Opinión

De nuevo el tema del Fiscal General de la República

Aconsejo hacerle caso a Gilberto Rincón Gallardo que decía que la política "es conflicto, pero también cooperación; es competencia y corresponsabilidad...

  • 31/08/2017
  • Escuchar

... En memoria de mi amigo Gilberto Rincón Gallardo, a nueve años de su partida.

“Ya sé adónde vas, para qué nos hacemos. Ya sé, ya me dijeron por ahí adónde vas (Raúl)", dijo aquel martes 25 de octubre de 2016 el Senador Barbosa Huerta a su compañero Raúl Cervantes.

Enrique Ochoa Reza, presidente del CEN del PRI, sostuvo hace unos días que el procurador Raúl Cervantes ha tenido un papel destacado como procurador y debe ser nombrado Fiscal General de la República, una vez que sea avalada por mayoría simple la reforma para concretar la Ley de la Fiscalía General de la República, que se encuentra pendiente de ser dictaminada en el Senado de la República desde diciembre de 2014. 

Ese es uno de los pendientes que desean concretar los priístas en el periodo ordinario de sesiones que recién inicia.

“Y que quede aquí patente” – Ocho Reza les dijo a los senadores de su partido – “(...) el apoyo del PRI al trabajo destacadísimo que está haciendo Raúl Cervantes (...) Nosotros consideramos que tiene la trayectoria, el profesionalismo y el desempeño público para tener la altísima responsabilidad de ser Fiscal General de la Nación. Ha hecho un extraordinario trabajo como procurador y contará con nuestro apoyo hacia adelante".

Días después reiteró ante diputados lo mismo y agregó “(...) consideramos puntualmente que la persona que reúne las características para llevar a cabo esa transformación de Procuraduría a Fiscalía General es el Doctor Raúl Cervantes” y dijo estar de acuerdo en que la fiscalía mantenga las características de autonomía, eficiencia y calidad que se exigen a nivel internacional, pues de hecho ese es el diseño institucional plasmado en la constitución.

Y con el apoyo del PRI va la bancada del PVEM, eso no se discute; entre ambos grupos parlamentarios integran un bloque de 62 senadores, 55 del PRI  y 7 verdes, por lo que necesitan sólo de tres votos adicionales para consumar su plan... y los tienen en la mira.

Para conseguir el"pase automático" del procurador no se necesita el voto calificado como lo publicó el periódico Reforma hace unos días, sino tan sólo la mitad más uno de los senadores presentes en el pleno y con ello habrá fiscal hasta por nueve años.

O sea, los legisladores del PRI y PVEM están pensando solo en avalar la minuta pendiente en el senado desde 2014. Recordemos que en diciembre de 2014 los diputados aprobaron por lo general, 370 votos favor, 43 en contra y 6 abstenciones y en lo particular, 319 votos a favor, 94 en contra y cero abstenciones, la Ley de la Fiscalía General de la Repúblicaa fin de constituir un órgano constitucional moderno, autónomo e independiente, el cual coadyuve a vigorizar y fortalecer el sistema de procuración de justicia federal.

La reforma aprobada y que se encuentra en el senado para ser dictaminada, es reglamentaria de los artículos 21 y 102, apartado A de la constitución aprobada en 2013 y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de febrero de 2014 mediante los cuales se da autonomía a la fiscalía que sustituirá a la PGR, con el fin de evitar que la justicia “se politice”.

Se establece que el fiscal durará en su cargo nueve años y su designación surgirá de manera conjunta entre el Ejecutivo Federal y el Senado de la República, en tanto que la remoción sólo procederá por causas graves.

El décimo sexto transitorio decía – y dice aún – que el procurador “que se encuentre en funciones al momento de expedirse la declaratoria a que se refiere el párrafo anterior, quedará designado por virtud de este decreto fiscal general de la república…”. ¡O sea en automático!

Así quedó establecido en el Pacto por México y así fue avalado en 2014. Entonces los senadores no le dieron trámite vía fast track, no les dio tiempo, ya que la minuta llegó al final del periodo ordinario de sesiones y las cosas cambiaron.

Iba a ser fiscal general Murillo Karam, pero semanas después dejó el cargo y fue sustituido por la senadora priista Arely Gómez, hoy Secretaria de la Función Pública.

El martes 3 de marzo de 2015, el pleno del senado la ratificó, por 106 votos a favor, 5 en contra y tres abstenciones, como procuradora  y muchos pensamos que sería la última titular de la PGR y primera Fiscal General de la República, una vez que el Congreso aprobara la expedición de las leyes reglamentarias.

El asunto quedó estancado. El senado no hizo nada para procesar el tema, había que esperar al bueno y llegó: en octubre de 2016, el senador Raúl Cervantes Andrade fue ratificado en el cargo por 85 votos a favor; tres en contra y una en abstención; menos que Arely y mucho menos que Jesús Murillo Karam.

Abiertamente dijo que aspiraba al cargo de fiscal y todo apuntaba que era el "bueno". Pero desde entonces las cosas cambiaron. El PAN y PRD decidieron modificar las reglas del juego y no dar el pase automático a su ex compañero senador, el tercero en el cargo en el gobierno actual.

Tiempo después se presentaron tres iniciativas de ley, la primera la presentó el presidente Enrique Peña Nieto para despresurizar el asunto; se trata de una reforma que modifica el artículo décimo sexto transitorio del tan multicitado decreto que propone evitar pase automático de procurador a fiscal general.

Dice la propuesta presidencial:

"(...) El Procurador General de la República que se encuentre en funciones al momento de expedirse la declaratoria a que se refiere el primer párrafo de este artículo, continuará en su encargo hasta en tanto el senado designe al Fiscal General de la República y podrá ser considerado para participar en el referido proceso de designación…"

O sea, “podrá” ser considerado, lo cual es legítimo. La propuesta era factible...

Pero el PRD dijo "no" y presentó dos propuestas de ley; la primera es un proyecto de decreto por el que se reforma la constitución con respecto de la designación del fiscal general y los fiscales especiales; la segunda de Ley General de la Fiscalía que fue presentada por Armando Ríos Piter.

¿De qué se trata? De quitar al presidente el peso en el nombramiento de Fiscal.

Dijo Miguel Barbosa ante el pleno cuando presentó la iniciativa:

“Las instituciones y las cámaras deben ser sensibles a la opinión de la sociedad y la sociedad ya no admite que el Ejecutivo intervenga y sea parte en el proceso de designación del fiscal, (por lo que) la condición que solamente admitirán y avalarán con su opinión, aquella propuesta que sea absolutamente autónoma e independiente, del poder político, del poder económico, de las élites de nuestra sociedad..."

Señaló que el 16 transitorio quedó obsoleto “en ese momento cuando se concibió, pudo haber sido válido en la opinión de la sociedad, pero ya no lo es..."

Dijo Barbosa que celebra la sensibilidad de la iniciativa que presentó EPN “pero no es completa...”

La propuesta del PRD es el de modificar el 102 Constitucional para quedar como sigue:

"El Fiscal General durará en su encargo nueve años y será designado por el Senado de la República, mediante una amplia auscultación a la sociedad,por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes, de entre los candidatos que propongan instituciones de educación superior, institutos de investigación, asociaciones civiles, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general y a través de un procedimiento público y transparente en los términos que establezca la ley”.

Lo que pretende el PRD – y algunos legisladores del PAN – es que el presidente no intervenga en el proceso de designación, sino que este tiene que ser un proceso de profunda auscultación pública, en donde los nombres que se evalúen sean nombres propuestos por universidades, por centros de estudios, por expertos y donde se concreten las características fundamentales: autonomía, independencia, profesionalismo, buena fe, etcétera.

Las iniciativas se fueron desde entonces a comisiones para su dictamen. La iniciativa del PAN reforma al 102 constitucional. La bancada del PAN no se quedó atrás y presentó una iniciativa para reformar el 102, señalando que el nombramiento del fiscal deberá recaer en aquella persona que haya servido con eficiencia, capacidad y probidad en la procuración o impartición de justicia o que se distinga por su honorabilidad, competencia y antecedentes profesionales en el ejercicio de la actividad jurídica y que no haya desempeñado un cargo de dirección o representación de un partido político en los 6 años anteriores a su designación.

Y precisa en un transitorio – que aplica en el caso de Cervantes – " (…) el Procurador General de la República que se encuentre en funciones al momento de expedirse la declaratoria a que se refiere el párrafo anterior, quedará designado por virtud de ese decreto Fiscal General de la República por un término que concluirá el 30 de noviembre de 2018, sin perjuicio del procedimiento de remoción previsto en la fracción IV del artículo 102, Apartado A, de esta Constitución (...)”

Hay otras iniciativas más, algunas en San Lázaro. Pero hasta donde sabemos, las iniciativas nunca han sido analizadas públicamente. Y como vemos hoy las cosas, sobre todo los dichos de Enrique Ochoa Reza, no existe la intención del PRI de entrarle a una reforma constitucional, sino simplemente aprobar la minuta que llegó al senado en diciembre de 2014 y para ello se requiere mayoría simple.

Por ahí van las cosas... a la caza de 3 votos

Como bien lo dijo recientemente el coordinador de la bancada del PAN, Fernando Herrera, "el PRI le apuesta por el camino corto. Está a la caza de esos tres votos, quiere construir una mayoría de votos artificial, pero no se puede imponer una mayoría numérica porque tendría consecuencias catastróficas de ingobernabilidad en el senado ", advirtió.

Pero las cosas no son tan fáciles como se ven. Además de la oposición a la vía rápida, hay un colectivo de organizaciones de la sociedad civil que se han pronunciado por realizar una reforma al artículo 102.

En unas horas más, a las 18 horas de hoy jueves 31 de agosto, se instalará la Sesión Preparatoria del Tercer Año del Ejercicio de la LXIII Legislatura y mañana, 1 de septiembre, inicia el periodo ordinario de sesiones; uno de los temas en la agenda es sacar el nombramiento del fiscal.

***

El posicionamiento del PAN y temas de corrupción

Hace unos días, la dirigencia del PAN dijo abiertamente que Raúl Cervantes no pasaría la prueba para ser fiscal. La Comisión Permanente del PAN, encabezada por Ricardo Anaya, aprobó por unanimidad un resolutivo en el que lo rechaza; aseguró además que ninguno de los 38 senadores panistas votará a su favor.

El quid fue que el asunto se contaminó. Curiosamente después de dar a conocer el posicionamiento, Anaya denunció a los medios que recibió un mensaje  perverso – a través de su secretario particular – con la amenaza de que le harían un escándalo público con información sobre un supuesto crecimiento irregular del patrimonio de su familia política; horas más tarde el periódico El Universal publicó datos de corrupción de la familia de Anaya.

De acuerdo con la información publicada, el presidente nacional del PAN y su familia, en los últimos catorce años pasaron de 6 a 33 propiedades, además son dueños y accionistas en más de 17 empresas.

La revisión de actas notariales del Registro Público de la Propiedad y de Comercio del estado de Querétaro arrojó que los nombres que forman parte del conglomerado de relaciones empresariales y tenencia de propiedades son Ricardo Anaya, sus suegros Nino Ángel Martínez y Maribel Natalia Franco; la esposa del panista, Carolina Martínez Franco y sus cuñados José Ángel y Natalia; además de otros familiares.

Dicen los clásicos que en política no hay casualidades y hay que recordar que el trabajo de periodismo de investigación tampoco se realiza de la noche a la mañana.

A partir de ahí se dio una especie de guerra mediática por el tema de la fiscalía. El PAN no se quedó sólo. En ese mismo sentido se manifestaron los legisladores del PRD. Dolores Padierna, coordinadora del grupo parlamentario del PRD consideró que el senador con licencia del PRI no cumple con los requisitos necesarios para ocupar el cargo: "no puede ser ratificado como fiscal dados sus lazos familiares, de negocios y partidarios. Eso resulta inaceptable si se quiere recuperar la confianza y credibilidad que se ha perdido en muchas instituciones de justicia", dijo la senadora, además reconoció que el senado tiene pendiente la consolidación de la autonomía plena de la fiscalía  para impedir el llamado "pase automático".

A ese posicionamiento se sumaron líderes empresariales, banqueros, defensores de derechos humanos además de representantes sociales, quienes rechazan el posible nombramiento del actual procurador como fiscal general.

El colectivo  #VamosPorMás y #FiscalíaQueSirva presentaron en el Ángel de la Independencia una propuesta que aglutina lo mejor de las 9 iniciativas congeladas en el congreso para reformar el artículo 102 constitucional.

De entrada las organizaciones contemplan la eliminación del pase automático y piden se compruebe la independencia del aspirante, no haber sido registrado como candidato ni haber desempeñado cargo de elección popular cuatro años antes a su designación y como sabemos, el procurador actual no cubre los requisitos al ser senador (del PRI) con licencia.

Así están las cosas hoy. Si el PRI y el PVEM lo desean, tienen una gran posibilidad de sacar el nombramiento del fiscal. Como lo mencioné líneas arriba, el PRI tiene "amarrados" 62 senadores, necesitan sólo tres más, y los tienen en la mira. ¿Quiénes? Es fácil saberlo, podrían vender caro su amor…

Al imponer a Raúl Cervantes, la institución quedaría débil, más hoy que el nuevo sistema de justicia penal está teniendo graves problemas en su implementación.

En lo personal, recomendaría que no se haga que se discuta una y otra vez hasta llegar a un acuerdo, no es bueno legislar así y más en un tema tan delicado como lo es la justicia.

También aconsejo hacerle caso a Gilberto Rincón Gallardo que decía que la política  "es conflicto, pero también cooperación; es competencia y corresponsabilidad a la vez; es confrontación, al tiempo que es conciliación; es reparto y construcción; es compromiso con la realidad y la verdad; es racionalidad del argumento y rechazo a la búsqueda artificial de exclusión y derrota como finalidad óptima”. Ayer se cumplieron nueve años de su partida, lo recuerdo bien.

@fredalvarez