Opinión

¿Cuándo irá a Aguililla C. Presidente?

¿Cuándo irá el C. ¿presidente a Aguililla? ¿O le pedirán de nuevo al nuncio que acuda al lugar y se esté una larga temporada para que haya paz?. | Fred Álvarez

  • 07/07/2021
  • Escuchar

El viernes 4 de junio, dos días antes de la jornada electoral, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió que iría a Aguililla, Michoacán una vez pasado el proceso electoral, lugar donde por cierto ganó César Arturo Valencia Caballero del Partido Verde: "Conozco Aguililla, (…) en frente de la plaza hay un hotel donde me he quedado a dormir, conozco El Aguaje. Conozco todo Michoacán y tengo la dicha enorme de conocer todo el país”, presumió en la mañanera.

Pepe Sobrevilla, reportero versado de Noreste diario, preguntó al presidente a propósito de la visita que había hecho el nuncio apostólico, Franco Coppola a la región, para oficiar una misa por la paz. “En ese lugar –le recordó el reportero-–, existe un conflicto armado que ha escalado niveles nunca vistos en México y el municipio está incomunicado, debido a que grupos armados han destrozado las carreteras y se ataca a la población con explosivos lazados desde drones”. Y, preguntó: “¿cuál su opinión respecto al activismo de la Iglesia en la región?”

La respuesta de López Obrador fue que su gobierno respeta las distintas creencias religiosas, y confesó que él es un cristiano sui generis . “Lo que yo practico –dijo– tiene que ver con Jesús Cristo, porque yo soy seguidor de. su obra y pensamiento”.

Al presidente le urgía entonces dar por concluida la charla debido a que lo dejaba el avión que lo llevaría a una gira por el sureste, pero Pepe aprovechó para preguntarle:

– “¿Tiene pensado alguna visita a Aguililla?”

"Sí, nada más que pasen los procesos electorales'', respondió AMLO.

La nota para muchos fue su creencia religiosa; por cierto, no dijo el presidente que el nuncio apostólico acudió a ese lugar a petición expresa de su Gobierno.

Ha pasado más de un mes y el presidente no ha cumplido su promesa de asistir a Aguililla.

No es difícil para el presidente con toda su seguridad que lo acompaña acudir y dialogar con la población de ese lugar, considerado la puerta de entrada a la Sierra Madre del Sur y una de las zonas de Tierra Caliente donde se cultivan grandes cantidades de amapola. 

Recientemente, el 23 de junio, por la carretera Apatzingán- Buenavista el Ejército decomisó un camión balizado con los logotipos de Morena con 280 kilos de cristal. El pecado del vocero del Ejército fue que, al difundir la imagen del aseguramiento, se les ocurrió “borrar” el logo de Morena, el partido de la 4T.  Muy lamentable, pero quizá había necesidad de quedar bien a alguien. Nadie se disculpó y todo quedó ahí. Pecado menor, para la anécdota.

Y como lo comentó Sobrevilla, a ese lugar acudió el pasado 23 de abril el nuncio Franco Coppola, y su presencia logró que hubiera una tregua de los grupos armados, fundamentalmente entre el CJNG y "Cárteles Unidos" el cual está compuesto por Los Viagras, Templarios y grupos de autodefensas.

Días antes. siete cadáveres decapitados y baleados fueron localizados en la zona.

“En Italia sabemos que la mafia florece donde el Estado no está”, dijo el prelado, precisando que “ahí aparecen intereses particulares que tratan de imponerse”.

Coppola llegó a Aguililla antes de las 12 horas, mucha gente le esperaba a la entrada del pueblo, y desde allí, todos caminaron hasta el centro, hacia el colegio donde se celebraría la Santa misa. “Estas calles tomadas por el crimen, las ha caminado el pueblo con Cristo resucitado”, dijo.

El nuncio estuvo acompañado por el obispo de Apatzingán, Cristóbal Ascencio, y poco antes del servicio religioso se reunió con víctimas de la violencia. Más tarde, en rueda de prensa, señaló que eran víctimas de ahora y de hace tiempo, señalando la condición perenne de la violencia en el lugar.

El representante papal no dio detalles, sólo ha recordado que su presencia en Aguililla no debía entenderse como un desafío, al estado o a la delincuencia. “Yo vi lo que pasaba en Aguililla antes de Semana Santa. Vi las fotos de los decapitados”, dijo, y eso lo movió a ir al lugar.

Imaginemos el impacto del nuncio, un hombre acostumbrado a ver cosas muy duras, Coppola ha trabajado en situaciones de guerra, como la reconstrucción de la República Centroafricana.

De eso y más. informó Coppola al papa Francisco.

El quid fue que cuando el nuncio salió del lugar las cosas empeoraron, y es que el Ejército tiene la orden presidencial de no meterse. 

Toma del cuartel

Ante esta situación gravísima y la poca respuesta de las autoridades, un grupo de pobladores se lanzó el jueves 1 de julio en contra del cuartel militar con palos y piedras, para exigir la reinstalación de energía eléctrica, quitar los bloqueos y contrarrestar la ola criminal en la zona. En la protesta incluso hubo disparos al aire, alguien comentó que hubo heridos. 

Y de nuevo, la participación de la Iglesia local en el conflicto. 

Dos días después, el cura Gilberto Vergara, de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe encabezó una procesión con la imagen de la Virgen de Guadalupe y la llevó afuera del cuartel militar. Ahí, ante una gran multitud, se dio una misa en la que el sacerdote alentó a los fieles a “no dejar que el mal arrebate la paz de nuestros corazones”. La Imagen de la Virgen se quedó en el Cuartel Militar.

El cura comentó en una entrevista que, con la procesión y la celebración de la Misa, los pobladores de Aguililla “nos comprometimos como pueblo de fe a que la violencia no puede ser el camino para resolver las dificultades y menos para pedir ayuda”.

Mesa de diálogo

Gracias a estas acciones se instaló una mesa de diálogo, la cual ha tenido escasos resultados, incluso el presidente lo comentó como si fuera la gran noticia en la mañanera de ayer...

En efecto, la madrugada del martes concluyó la mesa de diálogo entre representantes del Gobierno Federal, Estatal, Ejército, Derechos Humanos y pobladores. 

Durante la reunión, los ciudadanos, insistieron, en que se haga efectiva la seguridad en esta región. Así mismo, se elaboró un pliego petitorio, que fue recibido ya por el presidente López Obrador.

Los ciudadanos insisten en que se tenga libertad de tránsito, la rehabilitación de la carretera Aguililla, Apatzingán y Aguililla Coalcomán, entre otras cosas más...

El presidente. dijo que les autorizaba desde ya una sucursal del Banco de Bienestar... Obviamente esa NO es una prioridad de los habitantes del lugar, lo que quieren es vivir en paz, y la forma más segura de lograrlo es aplicando la ley, reinstalando la energía eléctrica y, sobre todo, abriendo los espacios carreteros, para el libre tránsito.

Abrazos no balazos

Ante ello, una reportera le pregunta al presidente en la mañanera del pasado martes cómo va a resolver la situación en Aguililla

Él respondió que haciendo un llamado para que no se tome el camino de la violencia, de la confrontación, que se deje el odio, el rencor. Que llevemos a la práctica el principio del amor al prójimo. Lo dijo como si fuera un Pastor.

De hecho, ha dicho en otras ocasiones que su "exitosa" estrategia de "abrazos, no balazos”, se rige por la Biblia, pero no por el antiguo sino por el Nuevo Testamento.

“¿Cuándo va a Aguililla, presidente?”. Le preguntó la reportera, recordando que ya pasó más de un mes de la jornada electoral.

"Voy a ver cuándo puedo ir", dijo. Y ahí hubiera quedado la respuesta, pero añadió: "Y también, no voy porque no quiero hacerle el caldo gordo a la prensa amarillista y a nuestros adversarios. ¿Se imaginan? Si voy a estar en eso, híjole, el Reforma y El Universal, y las televisoras y todos hablando nada más de eso”.

¡Patético! Eso fue nota en columnas.

Mientras tanto Cuartoscuro da a conocer 10 imágenes de integrantes del CJNG que se pasean por Aguililla, lugar de origen de Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”. Fueron difundidos en varios medios, entre ellos en el madrileño El País.

En las fotografías, las cuales son acreditadas como “Fotógrafo especial”, se observan a varios hombres fuertemente armados y con armas de diferentes calibres. También se pueden ver autos blindados, camiones similares a los que utiliza el Ejército y hasta drones.

Quizá son los mismos que vimos hace un año en un vídeo que se viralizó en redes.

La tarde del viernes 17 de julio vimos en las redes un video de 140 segundos que mostraban poco menos de 80 hombres con potentes armas de fuego, trajes de combate, chalecos antibalas, cascos, lentes protectores y capuchas; traían incluso un emblema de los colores patrios, como si fuera miembros de nuestras Fuerzas Armadas. Son, poco menos de 30 camionetas blindadas, y gritan que están al servicio del CJNG.

Pudimos alrededor de 80 armas de alto calibre, entre ellas una ametralladora antiaérea calibre 50, nueve ametralladoras de otra naturaleza, 10 fusiles Barret calibre 50, 54 fusiles de asalto, seis aditamentos lanzagranadas, y se pudo contar a 75 personas encapuchadas. El cártel mostró 19 vehículos, 12 con blindaje artesanal y siete con ajustes para montar armamentos.

El video fue difundido con mucha oportunidad en redes sociales y en poco tiempo se viralizó y no sólo se convirtió en tema del momento, sino que acaparó muchas reacciones.

¿Una amenaza al gobierno de la 4T? 

¡Eso y más!

Además, el gobierno de la República tardó en reaccionar.

El vídeo fue grabado entre los límites de Jalisco y Michoacán por la célula que dirige ‘el Doble R’, y que “ambos videos pretenden mostrar al grupo élite como la fuerza de mayor capacidad dentro del cártel con movilidad, protección blindada, poder y volumen de fuego y adiestramiento militar”.

Y ahora, las fotos de Cuartoscuro...

La nota es que ahora dan la cara. Son nuevos tiempos...

¿Cuándo irá el C. ¿presidente a Aguililla? ¿O le pedirán de nuevo al nuncio que acuda al lugar y se esté una larga temporada para que haya paz?

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.