Opinión

¿Cuánto dura el poder?

¿Quién pagó la fiestecita? Ese es -sobre todo- el punto que nos atañe a los ciudadanos. Y si no la pagaron con dinero del erario, ¿quién la ofreció y a cambio de qué?

  • 19/08/2014
  • Escuchar

La fiesta de los diputados. Las banalidades de una cierta idea de poder altisonante y confusa. Ellos que no desean sino “servir a la Patria”, dicen. Se queman las pestañas en aras del “bienestar común”, dicen.  Militan en un partido que concibió algo tan extravagante como la Comisión Ordinaria de la Familia y Desarrollo Humano para "defender y hacer efectivos los derechos humanos de los integrantes de las familias", iniciativa que no estaría mal, si no supiéramos que sólo entienden una única manera de concebir a “la familia”.  Dos hombres, dos mujeres que se aman entre sí… no hacen familia, por ejemplo, y según ellos. Amén. Porque hay una religiosidad que se inventa a un dios castigador, prejuicioso e implacable. Cuadradito y desamorado.

Un partido conservador como el PAN y allí están sus diputados en plena exhibición, tan rústicos y tan primarios. Al fin de cuentas: tan conservadores. ¿Acaso la doble moral no es un clásico del pensamiento conservador? ¿Qué hay de más conservador que el señor que se “escapa” con su club de Tobi, como si fuera un menor de edad y su pareja libremente elegida fuera una mamá de la que tiene que esconderse para “vivir la vida loca”. ¿Qué hay de más conservador que la recreación de ese espacio cerrado entre hombres, en el que las mujeres terminan siendo sólo un pretexto para retarse y vencerse los unos a los otros? La empecinada batalla de los falos.  La intención no era, claro, exhibirse ante casi todo México. Allí es donde la fiesta se les fue de las manos.

¿Quién pagó la fiestecita? Ese es  -sobre todo- el punto que nos atañe a los ciudadanos.  Y si no la pagaron con dinero del erario, ¿quién la ofreció y a cambio de qué? Podríamos decir que lo demás –si se divierten en intercambios sexuales o colocándose silicios hasta sangrar para que las  once mil vírgenes les perdonen sus deslices- es “vida privada” y que las cámaras portátiles y minúsculas, las grabaciones, nos colocan ante una delgadísima línea roja entre lo público y el derecho a lo privado. Pero en esta ocasión bien concreta, no se siente una con el menor ánimo de defender el derecho a la intimidad de estos señores, tan incapaces ellos mismos de vivir su sexualidad con quien se les de la gana, y como se les dé la gana, pero pagado de sus bolsillos y en privado.

La idea era exhibirse, de eso no me queda la menor duda, y ese punto no deja de parecerme interesantísimo en el análisis de una cierta idea de “virilidad” y de “poder”, concebidos además, como sinónimos. Exhibirse entre ellos.  Ese es el dato obsceno, el dato duro. ¿No es rarísimo que lo importante sea exhibirse para mostrar hasta qué punto son sexualmente deseantes y no sexualmente deseados? Digo, porque si de exhibirse se trata, nos queda claro que las mujeres contratadas sí estaban en horarios de trabajo. ¿Cuál es el “mérito” entonces? La gran puesta en escena del falócrata, en la cual las mujeres son sólo un pretexto.Un hombre toca el cuerpo de una mujer que está con otro, y ellos sellan  ese obsceno pacto de complicidad con cuerpos femeninos interpuestos.  ¿Cuánto dura “el poder” en sus imaginarios? “Dura lo que dura dura”.

La corrupción y la impunidad como el viagra del que tan alegremente hablan.Se miran con la camisa abierta, se miran repartiéndose condones, se miran bailando…se miran deseando en los ojos de los otros. Saliendo de una recámara. Publicitan su intimidad ante sus “compañeros”.  Lo que una constata es una hilera de señores entregados al autoerotismo, mientras se observan los unos a los otros…competitivos, admirados, envidiosos. Se observan con ojos de cinta métrica.

 

Los “tamaños” imaginarios

¿Quién es el más impertinente, el más "tremebundo", el más "cachondo"? ¿Quién es el más "poderoso"? La fantasía del intercambio de cuerpos femeninos, como sello de poder.

Siempre he sospechado que ese clásico del que leemos hasta la náusea: “El tamaño sí importa”, no es un asunto que a la mayoría de las mujeres heterosexuales nos deje sin sueño. El que las diferencias anatómicas existan en la realidad, no tendría porque dejar sin sueño a nadie. A menos que “el tamaño” se convierta en una metáfora para aquellos que están dispuestos a sacarse el mole en aras de virilidades de mingitorios. Las mujeres, como todas/os sabemos, no visitamos los mingitorios. No son problema nuestro las rivalidades que allí se generan. La kermesse de los diputados era pues una fiestecita de “cómplices” en masculino, que beben, comparten, ríen. Mientras en el fondo de sus corazoncitos compiten y se muestran los dientes.  Una puesta en escena para mostrar sus “tamaños”, en una “tribuna” alternativa. ¡La Patria está en las mejores manos!

 

Entre gitanos se leyeron las manos

Pero resulta, que uno de ellos (o más de uno) traicionó el pacto de silencio. Uno fue más “listo”, más “desgraciado”, más “hojaldre”. Uno de ellos “se los chingó”, y me permito utilizar esta expresión particularmente misógina y bastante homofóbica, para inscribirla acá en la lógica de los machos (que es muy específica y de ninguna manera es la lógica “de los hombres”) de esta fiestecita bien concreta. La utilizo con ese significado de “femineizar al otro”, que concibe la femineidad como “lo chingable”.  Justicia ilegal, es cierto, pero justicia poética. Entre gitanos se leyeron las manos.

¿Quién los mandó a grabar? ¿Para qué? ¿Quién les tendió esa trampa? ¿Qué persigue en ese juego de bajos intereses? Es de risa loca escuchar sus “explicaciones”. Mirar como el pacto de silencio de aquellos que se sentían encarnando la fantasía del macho Alpha se desbarranca, y allí andan de chivatos: el que sólo le retiraba la “pelusa” a la amiga de don fulanito, el que se salió corriendo porque estaba “incómodo”, el que sólo bailaba, y todos sabemos que hasta en los bautizos, primeras comuniones y extremaunciones se baila.

¿Quién fue el “traidor” a la cofradía? Es muy probable que la grabación la haya hecho una mujer: en un momento la cámara toma a los bailarines desde el mismo lugar desde el que salen las voces femeninas que animan a la compañera de baile del diputado. Una mujer siempre tiene pretexto para andar paseando objetos extraídos de su bolsa. Que si el espejito, que si el lápiz labial, que si el montón de colguijes.  De todas maneras, si  fue una mujer, no es sino la operadora de la maniobra.  ¿Quién se colocó como “el más chingón” en el juego de alcantarillas de entre “los más chingones”? La investigación está en manos de los “expertos”. Y no es un asunto menor. ¿Cuáles son las vendimias en juego?

LOS MEMES.

Por supuesto que es genial que las redes sociales existan, y que a través de ellas circulen las denuncias. ¡Que la indignación se nombre! La kermesse de los diputados panistas desató cantidad de memes que se han convertido en virales. Pero muchos  de ellos son muy misóginos, muy ofensivos para casi todas. Creo que a las mujeres contratadas podríamos dejarlas en paz. Ellas sí estaban en horario laborable, y cumplieron con su trabajo. En todo caso, lo que importa  ante lo que parecería trabajo sexual es: ¿en qué condiciones se realiza? Y digo “parecería trabajo sexual”, porque en el caso de la trata, ya no es trabajo sexual, sino  secuestro y prostitución forzada.

“Las putas”, “Las teiboleras”, dicho en un tono de un desprecio inimaginable. El trabajo sexual se realiza en una situación de enorme vulnerabilidad: el padrote, la madrota, la policía corrupta, la dificultad para el acceso a la salud.  El desprecio (tan frecuente) del mismísimo cliente hacia la mujer que contrata.  ¿El desprecio es una condición para el placer? Pues qué retorcida manera de encanallar el deseo.

Ese estigma social que las persigue, tan cruel y tan hipócrita y que legitima toda forma de maltrato. Ese machismo dispuesto a rentar el cuerpo de un ser humano al que no respeta.

El escándalo del festejo de los diputados, por momentos se desliza hacia el desprecio a las mujeres contratadas. ¿Por qué? Ellas no son ni las deshonestas, ni las corruptas, ni las mentirosas, ni las recontra hipócritas.  No son ellas quienes tienen que ser exhibidas, porque ellas no están en cuestión. ¿O sí? Y si fuera el caso, ¿por qué están en cuestión?

Quizá era necesario velar sus rostros en el video, no especificar los lugares donde trabajan, cuidarlas, pues. Por sus familias y por ellas.

Los diputados fueron exhibidos mientras se exhibían. El problema de la delgada línea roja entre lo “privado” que se hace público, (al menos para mí) tiene que ver  en este caso-también- con sus familias. No puedo dejar de imaginar el dolor de una mujer que respeta a su marido, confrontada a la vulgaridad de esas escenas de señores pasándose condones. “¿Cuánto dura el amor…? Hasta que una de “las partes” lo envilece, probablemente. Qué horrible para los hijos, la caída del padre ante una escena semejante. Ese es el ruido que me hace el video…ese. El sufrimiento que provoca en terceros.

Y sin embargo…el video existe. Circula. Es todo un “material” de análisis de las relaciones de poder, de la rivalidad machista, de la corrupción, de la fantasía de impunidad, de los dineros aventados por las ventanas en un país con millones de personas en pobreza extrema.  De la manera en la que “pactan” y  en la que se venden entre ellos.

¿Cuánto dura el poder en manos de políticos abusivos?

¿Cuánto dura?

 

@Marteresapriego