Opinión

De la iniciación a la circuncisión faraónica

En escena temas tabú que hacen emerger un lenguaje prohibido para el islam | Jorge Iván Garduño

  • 12/05/2018
  • Escuchar

El siguiente texto, es un extracto del testimonio verídico de Khadidiatou Diallo, mujer africana, militante en Francia de la asociación Grupo de Mujeres para la Abolición de las Mutilaciones Sexuales (GAMS):

“Nunca me olvidare de ese día. Fue en 1966. Yo tenía 12 años y mi hermana diez. Como todos los veranos, estábamos en casa de nuestros abuelos paternos, en una aldea a 15 kilómetros de Bamako. Una mañana temprano fuimos a ver a mi tía, la hermana de mi padre, a quien siempre queríamos visitar, pues nos consentía mucho.

“Yo no sospechaba nada. Mi tía me llevo al baño y ella y varias mujeres más se abalanzaron sobre mí, me agarraron, me tumbaron y me separaron las piernas. Yo gritaba. No vi el cuchillo, pero sentí que me estaban cortando. Había mucha sangre. Lloré, pero me decían ‘no hay que llorar, es una vergüenza cuando una llora, ahora eres una mujer, lo que te hemos hecho no es nada’. Empezaron a dar palmas y me vistieron con un paño blanco. No me pusieron ninguna venda, sólo algo que habían preparado con aceite de karité y hojas. Le tocaba a mi hermana menor. La oí llorar y pedirme auxilio y eso me hizo sufrir aún más.

“Me embarga un sentimiento de odio y de rabia. Me case a los 22 años. Nunca pude decir que me faltaba algo en mi cuerpo, porque no se admitía que una mujer expresara sus deseos de placer. No es una herida, sino una verdadera mutilación; una herida se cura, pero con la mutilación se pierde algo para siempre”.

Mutilación sexual femenina

Según cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 130 millones de mujeres han sido víctimas de mutilaciones sexuales y, anualmente, dos millones de niñas corren el riesgo de sufrir esas prácticas. Existen 28 países del África, y dentro de las comunidades de inmigrantes en Europa, Australia, Canadá y Estados Unidos, que las llevan a cabo.

La mutilación sexual femenina –conocida como excisión–, consiste en cortar la piel que recubre el extremo del clítoris o la extirpación (ablación) de este órgano y, a menudo, se amputa parte de los labios menores. Otra mutilación mucho más extrema es la de la infibulación,[i] es una excisión completada con la ablación de los labios mayores, cuyos muñones se suturan de un extremo a otro, dejando un pequeño orificio para permitir el paso de la orina, el flujo menstrual y más adelante, permitir la penetración. Esta práctica tiene graves consecuencias: hemorragia, anemia, retención de líquidos, infecciones pélvicas y desgarramientos en el parto. Se ha considerado que dicho ritual no tiene vinculación con religión en particular, tribus animistas, judíos, cristianos y musulmanes la practican, siendo esta última la más identificada con este rito considerado de transición.

Tahar Ben Jelloun

En este marco, el escritor Tahar Ben Jelloun (Fez, 1944), crea una escritura donde pone en escena temas tabú que hacen emerger un lenguaje prohibido para el islam, relacionado con el cuerpo, la sexualidad, los mitos ancestrales, las leyendas magrebíes, los problemas sensibles de la sociedad contemporánea, como la situación preocupante de la mujer en el mundo árabe con respecto a la exclusión o la mutilación sexual como rito iniciático.

La sonrisa anarquista de Fo

Ben Jelloun se nutre de la rica tradición árabe para construir historias, relatos que se dejan gobernar por los desórdenes de la memoria y la insubordinación de la imaginación, y se alejan del esquema de la novela tradicional, enlazando la tradición oral de Las mil y una noches y de los cuentacuentos de los zocos,[ii] para regalarnos espléndidas narraciones sobre amistad, identidad, violencia erótica e injusticias sociales.

Con respecto a su obra, se ha dicho que es “de una escritura compleja que dificulta toda interpretación lineal”, convirtiendo sus textos de este modo, “en una reflexión constante sobre las posibilidades de contar, extendiendo los límites de la novela”.

La noche sagrada

Ha publicado poemas, relatos, ensayos, obras teatrales y un buen número de novelas, que le han hecho obtener, entre otros, el Premio Impac de Dublín en 2004, Premio Global Tolerance de la ONU en 1998 y ser el primer escritor magrebí galardonado con el Premio Goncourt de 1987, por La noche sagrada.

Ésta, fue redactada a partir de un hecho real de la segunda mitad del siglo XX, que se confunde con las leyendas marroquíes transmitidas de boca en boca; esta característica hace que la historia del libro permanezca indecisa entre la novela y el cuento, adentrándose en el terreno de lo existente hacia lo extraño y maravilloso, con una serie de microrelatos al margen de la lógica, donde el sueño, la fabulación y el delirio, son presentados como la verdad coexistiendo en el plano terrenal.

La noche sagrada tiene sus inicios en 1985 con El niño de arena, novela también de Tahar Ben Jelloun, juntas constituyen en realidad las dos versiones de una misma historia, la de la protagonista Ahmed/Zahara, y la que miles de mujeres musulmanas viven a diario: la búsqueda de identidad, la segregación, la excisión y la infibulación.

El niño de arena

Es la aventura de Ahmed, la octava hija de un padre que decreta que la menor de sus hijas sería un hombre para evitar perder la herencia familiar, ya que en la tradición musulmana, sólo los hombres podían heredar. La niña es anunciada, presentada y educada como varón y, el padre organiza la vida de la pequeña minuciosamente, haciendo que ésta crezca creyendo ser un hombre llamado Ahmed, orillado a casarse con su prima para finalmente aceptar la permuta y apartar la femineidad de su cuerpo.

El relato es contado en tercera persona por un cuentista profesional en una plaza de Marrakech, alternando a la vez con ligeras intervenciones de un público atento y muy numeroso. Luego de la muerte de su padre y esposa, Ahmed inicia un excesivo viaje que le hará redescubrir, a manera de cuenta gotas, que es una mujer y no un hombre.

En la mayoría de los países musulmanes, las leyes laborales en el sector industrial o administrativo, tienen como primera víctima a la mujer trabajadora en relación con la desigualdad de sueldos, facilidades maternales o lo referente a la jubilación, mientras que en la agricultura o el trabajo doméstico, no existe ninguna ley que proteja a las trabajadoras.

Amélie Nothomb: una renovadora de las letras europeas

En lo referente a las leyes familiares, –en cualquier país árabe– como la finalidad es proteger los beneficios de la familia como una unidad económica, le dan todo el poder a los hombres, quienes desde el punto de vista religioso, son los únicos capaces de mantener y defender esa unidad, convirtiendo a las mujeres –reitero– en sus primeras víctimas.

Ya en La noche sagrada, el propio Ahmed toma el lugar del cuentista para dar su versión de la historia, mas ya no como hombre, sino como mujer: Zahara.

Desde la primera línea sentencia: <>, y en la segunda reafirma su identidad de mujer: <>.

Zahara nos relata que antes de fallecer su padre, él le confiesa su secreto, el porqué del simulacro, las razones sociales y culturales que lo empujaron a transformarla en un hombre. Es a partir de este punto, que los relatos magrebíes se funden en el drama de Zahara, tejiéndose con implacable fatalismo.

La ideología musulmana se hace presente en la pluma de Ben Jelloun, Zahara, como mujer, tendrá que experimentar un viaje con múltiples eventos iniciáticos, como si de un sueño hubieran salido. A los 20 años de edad, su padre la liberó del engaño, la noche en que murió él, fue una Noche Sagrada en la tradición islámica y

En el mismo contexto, se le presentan sus hermanas se hacen acompañar de navajas, cuchillos o tijeras. La golpean, la insultan, le recriminan el haber <>. Nació mujer, pero la hicieron pasar por hombre, porque “ser mujer es una desgracia”.

En nombre de una religión, ideología y por el bienestar familiar, las mujeres llevan a cabo fielmente esta costumbre. <sarual y me levantaron las piernas. La mayor me metió un trapo mojado en la boca. Puso su mano enguantada sobre mi bajo vientre, me aplastó con los dedos los labios de la vagina hasta que sobresaliera bien lo que ella llamaba “la cosa pequeña”, la roció con un líquido, sacó de una caja metálica una hoja de afeitar que mojó con alcohol y me cortó el clítoris. Aullando interiormente, me desvanecí. Un dolor atroz me despertó en plena noche… Tenía el sexo cosido>>.

Zulfikar Ghose, el reflejo de la identidad en el exilio

Estas “ceremonias” obligan, que cada vez sea mayor el número de mujeres de corta edad, que abandonan su país de origen, para emigrar a Europa o América del Norte principalmente,[iii] sumándose a los problemas alimenticios y de trabajo existentes. Todo esto fomenta la prostitución, el odio y la denuncia constante de grupos que consideran el “totalitarismo islamista” comparable con el nazismo y el estalinismo, que desemboca en constantes choques violentos, y estos hechos todos “en nombre de Dios”.

Tahar Ben Jelloun (colaborador habitual del periódico Le Monde), es uno de los novelistas más celebres y uno de los intelectuales más leídos y comprometidos de lengua francesa en la actualidad. Su lectura, nos da la dimensión ética de un hombre que vive en un mundo dividido por el racismo y que ha hecho de puente entre dos civilizaciones.

Crucemos el puente de Occidente a Oriente, y de Oriente a Occidente.

La decadencia del Nobel

@plumavertical @OpinionLSR | @lasillarota

[i] También conocida como circuncisión faraónica.

[ii] Mercados y plazas públicas de Marruecos.

[iii] Un caso significativo es el de Waris Dirie. Nació en Somalia, en una familia nómada. Ignora su edad pero podría tener 35 años. A los cinco, aproximadamente, su madre la condujo a la oscuridad del desierto y dejó que una gitana le extirpara el clítoris. Después, la cosieron con espinas de plantas y le ataron las piernas por 40 días. Su belleza le valió un millonario contrato con la marca Revlon y ser parte de las inolvidables chicas Bond. En septiembre de 1996, fue nombrada por la ONU Embajadora Especial para su campaña en contra de la mutilación femenina. De su libro La flor del desierto, Editorial Planeta, 1999. 

 

 

Esta semana en DIORAMA, aquí mis recomendaciones literarias:

México esclavizado” (Planeta) de Francisco Martín Moreno. Olegario Montemayor, hijo del productor de henequén más poderoso de Yucatán, se traslada a la Inglaterra victoriana de principios del siglo XX para estudiar en Oxford. Marion Scott, una de las pocas mujeres estudiantes en esa universidad, lo deslumbra y contagia con sus preocupaciones sociales. Juntos, viajan a Yucatán para descubrir una brutal realidad imposible de combatir desde las aulas: la obscena codicia del patriarca de la familia Montemayor y de sus socios ignora cualquier límite en su ambición por dominar el mercado del «oro verde».

Víctimas de una alianza trabada entre la dictadura porfirista, el clero y la insaciable voracidad de los finqueros, miles de peones y campesinos son sometidos por medio de las armas del tirano y de las homilías sacerdotales. En este escenario Marion y Olegario luchan para tratar de erradicar la explotación de los mayas y liberarlos de los horrores de la resignación.

Francisco Martín Moreno narra magistralmente en esta novela uno de los más vergonzosos episodios de racismo, esclavitud y despojo, escasamente abordados en la historia de México.

“Los inmortales” (Planeta) de Chloe Benjamin. En 1969, en un barrio de Nueva York, se rumora la llegada de una adivina que asegura conocer el día de la muerte de las personas. Los hermanos Gold, a pesar de su corta edad, deciden ir y escuchar lo que les depara el futuro.

Las profecías narran sus próximas cinco décadas: Simón escapa en busca de amor al San Francisco de los ochenta; Klara, la soñadora, se convierte en una maga en Las Vegas, siempre obsesionada con la delgada línea que separa la realidad de la fantasía; Daniel, busca seguridad como médico militar después de los atentados del 11 de septiembre; finalmente, Varya, la devoradora de libros, se sumerge en una investigación sobre la longevidad, poniendo a prueba la ciencia y la inmortalidad.

Una novela profunda y ambiciosa que juega con las preguntas que todos nos hemos formulado alguna vez: ¿Qué tanto influyen nuestras decisiones en nuestro destino? ¿Existe una vida después de la muerte? ¿Qué papel tienen nuestros sueños en la realidad? Los inmortales es una conmovedora celebración del poder que tienen nuestras creencias y los inquebrantables lazos familiares.

Bellas durmientes” (Plaza Janés) de Stephen y Owen King. En esta espectacular colaboración entre padre e hijo, Stephen King y Owen King nos ofrecen la historia más arriesgada de cuantas han contado hasta ahora: ¿qué pasaría si las mujeres abandonaran este mundo?

En un futuro tan real y cercano que podría ser hoy, cuando las mujeres se duermen, brota de su cuerpo una especie de capullo que las aísla del exterior. Si las despiertan, las molestan o tocan el capullo que las envuelve, reaccionan con una violencia extrema. Y durante el sueño se evaden a otro mundo.

Los hombres, por su parte, quedan abandonados a sus instintos primarios. La misteriosa Evie, sin embargo, es inmune a esta bendición o castigo del trastorno del sueño. ¿Se trata de una anomalía médica que hay que estudiar? ¿O es un demonio al que hay que liquidar?

Una fábula del siglo XXI sobre la posibilidad de un mundo exclusivamente femenino, más pacífico y más justo, que hoy en día resulta especialmente relevante.

Ganadora del Premio Goodreads 2017 por Mejor Novela de Horror.

El testamento del Dragón” (Alfaguara) de Homero Aridjis. Como en Anatomía de la melancolía de Robert Burton, hay una biblioteca personal en este libro, en él desfilan maestros antiguos y modernos, visiones míticas, místicas y cabalísticas; sabidurías orientales y occidentales. En El testamento del Dragón aparecen aforismos, antiaforismos y metaforismos, citas propias y ajenas, opiniones sociales, morales y ecológicas; herencias poéticas grecolatinas, hispánicas y europeas, fragmentos de presocráticos, discursos prestados y discursos propios.

Como en el caso similar de Erasmo, quien diciendo “no soy yo el que habla, sino Democritus dixit”, el autor habla de sí mismo, recurre a su experiencia y existencia. Este libro es el testimonio del conocimiento y de las dudas existenciales del escritor Homero Aridjis; es su testamento literario, su visión poética del hombre y del mundo. En su intento de expresarse, humildemente, el autor es aquel que, para afirmarse y conocerse, necesita de las grandes voces del pasado, se llena de sabiduría prestada para hallar su propia voz, para llenar su propio vasto vacío.

El mordisco de la guayaba” (Plaza Janés) de María Eugenia Mayobre. Al ver a Alfonso nacer, la bisabuela vaticinó el destino trágico de las mujeres en su familia. Cuatro generaciones después Primitiva Serapio, una niña tímida, aburrida y temerosa cede ante la locura y da rienda suelta a Mulatona Montiel, su alter ego, una mujer libre, voluptuosa, irreverente y fuerte. Ambas cohabitan el mismo cuerpo, pero no tardará una en sobreponerse a la otra. Esta es su historia.

El relato con el que se antoja perder la cordura. Un nuevo clásico.