Opinión

Crónicas del absurdo

A Lourdes Epstein, por su fortaleza. A Arturo en su fiesta y los cuatro años de La Tertulia.

  • 30/08/2014
  • Escuchar

Esta semana hemos estado bombardeados por una inmensa cantidad de anuncios publicitarios (¿o propagandísticos?) donde el propio presidente, no el gobierno federal o la Cámara de Diputados o de Senadores, él directamente (la democracia concentrada en la figura de un solo individuo como encarnación del Estado, del Gobierno y de lo que se pueda) nos ha insistido en confirmarnos lo que, estoy seguro, todos sabíamos: ¡México se mueve! ¿Hacia dónde? Tampoco hay que ser tan quisquillosos: simplemente se mueve.

 

Son muchas las actividades de la administración priísta en estos 20 meses: Más de diez reformas y sus leyes secundarias y lo único que me queda es reflexionar y preguntar: ¿No que no se lee en México? ¿Se imaginan la cantidad de páginas que tuvieron que leer nuestros congresistas?

 

La lectura de comprensión…

Y no es que sean 20 meses de lectura pues primero el jurídico del Ejecutivo tuvo que estudiar, escribir, revisar, analizar la información y presentar las propuestas; después siguieron los diputados o senadores con la lectura, la reflexión, la votación, la publicación. (Los correctores del Diario Oficial de la Federación seguro bailaban de alegría al ser partícipes de tal suceso, la publicación que movería al país. ¡Qué tentación tener la ley ahí, lista para su publicación y no cambiarle ni una coma!).

 

Me imagino que los legisladores, casi héroes anónimos, hicieron inmensos esfuerzos pues no es cosa de haber tomado un curso de lectura rápida o redacción eficaz: son páginas y páginas llenas de datos técnicos, que además de la lectura debe llevarlos a la comprensión y reflexión. [Por ejemplo qué es el fracking (fracturación hidráulica) y cómo va a afectar a las zonas del país para que podamos sacar, con la ayuda y para beneficio de los nuevos jugadores, el gas de zonas difíciles.

Seguro se detuvieron profundamente en considerar cuántos litros de agua se requieren para ese proceso y tuvieron claro de dónde la van a obtener y las consecuencias del hecho.

Las capacidades…

En pocos meses leyeron lo que estoy seguro ninguno de los ciudadanos del país hemos logrado. Seguro este año la cifra casi mágica, sacada de quién sabe dónde: 2.92 libros leídos en un año por habitante, pasará a ser de tres o cuatro. Propongo que después de ese gran esfuerzo los diputados y senadores estén a la vanguardia en la campaña de alfabetización que promueve el INEA: Si fueron capaces de leer, entender, discutir (¿?) tantas cuartillas en tan poco tiempo y sobre todo no dejando de lado sus múltiples actividades, políticas o sociales (encerronas y demás), cómo no podrán enseñar a los miles de mexicanos en rezago educativo, para estar todos en la misma sintonía: actores pasivos del desmantelamiento del Estado.

 

Las matemáticas…

Si no nos bastara con eso, los sindicatos podrán participar en esa campaña, sobre todo en lo que se refiere al desarrollo de las habilidades matemáticas, (empezando con la alcancía, cual cajita feliz, que el sindicato de maestros propone a los padres para ahorros de apoyo a la escuela) sobre la base de que la matemática es un lenguaje abstracto y que si hoy tengo uno, trabajando, mañana no tengo por qué tener dos, si ya no lo hago y, por tanto, el pasivo laboral de Pemex no es más que un concepto teórico y tampoco hay por qué pensar en los fondos de seguros y pensiones en el sindicato de ferrocarrileros; a los cursos hay que agregar la desaparición de los dineros, como materia teológica: un profundo acto de fe.

Y para variar, la Suprema Corte de Justicia de la Nación decide darnos algunas sorpresas: IVA de 16% en la frontera, aunque todo mundo la cruce para hacer sus compras. Límite máximo de 10% en la deducibilidad de gastos médicos en la declaración anual. Si una persona que gana 20 mil pesos mensuales es intervenido y acaba pagando cien mil pesos, sólo podrá deducir ¡24,800 pesos! Seguro que tendrá que ir al Monte de Piedad o alguna de las muchas casas de empeño que han proliferado en el país, prueba clara de la pobreza. ¿Sensibilidad política? ¿Justicia o legalidad?

De pilón…

Lo único que nos queda es elogiar el esfuerzo de la sociedad por no dejarse aplastar por la realidad. Este fin de semana, la colonia San Pedro de los Pinos, en esta ciudad, estará de fiesta pues afortunadamente hay locos creativos que apuestan por la cultura y las posibilidades de la lectura y se abrirá ¡UNA LIBRERÍA! (calle 2, núm. 36, esq. primero de mayo). Felicidades a Alejandro Zenker, a Noemí y a todo el equipo de la Librería del Ermitaño por ese esfuerzo y les deseo grandes éxitos  y, por supuesto, el deseo de que cada quien encuentre más de tres libros que puedan cambiar su vida  y la de muchos, o cuando menos hacerla más llevadera. Es la apuesta.

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier régimen, no importa el partido, por supuesto.)

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.