Opinión

De verdad derrotados…

México estaba en crisis desde antes del covid-19. | Julio Castillo López

  • 20/05/2020
  • Escuchar

Desde finales de 2018 y como resultado de una serie de decisiones mal tomadas la confianza en nuestro país para invertir se vino abajo. La cancelación del aeropuerto, la cancelación de los contratos para los gasoductos, la cancelación de las rondas petroleras y otra serie de errores lograron que el 2019 fuera un año de crecimiento cero. El sistema económico ya estaba en crisis desde antes de covid-19.

A lo anterior le podemos sumar la “brillante” idea de hacer el INSABI y cerrar el Seguro Popular, con lo que generaron una crisis tremenda de abasto de medicamento (que siempre la ha habido, pero empeoró mucho), de reconocimiento de beneficiarios y de coberturas para enfermedades muy costosas como el cáncer. Esta realidad se puede recordar con los cobros injustos en los hospitales públicos, las quejas de padres de niños con cáncer y los despidos masivos del sector salud. No está de más recordar que el entonces director del IMSS, Germán Martínez, renunció a su cargo bajo el argumento de que eran inhumanos los recortes por austeridad en salud. El sistema de salud ya estaba en crisis desde antes de covid-19.

En seguridad no hace falta argumentar mucho, el 2019 fue el peor año de la historia en cifras de homicidios, feminicidios y violencia en general. Las señales como la liberación del hijo de El Chapo y los bajos decomisos de estupefacientes dicen mucho más que cualquier argumento. El sistema de seguridad ya estaba en crisis desde antes del covid-19.

Sin embargo, el covid-19 sí está empeorando todo y lo está haciendo notorio; si pudieron ocultar sus malos resultados culpando al pasado ahora ya no tienen justificación alguna… hicieron sus reformas, plantearon su ajedrez y, aun así, van perdiendo la partida. ¿Qué sigue? Pues lo que ya ha seguido, intentar cambiar de juego porque ese de la democracia no se les está dando, por eso:

· Por decreto militarizaron el país; contrario a lo que pregonaron por años.

· Proponen (aunque acabaron retirando) una iniciativa tan mañosa como la de mandar los recursos de las Afores al “banco del bienestar”.

· Proponen que el INEGI se vuelva una especie de unidad fiscalizadora tanto de las cuentas como de los bienes de las personas.

· Proponen quitarles atribuciones a los legisladores y dárselas al presidente de la República.

· Aprovechan la coyuntura para pegarle a los empresarios. No es sólo que no los escuchen, es que en realidad parece que los tienen de enemigos.

· Cerraron el mercado de energías limpias… contraviniendo toda la normativa legal nacional.

· Cerraron los fideicomisos educativos, culturales y de investigación, entre otros.

Perdieron, plantearon una organización diferente a finales de 2018, llevaron al país a la quiebra y ahora no saben qué hacer. No fue el covid-19 lo que los acabó como proyecto, fue su propia ineptitud y aunque culpen a Peña y a Calderón y a décadas de “neoliberales y conservadores”, es que simplemente no han podido y no funciona lo que propusieron. Con sus cambios mermaron los instrumentos de estabilidad y si nos fijamos bien, los ahorros que dejaron desde Fox y hasta Peña en reservas y otros instrumentos, el gobierno de López Obrador los ha ido quemando rápido y sin resultados, y justo ahora; ahora que serían más útiles que nunca.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.