Opinión

Datos abiertos: un escaparate al ámbito de la salud

Los datos abiertos son una vía para la concreción de esquemas de interacción entre el gobierno y la ciudadanía que aumentan la incidencia de la ciudadanía

  • 16/11/2017
  • Escuchar

Recientemente ha cobrado fuerza el enfoque que busca vincular de mejor manera a las instituciones públicas con la sociedad, para impulsar una nueva forma de desarrollar las labores gubernamentales. De lo que se trata es de crear las condiciones propicias para que la sociedad se convierta en un actor central de la vida pública a partir de criterios colaborativos y de transparencia.

Bajo este contexto, el conocimiento de los aspectos sustantivos de cada dependencia es fundamental y, en ello, los datos abiertos son claves, incluso, en la Ley General de Transparencia se refiere la obligación de los organismos garantes en la materia de promover su publicación. Esta norma los define como aquella información digital que es accesible por medio de la red para ser usada, reutilizada y redistribuida por cualquier interesado.

Se trata de datos que tienen que estar al alcance de la mayor parte de las personas sin importar el uso que se les quiera dar, al tiempo que deben de contar con un amplio nivel de desagregación y ser actualizados periódicamente, aunado a la garantía de su conservación en el tiempo y la viabilidad de ser procesados en equipos de cómputo sin necesidad de programas específicos o predeterminados.

El objetivo de contar con información con tales características responde a distintos propósitos, por ejemplo: 1. Aprovechar los datos a fin de mejorar la prestación de servicios con ayuda de la sociedad: esta es una actividad central en cualquier administración, pues a partir de su efectividad se crea la percepción en torno al desempeño y los resultados de la gestión gubernamental; 2. Potenciar la rendición de cuentas con base en las conclusiones derivadas de los análisis efectuados por los particulares: es factible generar cruces de información que hacen perceptibles tendencias sobre los resultados obtenidos por las instituciones públicas, lo que posibilita ubicar áreas de oportunidad en aquellas instancias donde la consecución de metas requiera de impulso o en escenarios que evidencien un desempeño insuficiente; y 3. La solución de problemas complejos: las capacidades de las instituciones públicas suelen ser limitadas ante la falta de recursos humanos, presupuestales y materiales. En ese tenor, una alternativa válida es aprovechar la experiencia y habilidades de las personas para incentivar la participación en el diseño conjunto e, incluso, en la ejecución de las políticas públicas; la idea es ofrecer los insumos (datos abiertos) y los espacios (ambientes colaborativos) para aprovechar el potencial de las ideas y recursos sociales.

En México se puede acceder a los datos abiertos por varias vías, siendo la red la primordial; a manera de ejemplo pueden citarse dos tipos de portales: aquel que funciona como concentrador de este tipo de formatos, como lo es Catálogo de Datos Abiertos del gobierno federal, donde se alojan más de 28 mil registros de 241 instituciones en ramos como el turismo, desarrollo sostenible, economía, educación, infraestructura, medio ambiente y finanzas; y aquel que se aloja en servidores de las propias dependencias con el objetivo de focalizar las consultas, como lo es el portal del Sistema Nacional de Información en Salud (SINAIS), en donde se localizan grandes volúmenes de elementos informativos, muchos de los cuales se disponen en formatos abiertos, lo que permite a los usuarios elegir las variables y el nivel de detalle deseado.

La red es el espacio ideal para la obtención de estos elementos que nutren el derecho a saber, pero cuando estos no se encuentran disponibles, o bien, estando publicados no cuentan con las características de oportunidad, calidad o desagregación a niveles micro, siempre queda abierta la posibilidad ejercer el derecho a saber, como ocurrió en un asunto conocido por el INAI, donde un particular requirió a las autoridades sanitarias la base de datos de los decesos maternos registrados durante 2015, en la que se incorporaran referencias obtenidas del certificado de defunción. En respuesta, la información le fue entregada en formato de Cubos dinámicos, es decir, bases de datos multidimensionales que facilitan el procesamiento de grandes volúmenes de componentes con el objetivo de presentar resultados de manera agregada.

Este rasgo fue el que motivó al solicitante a interponer un medio de impugnación ante el INAI, pues su interés era obtener los campos informativos reportados por cada una de las muertes ocurridas durante el embarazo a nivel individual, ante lo cual, el sujeto obligado remitió al particular los datos de las 994 defunciones maternas de 2015, desagregados en cerca de 90 variables, cuestión que fue corroborada por el órgano garante, lo que permitió dar por satisfecho el derecho y, por ende, sobreseer el recurso de revisión.

Dar publicidad a insumos reutilizables y útiles, crea las condiciones para generar conocimiento social valioso que, incluso, puede contribuir a la actuación de las autoridades en la planeación y toma de decisiones sobre la prestación de servicios sanitarios, en este caso, relacionados con el ámbito de la salud femenina.

Los datos abiertos son así una vía para la concreción de esquemas de interacción entre el gobierno y la ciudadanía que aumentan el potencial de incidencia de la transparencia, dando lugar a una relación virtuosa donde el bien común y la corresponsabilidad se convierten en elementos rectores del pacto social.

areli.cano09@gmail.com

@OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.