Opinión

Día en contra de la homo, lesbo, bi y transfobia

Hay que trabajar en el respeto a las libertades y en la erradicación de la discriminación en el país por cualquier motivo. | Leonardo Bastida

  • 18/05/2019
  • Escuchar

A partir de la próxima semana, cualquier persona con nacionalidad mexicana podrá solicitar en alguno de los más de 100 consulados mexicanos alrededor del mundo, casarse con su pareja, sin importar si es del mismo o de diferente sexo. Esto, después de que el canciller, Marcelo Ebrard, instruyera la reforma a las guías consulares vigentes, las cuales, consideró discriminatorias por sustentarse en el Código Civil Federal, en el que el matrimonio se define como la unión ente un hombre y una mujer.

Igualmente, en próximos días, en Hidalgo y San Luis Potosí ocurrirá lo mismo en las oficinas de los Registros Civiles locales tras la reforma a los Códigos Civiles y Familiares locales, en lo que se establecía que el matrimonio era la unión entre un hombre y una mujer, con fines procreativos. Ahora sólo será definido como la unión entre dos personas, sin la necesidad de fines procreativos.

Así se suma a otras entidades como Ciudad de México, Coahuila, Michoacán, Nayarit, entre otros estados, donde dichos cambios ya eran una realidad desde hace algunos años. Sin embargo, aún en la mitad del territorio nacional esto no es posible. En 16 estados de la República, el matrimonio sigue siendo considerado como la unión entre un hombre y una mujer.

La situación es más complicada si hablamos del reconocimiento de la identidad de género de las personas trans, pues esto sólo es posible en cinco entidades federativas.

Este 17 de mayo, por segunda ocasión en la historia de nuestro país, el titular del Ejecutivo federal decide celebrar un evento o realizar alguna acción con su participación directa con motivo del Día Internacional de la Homo, lesbo, bi y transfobia, el cual ya quedo instituido como una efeméride oficial en nuestro país.

Esta mañana, se anunció que desde el gobierno federal se trabajará en el respeto a las libertades y en la erradicación de la discriminación en el país por cualquier motivo, incluida la orientación sexual y la identidad o expresión de género de las personas.

El panorama para lograrlo resulta complejo si tomamos en cuenta que de acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género 2018, elaborada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en la que participaron 12 mil 331 personas que se identificaron como integrantes de las diferentes poblaciones LGBTTTI, la reacción que distintas personas tuvieron al saber sobre la orientación sexual e identidad de género (OSIG) de las y los participantes, fue que una de cada cuatro personas reportó rechazo por parte de su padre y madre.

La misma encuesta mostró que 86.4 por ciento de las personas participantes considera que en México se respetan poco o nada los derechos de las personas de la diversidad sexual y de género. Además que tres de cada cuatro personas manifestaron sentir temor a sufrir discriminación por acciones que las personas con OSIG normativas ni siquiera cuestionan.

Y tres cuartas partes de las personas encuestadas evitan mostrar afecto a su pareja y expresar libremente su OSIG en público, la mitad señala que ha dejado de frecuentar lugares públicos (parques y negocios) y cuatro de cada diez dejaron de asistir a eventos o actividades propias de su trabajo o escuela por la misma razón.

Casos más extremos son los reportados por la organización civil Letra S, los cuales señalan que durante el sexenio del gobierno de Enrique Peña Nieto, al menos 473 personas LGBT fueron asesinadas en México por motivos relacionados a la orientación sexual o a la identidad y expresión de género percibida de las víctimas.

En promedio, esa cifra significa que 79 personas LGBT son asesinadas al año en nuestro país, lo que equivale a 6.5 homicidios por mes, siendo 2017 y 2018, los años más violentos, ya que muestran un aumento de 30 por ciento del número de homicidios con relación al promedio de los años anteriores.

Un grupo de más de 50 especialistas reunidos en Mérida, Yucatán con motivo de la XVIII Semana Cultural de la Diversidad Sexual, organizada por la Dirección de Antropología Física del Instituto Nacional de Antropología e Historia, de la mano de Yesenia Peña Sánchez y Lilia Hernández Albarrán, se ha pronunciado por que la educación, basada en educación científica, sea la herramienta que permita crear conciencia social para lograr una convivencia con inclusión basada en la igualdad y la diferencia y abonar a una sociedad más ética, más digna y más justa.

Un gran desafío, si se toma en cuenta que esta semana se suscitó una protesta en el Congreso de Baja California Sur en contra de la recién aprobada reforma educativa y en rechazo a que los libros de texto contengan temas de educación sexual. Algunos de los argumentos esgrimidos fueron que las personas homosexuales eran pederastas y aquello alejado de la heteronormatividad, “una aberración”.

Detrás de lo que vestimos

@leonardobastida  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.