Opinión

Desindexación del salario para aumentar las multas

El salario mínimo ha sido históricamente lo que menos crece.

  • 20/12/2015
  • Escuchar

El jefe de Gobierno del Distrito Federal anunció y realizó la desindexación del salario mínimo respecto al cobro de multas, contribuciones, derechos o impuestos. Poco tiempo después, el presidente de la República procedió a hacer lo mismo.

 

¿Qué significa desindexar? Significa desvincular. En este caso lo que han hecho Mancera y Peña Nieto es que las multas y otros cobros fiscales dejen de medirse en unidades basadas en el salario mínimo. Por ejemplo, si algún reglamento de tránsito decía "se cobrarán de 1 a 3 días de salario mínimo al conductor que invada la zona de peatones...", ese ordenamiento ya no dirá lo mismo, ahora la expresión "días de salario mínimo" será sustituida por el número de veces que debe pagarse la nueva unidad que próximamente se anunciará.

 

Al hacer su propuesta, el gobernante capitalino la presentó como un instrumento para fortalecer al salario. Sin embargo, en el DF se concretó la desindexación, es decir ya se desvinculó al salario mínimo de las mediciones para cobrar multas y otras infracciones, pero el salario mínimo no subió absolutamente nada.

 

En realidad, el incremento del salario mínimo no tiene nada que ver con la desindexación anunciada por Mancera. Antes bien, la desindexación mencionada no libera el crecimiento del salario mínimo pero sí libera el aumento del monto de las multas, infracciones o cargas fiscales.

 

Lo anterior se debe a que el salario mínimo ha sido históricamente lo que menos crece. Llevamos 39 años de disminución continua del poder adquisitivo del salario mínimo. Por eso, se escogió al salario mínimo como la unidad de medida de diversas aportaciones fiscales, para evitar el incremento desmedido de las mismas y proteger el ingreso de la población de la voracidad fiscal del Estado.

 

La noticia relevante aquí no es la desindexación del salario mínimo sino la liberación de las multas y otro tipo de cargas impositivas. Es una decisión que produce el efecto contrario a lo que se anuncia.

 

Por lo tanto, la medida anunciada por Mancera y secundada por Peña Nieto no ayudará nada a la dignificación del salario pero sí permitirá que las multas crezcan más rápido que el salario y, por lo tanto, se agudizará la caída del ingreso de la gente. En otras palabras, es una medida neoliberal más del Gobierno del Distrito Federal vestida de piel de oveja.