Opinión

De lo absurdo, a lo ridículo

Una vez más los independientes se fueron de boca en su propio doble discurso | Julio Castillo

  • 21/03/2018
  • Escuchar

Durante las últimas semanas, el espectro informativo se ha saturado por todo lo accesorio que va alrededor de las campañas presidenciales. Desde los memes que cada vez llegan a lugares más políticamente incorrectos, pasando por los encuentros de los candidatos con personalidades y hasta las peticiones, supuestamente auténticas, de “ciudadanos” sobre ridiculeces, intentan ganar la guerra de la opinión.

Algunas de las cosas dignas de no olvidarse que han pasado:

  • El grupo de subnormales que están promoviendo una petición para que le retiren el premio Nobel a Vargas Llosa. Qué chiquito es el mundo para aquellos que piensan que en una entrevista en México reposa el prestigio de un hombre que fue reconocido por su aportación a la literatura universal. Dejan mal a López Obrador en su intento de ayudarlo. Seguro esos mismos pedirán que se retiren los libros de Vargas Llosa del mercado mexicano si llegara a ganar López Obrador.
  • Tampoco se ayuda mucho López Obrador reuniéndose con Chomsky y reconociendo sus “simpatías mutuas”. Nadie puede negar el aporte de Chomsky a la filosofía y al pensamiento socialista libertario, pero eso no lo hace, de ninguna manera, un personaje positivo. Chomsky también tenía simpatía por Hugo Chávez y le emocionó el “mundo posible” que se demostraba en Venezuela bajo el chavismo… el final de esa historia la conocemos todos. Incluso el mismo Chomsky después ya no vio con tanta simpatía a Maduro.
  • El priismo llevando el caso de Anaya ante la OEA. No solo es ridículo que el PRI se atreva a hablar de cualquier tipo de corrupción, incluso se ve corrupción en la OEA al recibir al PRI. Francisco Guerrero, uno de los coordinadores de estrategia de Meade, era, hasta hace unos días, Secretario para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA.

¿En serio? ¿Sí se dan cuenta que la OEA va a quedar marcada por la corrupción del PRI y que el PRI no tendrá nada del prestigio que tiene la OEA? Y eso sin señalar la ironía de que la OEA tuviera a un priista para fortalecer la democracia.

  • Ante este panorama tampoco es muy afortunada la idea de la coalición “Por México al Frente”. De pedirle observadores electorales a la OEA, deberían pedirlos en otro lado, de entrada en uno donde no haya llegado el PRI.
  • Para terminar con lo ridículo, una vez más los independientes se fueron de boca en su propio doble discurso. Más allá de quiénes lleguen a la boleta, se comprobó que la cantidad de firmas apócrifas que recolectaron responde a una estrategia y no a un error. Ahora Margarita dice que incluso “le sembraron firmas falsas”… y eso que ella es la única que parece que estará en la boleta.

¿Al Bronco y al Jaguar también les “sembraron firmas” y por eso no llegaron al registro?

En fin, eso lo curioso, lo que se puede calificar como serio dentro de lo que pasa en las campañas, porque tampoco vale mucho la pena hablar de lo ridículo, como “Hitler deslindándose de la foto con Meade” o del video de “la niña bien”.

Lee más: Enlodando la elección

@JulioCastilloL | @OpinionLSR | @lasillarota 


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.