetivo para juzgar y denunciar estas conductas.

Las personas con escasos recursos son las que más sufren por la corrupción de nuestras autoridades. México tiene que luchar contra la corrupción combatiendo la impunidad. Las y los corruptos deben ser sancionados por sus conductas. Las sanciones deben ser altas para que disuadan a otros corruptores y corruptos de cometer este ilícito. La ley debe aplicarse con todo rigor para las personas que cometan este delito y que socavan el patrimonio de los mexicanos para llenar sus cuentas y sus bolsillos.

La primera Jefa

@C_Humphrey_J | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.