Desde el pasado 8 de septiembre arrancó formalmente el siguiente proceso electoral en nuestro país, en el que se votarán 3,326 cargos de elección popular entre los que destacan 128 senadurías, 500 diputaciones federales, 9 gubernaturas, 1 jefatura de gobierno de la Ciudad de México y nada menos que la presidencia de la República. Por ello, me atreví a escribir el presente decálogo para mi generación que –si bien es cierto no votará por primera vez– en esta ocasión representará aproximadamente al 50% de la lista nominal del INE. Es decir, será la generación con más poder de decisión en esta próxima elección. Sin más, va el decálogo:


 I.            Cuida tu credencial de elector como tu vida . Si ya la tienes, revisa su vigencia aquí: http://listanominal.ine.mx/consulta_permanente_ln.php. Si todavía no la tienes, tramítala lo antes posible (a lo mejor y así hasta el INE deja de bombardearnos con sus pésimos spots). Por otro lado, al querer identificarte, procura usar otras credenciales como la licencia de conducir, ya que si pierdes la credencial de elector en una caseta de vigilancia o en un tugurio de mala muerte, a partir del 31 de enero ya no podrás renovarla a tiempo para votar en las siguientes elecciones.

II.            No compartas información que recibas en Twitter, Facebook, Whatsapp u otras redes sociales sin haberla verificado antes. Con lo acontecido en los últimos procesos electorales en México, sumado a la pulverización actual del voto y la fuerte presencia política en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (las “TIC”), se vislumbra que estas elecciones serán de las más sucias de nuestra joven historia como país. Verás circular infografías con datos falsos o imprecisos, fake news de sitios desconocidos y hasta montajes de noticias falsas, pero en sitios o periódicos con credibilidad (estas abundaron ahora en el #19S). Qué decir de algunos influencers o líderes de opinión que rentarán sus redes al mejor postor. La actual era informática y sus herramientas permitirán que se manipule al electorado con gran facilidad y estará en el elector hacerles el trabajo difícil.

III.            Infórmate bien sobre los candidatos. No caigas en la simplona actitud de decir que todos son iguales y van en la misma canasta. Recuerda que con ese juego de falsas equivalencias Trump llegó al poder. No hay nada peor que una persona ignara cuya apatía por informarse disfraza con un aparente cinismo. Siempre existirá una escala de grises y, en el peor de los escenarios, siempre habrá un lesser of two evils.

IV.            Escucha y sé tolerante con todos. Habrá momentos en los que querrás sepultar amistades o relaciones con familiares, pero la clave estará en escuchar y pedir ser escuchado sin insultos ni violencia de por medio. Los procesos electorales sucios tienden a polarizar a la población y necesitaremos mucha resiliencia como sociedad para saber librar el proceso venidero.

V.            El punto anterior no aplica a los troles, bots y zombis electorales. Esos abundarán y estará en ti no engancharte y encerrarte con ellos en un callejón sin salida. Podrás identificar a los zombis electorales como aquellas personas que atacarán de inmediato a quien piense distinto a ellos sin siquiera escuchar sus opiniones y que ciegamente le darán un free pass a su candidato de todo desliz cometido.

VI.            Busca directamente la información y no esperes a que alguien más la filtre por ti. El millennial –a diferencia del Generación X o del Baby Boomer– recibe la mayoría de las noticias en redes sociales y no en la televisión, radio y periódicos o revistas. Lo anterior lejos de ser nocivo, puede convertirse en una ventaja sobre las generaciones anteriores si así nos lo proponemos y aprovechamos la abundante información que estará a nuestro alcance. No te conformes con lo que te manden familiares y amigos en grupos o lo que leas en redes sociales, escarba bien y profundo.

VII.            Independientes sí, demagogos no. En el próximo proceso electoral habrá muchas candidaturas independientes. Esta es una gran noticia para nuestra democracia ya que son un buen correctivo para nuestra clase política. No obstante, revisa perfiles y huye de propuestas demagogas como “no más políticos” porque así llegaron Fujimori, Berlusconi y Trump al poder. La corrupción no es un fenómeno exclusivo de la política (aunque sí la exacerba) ni los políticos son marcianos diferentes al resto de la población.

VIII.            Candidatura desconocida no necesariamente significa honestidad y compromiso. Puede parecer lógico, pero está tan desprestigiada nuestra clase política que muchos candidatos tendrán como mayor virtud lo poco que se les conoce. Investiga trayectorias y no te vayas por banales impresiones como si usa una combi con colores vistosos o si su marketing político se te hizo chistoso. El marketing político está adecuándose a su entorno y por ello verás candidaturas florero; muy bien adornadas con memes y demás estrategias populacheras, pero vacías por dentro en lo sustancial.

IX.            No desestimes al voto útil. Aunque las encuestas están muy desprestigiadas (y con justa razón), siguen siendo el mejor termómetro para medir las preferencias electorales. Apoya a tu candidato, pero analiza en diversas encuestas cómo crece en los últimos días de las elecciones. Si ves que sigue muy abajo, reflexiona si conviene darle el voto útil a alguien mejor posicionado en aras de evitar a esa persona que definitivamente no quieres que gane.

X.            Vota. Desafortunadamente iniciativas como la del Voto Blanco o #Sin VotoNoHayDinero siguen congeladas en el Poder Legislativo. Por lo anterior (y por lo pronto), no anules, no te ausentes y no votes por Cantinflas u otros personajes ficticios que te hagan ver inteligente cuando compartas tu voto de protesta en Instagram. En Estados Unidos, hubo cientos de miles de votos de protesta en los que millennials (como si no tuviéramos ya suficiente desprestigio) votaron por el gorila Harambe, Harry Styles o Keith Richards que pudieron haber hecho la diferencia en los estados clave.

@alejandrobasave | @OpinionLSR | @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información