Un par de decisiones en materia de competencia en el terreno de las telecomunicaciones se dieron hacia finales del mes pasado, ambas controvertidas y que tendrán consecuencias aún poco claras. Veámos.

TV paga

En mi anterior columna, le comentaba sobre la extrañeza con la que algunos recibimos la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para cancelar la condición de Televisa como agente económico con poder sustancial en el mercado de televisión de paga que le había impuesto el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) hace un año, pero que hasta en tanto no se dieran a conocer los términos bajo los cuales había resuelto la SCJN, era difícil comentar algo más.

Lee: Redes sociales y la renovación a modo del IFT

Una vez que se dieron a conocer los argumentos de la Corte, coincido con los analistas que consideran que su determinación es cuestionable y, entre otros puntos, abre un flanco de debilidad para los reguladores de la competencia en el país, tanto para el IFT en los mercados de radiodifusión y telecomunicaciones, como para la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), que rige al resto de los mercados existentes en México.

Ese flanco se refiere a castigar el análisis prospectivo que realizó el IFT para determinar que Televisa sí podría tener condiciones para afectar el mercado, por lo que sí tenía poder sustancial de mercado e imponer barreras de entrada a sus competidores. Según la Corte, el IFT se excedió al mirar al futuro y no ceñirse solo al periodo de investigación hasta el mes de agosto de 2014.

Es por demás extraño, pues tanto la teoría económica como la Ley Federal de Competencia Económica permiten los análisis a futuro con el fin de evitar que puedan generarse efectos anticompetitivos sobre la base de los datos en el pasado y el presente. Los argumentos de la sentencia pueden sentar peligrosos precedentes para que en adelante empresas los utilicen para evitar que los órganos reguladores en la materia limiten el abuso en su posición de poder, como bien afirman Javier Núñez Melgoza y Clara Luz Álvarez, esto podría dejar al IFT y a la COFECE sin importantes instrumentos para hacer su trabajo.

Separación funcional de Telmex

A finales de febrero hubo una gran atención pública ante la resolución del IFT para determinar las condiciones bajo las cuales Telmex debe separar la provisión de sus servicios mayoristas de la red local e infraestructura pasiva para que sus competidores puedan hacer uso de ella para brindar servicios al usuario final, es lo que le llaman la separación funcional. Para ello, la empresa de Carlos Slim debe de crear una nueva empresa con lo cual habrá de instituir nuevos órganos de administración, instalaciones, etcétera. Además, hasta que no esté en forma esa separación funcional, Telmex no podrá dar el servicio de TV de paga, alejándose nuevamente esa posibilidad para el magnate de las telecomunicaciones.

Las condiciones que impuso el IFT en la separación funcional han generado mucho descontento, para empezar por el propio Telmex que ha afirmado que acudirá a la justicia en contra de esta resolución y, para continuar, con el Sindicato de Trabadores de la empresa, pues no queda claro cómo se garantizarán sus derechos laborales. El tema no es menor tomando en cuenta que son cerca de 60 mil personas que laboran ahí.

Las comisionadas Labardini (aún fungía como tal en la fecha de la resolución), Estavillo y el comisionado Cuevas votaron en contra de la resolución del Pleno. De acuerdo con declaraciones públicas de esta última, el plan aprobado no dará los beneficios esperados porque no se establecieron garantías suficientes para que la nueva compañía sea totalmente independiente y no discrimine a sus competidores, por lo que es necesario implementar una mayor separación.

Te recomendamos leer: Adriana Labardini

Según analistas del sector, las medidas del plan de separación también son insuficientes y generan resistencias por parte de Telmex porque no se generaron los incentivos suficientes para que, en el cumplimiento de estas, también se establecieran posibles condiciones de autorización para dar servicios convergentes, incluyendo la TV paga, tal como lo ha recomendado la OCDE para incentivar la competencia plena.

Lo cierto es que, si bien el IFT ordena que Telmex abra su red para que sus competidores puedan dar servicios, no genera en ninguno de ellos las obligaciones de cobertura para la población que todavía no tiene acceso a la red. La consecuencia es que, sin obligaciones de cobertura, la competencia se incentiva, pero para los mismos mercados en los que Telmex-América Móvil da el servicio en los que tiene desarrollada su red de fibra óptica. Un paso más allá habría sido fortalecer dichas obligaciones a los operadores, especialmente al preponderante, de otra manera se siguen reforzando los mercados relevantes, dejando de lado a los que menos acceso tienen a la banda ancha.

¿Y la publicidad oficial?

Faltan 49 días para que termine el periodo ordinario de sesiones en el Congreso, como papa caliente tienen el pendiente de emitir una ley que regule la publicidad oficial, de otra manera estarán en desacato ante el poder judicial. Las organizaciones que impulsan este tema están preocupadas porque, hasta el momento no hay una ruta crítica ni predictamen de ley. Cada partido ha presentado una iniciativa y llama la atención que muchas de ellas sigan dándole a la Secretaría de Gobernación el control de este millonario gasto.

Hasta el momento, lo único que han definido ambas cámaras es la posibilidad de trabajar en conferencia parlamentaria para acelerar los trabajos.

Violeta Radio


El pasado 26 de febrero se hizo la presentación pública de Violeta Radio que entrará a transmitir en el dial de la Ciudad de México en el segundo trimestre en este año. Ese día también se anunció que Radio Educación, quién también estrenará frecuencia de FM, compartirá su infraestructura (antena) para que la emisora comunitaria pueda hacer llegar su señal con la potencia autorizada.

Es sin duda una excelente noticia y una muestra fehaciente de que es posible una buena alianza y colaboración entre los medios públicos y los comunitarios.

Estaremos a la espera de la llegada de Violeta Radio, primera emisora comunitaria en la capital del país y primera feminista. Enhorabuena.

También lee: Ley de publicidad oficial, a contrarreloj

@callejag | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información