Opinión

Del intercambio político

El intercambio político se logró y así se conforma un nuevo Consejo General del INE donde existirá un nuevo balance de fuerzas. | Ricardo de la Peña

  • 27/07/2020
  • Escuchar

Mucha tinta corrió estos días en torno a la elección de las cuatro personas que vienen a completar el Consejo General del INE. Salvo por claros exponentes de visiones extremistas, los grandes temores y denuncias de unos y otros se vieron cancelados ante el triunfo de la negociación política, de un nuevo estilo, pero negociación al fin y al cabo.

Hacia las listas

Hace varias décadas que la ciencia política, de plumas como Charles Lindblom y teóricos de la escuela italiana, echando mano como de costumbre de la economía, adoptó el concepto de intercambio político. Desde esta perspectiva analítica, no todo se reduce a un trueque, sino que pueden darse fórmulas donde se intercambie apoyo político a cambio de eludir el conflicto. Lo que puede estar sobre la mesa es entonces la capacidad de retiro y bloqueo versus la posibilidad de obtención de bienes apreciados. El logro de un entendimiento, de consenso, produce legitimación.

Si uno quiere leer los saldos del proceso de definición de los nuevos consejeros del INE desde esta óptica, es posible y podría explicar sus resultados. Recapitulemos los pasos dados: primero se estableció un Comité Técnico de Evaluación encargado de verificar el cumplimiento formal de requisitos por parte de los aspirantes y de establecer procedimientos y mecanismos de diálogo que permitiera conocer y reconocer virtudes y limitaciones. Existió un momento donde se probaron de manera estructurada los conocimientos en el campo electoral y encuentros donde se posibilitó que la subjetividad de candidatos y evaluadores se pusiera en juego. Es cierto que en esta fase prevaleció un cuestionable oscurantismo respecto a muchos elementos que darían sustento a las decisiones tomadas, pero al final de cuentas el comité cumplió con su trabajo y se dispuso de cuatro distintas quintetas para elegir a dos consejeras y dos consejeros electorales.

La elección final

Las condiciones para determinar una lista de elegidos en cada quinteta que pudiera ser votada en el pleno legislativo eran distintas que las que se enfrentaron en ocasiones anteriores, puesto que si bien prevalecía el reclamo de alcanzar un respaldo universal o el máximo posible, también era cierto que hay un partido que cuenta con mayoría por sí sólo y que aglutina respaldos adicionales. En este sentido, existían dos posibilidades extremas: la imposición de una lista desde la mayoría o el bloqueo de la elección para dar paso a mecanismos de insaculación. Inteligentemente, la fracción mayoritaria en la Cámara pudo decidir por cuenta propia un paquete de candidatos que a la vez fueran aceptables para sus opositores, con lo que se alcanzó el deseado consenso y se eludía el riesgo de dejar un escenario de confrontación y polarización previo a los procesos electorales por venir, que no auguraría un entendimiento político básico. El intercambio político se logró y así se conforma un nuevo Consejo General del INE donde existirá un nuevo balance de fuerzas pero que gozará de la debida legitimidad para los contendientes. Enhorabuena para la democracia.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.