Opinión

¿Cuidar la imagen de México?

¿Qué somos la doceava economía del mundo?

  • 10/08/2016
  • Escuchar

De pronto como que les entró el amor patrio. De pronto como que en tono de ‘do, de pecho’ la Secretaría de Relaciones Exteriores, “por instrucciones del señor presidente”, se apresta a diseñar estrategias para ‘cambiar la imagen de México’ en Estados Unidos… Tarde para todos…

 

Luego de tres años y medio de gobierno de Enrique Peña Nieto, a casi dos y medio de que termine su gestión y luego de que Donald Trump –candidato Republicano a la presidencia de Estados Unidos-- desde junio de 2015 se dedicó a sacar de millones de estadounidenses conservadores sus más profundas intensidades racistas y xenófobas, de odio y rechazo a los mexicanos…

 

… Y luego de meses y meses en los que se veía crecer el deterioro de esa ‘famosa imagen de México’ y no se hizo nada, ahora en un tris, en un abrir y cerrar de ojos, y con un ejército de cabilderos que seguramente costará millones de dólares, quieren cambiarla para hacernos ver como la SRE dice que no somos.

 

En su “¿Qué hacemos?” la SRE dice que “… tiene como misión conducir la política exterior de México mediante el diálogo, la cooperación, la promoción del país y la atención a los mexicanos en el extranjero, así como coordinar la actuación internacional del Gobierno de la República…”

 

Eso es. Dialogar. Pero para dialogar se necesitan interlocutores. Y hubo de tal manera descuido y menosprecio en crear ese diálogo en EUA, que se mandó al país más difícil para México a un embajador que no lo era, como fue  Miguel Basáñez Ebergenyi y que sólo pudo mantenerse en el cargo de septiembre de 2015 a abril de 2016. Su nombramiento fue producto del capricho y no de  las capacidades en la delicada tarea que habría de llevar a cabo en EUA. Y el Senado lo aprobó.

 

… Luego, dice ahí, que deberá atender a los mexicanos en el extranjero; esto es, cuidarlos, estar al pendiente de ellos en lo individual y colectivo y propiciar el respeto que merecen: todos, documentados o indocumentados, de origen y nacidos fuera del país, en todo momento y bajo toda circunstancia.

 

El problema es que hoy estamos ante el fracaso del gobierno mexicano por esa famosa imagen que se tiene de México no sólo en los EUA sino en muchos otros países cuyos gobiernos deploran la situación mexicana. Para esos gobiernos México es un motivo de preocupación y para sus ciudadanos de atención. Las ‘alertas’ para que viajeros no vengan a nuestro país se prenden cada vez con más frecuencia por todos lados…

 

Así que la SRE ‘identifica a cabilderos o aliados pro México en Estados Unidos, luego de que para que los estadounidenses México es insalubre, ajeno, lejano, atrasado, pobre, corrupto, inseguro y relacionado con el narcotráfico’ dice Paulo Carreño King, subsecretario para América del Norte de la SRE.

El discurso anti México y anti inmigrantes de Donald Trump, que en principio se menospreciaba, mostró a una gran mayoría estadounidense que está de acuerdo con ese repudio a lo mexicano. Esto es: mostró un rechazo que se ha gestado por muchos años en un país con gente proclive a ver a México con menosprecio y aun desprecio.

 

“Cuando leemos las noticias que los periódicos norteamericanos publican sobre México, parece que el país del sur sólo existe para causar molestias a su vecino, permitiendo el tránsito del narcotráfico y la invasión de sus nacionales ilegales. El sur también percibe como amenaza cuanto proviene del norte, lo que indica un largo trasfondo” [Josefina Zoraida Vázquez].

 

En todo caso quienes pagan el pato son los mexicanos que trabajan allá –documentados o no-, y los que quieren ir a trabajar, con lo que contribuyen al crecimiento económico de ese país. Pero las leyes son laxas: en periodos en los que, por ejemplo se requiere a los recolectores, se hacen suaves, en tanto que cuando ha pasado este periodo, se endurecen… Lo mismo la aplicación de las leyes cuando juzgan delitos en los que presuntamente están vinculados mexicanos.

 

¿Pero qué imagen quiere proyectar la SRE de México? Una imagen en la que todos esos pecados capitales desaparezcan, aunque el país viva en estado de violencia, muerte, corrupción política y social, pobreza de millones, desempleo disfrazado, tragedia para miles, paros y bloqueos sin fin, confrontación entre grupos empresariales y gobierno, muchachos que se quieren ir del país para buscar en otro, como EUA, lo que aquí se les quita aunque en muchos casos pierdan la vida…  

 

…Gobiernos en entredicho y una democracia cada vez más costosa y extremadamente deteriorada por un pésimo sistema de partidos e instituciones de lo electoral cada vez más nebulosas y millonarias…  

 

¿Con estas bases se quiere cambiar la imagen de México en Estados Unidos?... O sólo se mostrará lo ciertamente hermoso de nuestra naturaleza, de nuestras fiestas, de nuestras playas inmaculadas y de salidas y puestas de sol radiantes, entre música y ‘margaritas’… ¿Esa es la oferta para el cambio en la imagen de un país?

 

¿Qué somos la doceava economía del mundo? ¿Qué aquí se producen una de cada tres televisiones? ¿Qué se gradúan más ingenieros que en Alemania? ¿Qué el intercambio comercial con México es el tercero más importante para Estados Unidos, hecho que genera empleos? Es parte de la oferta que habrá de mostrarse en EUA según Paulo Carreño King. Vaya pues.

 

¿Y cómo se expresa todo eso en la vida de los mexicanos de a pie?

 

Para mandar una postal de México a Estados Unidos, ésta debe presentar exactamente lo que es México; con una excelente calidad fotográfica pero en base a hechos reales. Y si se quiere cambiar la idea de México allá, antes tendrán que cambiar las cosas acá. De otra manera se trasladará una imagen trucada, con photoshop, maquillada… Pero incierta, irreal y mentirosa.

 

@joelhsantiago 

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.