Opinión

Detrás del muro

Las cosas no van a cambiar ignorando el problema. | Julio Castillo López

  • 10/03/2021
  • Escuchar

Cada año que pasa se hace más visible la marcha del 8 de marzo y aunque algunos lo atribuyen a aspectos propios de la marcha, la realidad es que en los últimos años el panorama ha empeorado bastante para las mujeres.

Redundante, pero de igual forma que el gobierno federal es totalmente anacrónico al entender y proponer una política energética o un sistema de salud, también lo es al entender los temas de género y se queja de la violencia en las marchas culpando (como siempre) a sus “rivales” cuando ni siquiera tiene la capacidad de entender qué está haciendo mal… vuelve la frase “ni siquiera entiende qué es lo que no entiende” … algunos comentarios:

· Van dos años seguidos en que el presidente López Obrador en el marco del 8 marzo presenta en su conferencia de prensa a un grupo de funcionarias de primer nivel de su gobierno a hablar maravillas de él mismo… eso es patético… no creo que funcione ni para los grupos que más siguen su causa… un grupo de mujeres hablando maravillas de su “patrón” como encomienda es denigrante y es un ejemplo claro de todo a lo que se opone la causa. En todo caso sería interesante saber qué piensa López Obrador de ellas…

· Acusar a un grupo de personas de violentas por rayar paredes en un país que supera los 40 mil asesinatos al año acaba siendo irónico. El problema no es que rayen paredes, es la realidad lo que están denunciando… en todo caso el costo de una de las semanas que estuvo López Obrador tomando Paseo de la Reforma acusando un fraude imaginario fue exponencialmente mayor.

· En lo que lleva López Obrador de presidente se eliminaron los refugios para las mujeres víctimas de violencia, se recortó 75% el presupuesto del Inmujeres, recortaron 26 programas dirigidos a disminuir la brecha entre hombres y mujeres, y se eliminaron 11 programas por completo para ahorrar mil 400 millones… ¡ah! y aunque dicen que aumentaron el presupuesto para mujeres es falso, las cifras las obtienen sumando los montos de los programas clientelares para jóvenes y para el campo, que aunque evidentemente tienen mujeres beneficiaras, no son programas con una perspectiva de género.

· Todo lo anterior es molesto, pero creo que lo más molesto es el caso de Salgado Macedonio porque es el reflejo de la posición real del gobierno federal respecto a los temas de género… ya chole. No sólo es impulsar y ratificar a alguien con varias acusaciones abiertas por violación, es creer que la gente es estúpida y mentirles de frente fingiendo que se va a cambiar de candidato y dejar pasar los tiempos… he visto en grupos de mujeres de todos los partidos esgrimir el lema “un violador no será gobernador”, pero cuando menos hasta hoy y si no renuncia individualmente a la candidatura un presunto violador ya es presunto gobernador, al menos según las encuestas.

· Otra manera de decirle estúpida a la gente es declarar que es mejor el muro que los granaderos y que haya muro y granaderos… ¡¡ya dejen de mentir!! Pusieron un muro porque tienen miedo, porque no han escuchado los reclamos, porque insisten en poner a un presunto violador de candidato, porque México cada vez es más peligroso para las mujeres y porque no piensan hacer nada… la declaración de Olga Sánchez Cordero respecto a que el muro era para proteger a las mujeres también ofende… ¿protegerlas de qué?

Si creen que las cosas van a cambiar ignorando el problema están muy equivocados… verlos escondidos tras su muro defendiendo el muro es verlos derrotados.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.