Opinión

Despedido en Navidad

Esta situación es una tragedia que solo la conoce quien vive la circunstancia de no recibir salario alguno y tener cerradas las puertas laboralmente. | Manuel Fuentes

  • 26/12/2018
  • Escuchar

¿Cómo celebran las fiestas decembrinas los trabajadores que han perdido su empleo? Seguramente se tiene que estar en sus zapatos para poder entenderlo. Varios miles lo viven por ser trabajadores eventuales, otros de honorarios, algunos porque rebasaron la edad de 35 años resultando “viejos” para esta “modernidad”, unas por haber quedado embarazadas y otros más por haber firmado su renuncia en blanco a base del chantaje de su contratación.

El gobierno federal y otros gobiernos locales han agravado el problema con el recorte de su presupuesto, como si estuvieran montados en sierra eléctrica, sin contar con estudios previos de las necesidades de cada área gubernamental.

El Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, emitió recientemente un comunicado en el cual se ordena a las dependencias que: “…no podrán realizar la contratación de personal en plazas presupuestarias de carácter permanente, eventual y contrataciones de prestaciones de servicios profesionales por honorarios con cargo a su presupuesto autorizado”.

A cuenta gotas podrán realizar la contratación de esos trabajadores siempre que se “justifique la necesidad de mantener la oficina de que se trate y contratar al personal indispensable para su operación, en virtud de los trámites y servicios que otorgan a la ciudadanía o de necesidades derivadas del ejercicio de sus atribuciones”.

Se ha llegado al extremo de que los trabajadores que hayan recibido el pago de una indemnización por la terminación de su relación laboral “no podrán ser contratados nuevamente, por un periodo de 12 meses contados a partir de la fecha en la que hayan dejado de surtir efectos su nombramiento o el documento correspondiente que acredite la terminación de la relación laboral, en cualquier plaza presupuestaria de carácter permanente, eventual o mediante prestación de servicios profesionales por honorarios”, medida violatoria de sus derechos humanos laborales.

Los gobiernos en lugar de regularizar laboralmente la situación de los trabajadores de honorarios, decidió despedirlos, al no gozar de ningún tipo de protección en materia de trabajo, ¿y su experiencia y derechos laborales dónde quedan?: en la basura.

Los trabajadores honoristas normalmente, por carecer de estabilidad en el empleo, trabajan jornadas de 12 horas, sin pago de tiempo extraordinario, ni beneficio de seguridad social, pago de vacaciones, o gratificaciones de fin de año, pero eso sí (en su mayoría) son los que se encargan de realizar los trabajos operativos sustanciales porque el gobierno al menos desde hace 20 años ha paralizado la contratación de plazas con derechos laborales.

Trabajadoras de Estancias Infantiles

En el país existen 9 mil 800 estancias infantiles patrocinadas por SEDESOL, quienes cuentan con 80 mil trabajadoras llamadas “voluntarias” que cobran en promedio mil 500 pesos a la quincena, sin contar con seguridad social ni prestaciones de algún tipo.

Estas estancias infantiles atienden en promedio cerca de 530 mil menores que van de 1 a 4 años, en horarios de 7 de la mañana a 7 de la noche, en beneficio de madres solteras, en su mayoría, sin embargo, el recorte a los presupuestos las expone a una grave crisis.

En el Estado de México, se ha hecho el anuncio de desaparecer al menos mil 170 de estas estancias infantiles, lo que implicaría la separación inmediata de 9 mil 360 trabajadoras con alrededor de 12 años de antigüedad y quienes desempeñan actividades de cuidado, enseñanza, alimentación en beneficio de 63 mil menores, las que de cerrarse ya no tendrán ese beneficio. La misma medida se pretende llevar a cabo en el resto del país, con el fin de implementar las demás medidas de “austeridad”. Estás políticas autoritarias no se entienden.

Despidos en Nissan México

Todavía no se implementa el nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte y ya se están reflejando las consecuencias de los malos acuerdos que convino el gobierno mexicano con el de Estados Unidos en prejuicio de la industria radicada en nuestro país. El grupo Nissan de América del Norte ha anunciado un reajuste a sus niveles de producción de las dos plantas que tiene en México, tanto en la ciudad de Cuernavaca y Aguascalientes para prescindir de más de mil trabajadores, lo que no es buena noticia y menos en este año que inicia el nuevo gobierno federal.

Otros despedidos

Hay que recordar todo lo que ocurrió este año, ¿cuántos despedidos hubo?, ¿cuántos más habrá en lo que resta del año?, ¿alguien recuerda a los 14 despedidos del periódico La Jornada después de la huelga del mes de julio de 2017 que terminó con toda reconciliación posible?, ¿a cuántas trabajadoras del hogar se les cerró la puerta y les dijeron que ya no las necesitaban? (sin reconocerles derecho alguno, contrato de trabajo o prestaciones e incluso negarles el que hubieran trabajado, algunas hasta por 50 años), ¿alguien recuerda a los maestros que fueron despedidos del Instituto de Educación Media Superior de la Ciudad de México (IEMS) como una represalia de los gobiernos anteriores?, ¿o recuerdan cuántos de nuestros valientes bomberos de la Ciudad de México fueron golpeados y despedidos por su familia? (que era la propia institución) No, muchos los han olvidado.

Todavía centenares de maestros que fueron separados en todo el país con motivo de la mal llamada Reforma Educativa están en espera que el nuevo gobierno federal cumpla su palabra y sean reinstalados.

Estar despedido en Navidad es una tragedia que solo la conoce quien vive la circunstancia de no recibir salario alguno y tener cerradas las puertas laboralmente. Toca al gobierno y a los empresarios terminar con una política de sumas y restas y dar salidas a quienes sufren despidos por esta crisis que enfrenta el país.

Recorte que recorta

@Manuel_FuentesM | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.