Opinión

Día de las familias

El Día Internacional de las Familias hace alusión a la gran diversidad de familias existentes, alejadas del modelo tradicional. | Leonardo Bastida

  • 14/05/2021
  • Escuchar

El uso del internet y de la telefonía celular se han convertido en una de las actividades más recurrentes en el último año y dos meses como consecuencia de la pandemia por covid-19, pues ha obligado a millones de personas a confinarse en sus domicilios y a tener que desarrollar casi o la totalidad de sus actividades a la distancia, en conexión en red a través de diversos dispositivos, acelerando lo que ya anticipaban pensadores como Lipovetsky, quien ha proclamado que las pantallas dominan al mundo, y todos los asuntos pasan por ellas, incluso los más privados.

Desde 1989, cada 15 de mayo se conmemora el Día Internacional de las Familias con el objetivo de crear conciencia sobre el papel fundamental que tienen las familias en la educación de los hijos y las hijas desde la primera infancia, y las oportunidades de aprendizaje permanente que existen para los niños y las niñas y los jóvenes.

Impulsada por la Organización de las Naciones Unidas, la efeméride hace alusión a la gran diversidad de familias existentes, alejadas del modelo tradicional proclamado por algunos grupos ideológicos, sustentados en el matrimonio entre un hombre y una mujer y la procreación, y da pie a visibilizar a aquellas conformadas por parejas del mismo sexo; las extendidas, es decir, en la que se integran otros familiares no tan directos; las monoparentales; las conformadas por integrantes de dos familias; y muchas otras formas en las que se conforman los hogares, incluidos aquellos en los que sólo vive una persona.

En esta ocasión, la conmemoración está enfocada a promover el conocimiento de las megatendencias tecnológicas y formular políticas orientadas a la familia que respondan a sus necesidades.

A propósito del día, se anunció que en tres años tendrá lugar el Año Internacional de la Familia, para continuar impulsando el papel de las familias para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 y se dieron a conocer algunos aspectos de un informe en el que se establece la necesidad de priorizar la protección social con perspectiva de género, la conciliación de la vida laboral y familiar, trabajo no remunerado e igualdad de género, y a las familias sin hogar. 

Datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información indican que en nuestro país hay 35 millones 219 mil 141 viviendas habitadas, con un promedio de 3.6 habitantes. Si bien el número de viviendas aumentó poco más de siete millones en la última década, el número de quienes las habitan se redujo un poco. 

En materia de acceso a las tecnologías, poco más de la mitad de los hogares mexicanos cuentan con servicio de internet, casi 40 por ciento tiene una computadora o laptop, y en porcentaje similar, se ha contratado un servicio de telefonía fija. Aunque en materia de uso de telefonía celular, en casi nueve de cada 10 hogares hay al menos un teléfono de este tipo. 

Más allá de las cuestiones tecnológicas, reflexionar sobre la diversidad familiar en México y otras naciones, implica pensar en el reconocimiento de la laicidad del Estado y evitar la imposición de un único modelo de familia; elaborar políticas públicas que tomen en cuenta las necesidades de todas las diversas formas de organización familiar; promover las maternidades y paternidades elegidas; impulsar la igualdad de género en todos los sectores y apelar a la consecución de una vida digna para todas las personas

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.