Opinión

Crisis en la Comisión Permanente

El presidente se lanzó contra todo el Congreso por no incluir en el último pleno extraordinario de la legislatura la revocación del mandato presidencial. | Fred Álvarez

  • 19/08/2021
  • Escuchar

El C. presidente Andrés Manuel López Obrador, urgió el martes 10 de agosto a los legisladores de todos los partidos a aprobar la ley reglamentaria para convocar el próximo año un referéndum de revocación del mandato presidencial, para que los electores elijan si el presidente debe continuar o dejar el cargo.


Hizo un llamado en tono molesto "a todos los legisladores" para que lo resuelvan y convoquen de inmediato, subrayó durante su conferencia mañanera. Incluso, se lanzó duro contra todo el Congreso por no incluir en el último pleno extraordinario de la legislatura, que se celebró hace unos días para resolver el desafuero de dos diputados, el asunto del referéndum que él mismo promueve.

"Ayer me entero de que se reúnen los senadores de todos los partidos y convocan a un extraordinario para tratar el desafuero de unos funcionarios y no incluyen en el orden del día lo de la aprobación para llevar a cabo la revocación", expresó visiblemente molesto.

¿Cómo fue?

Hans Salazar, pregunta sin acaso "¿Usted ya no intentaría una reforma (al Poder Judicial) desde el Ejecutivo?"

¡Y dijo tres veces no! "No, no, no, porque yo tengo que optar entre inconvenientes. Dicen que el que mucho abarca, poco aprieta, entonces yo voy a lo que más importa al pueblo. Esto es importante, pero no me voy a desgastar en algo que es muy difícil".

Pero, eso sí subrayó que presentará una iniciativa de reforma constitucional en materia electoral: "Yo voy a presentar lo que considero se debe de hacer para hacer realidad la democracia en el país y acabar con la simulación de una vez y para siempre, y que podamos tener una auténtica, una verdadera democracia, que no siga pasando esto que se está dando en el Tribunal Electoral", añadió.

Y de repente cambió el tono y de idea, con un casi ¡ah! y por cierto, "ayer me entero de que se reúnen los senadores de todos los partidos y convocan a un extraordinario para tratar el desafuero de unos, sí, funcionarios o políticos, pero no incluyen en el orden del día lo de la aprobación de la ley para llevar a cabo la revocación del mandato."

"Imagínense. ¿Cuánto tiempo ha pasado? Ahora resulta que los legisladores no quieren la revocación del mandato, pero todos en general, o no se han enterado de que hace falta la aprobación de esa ley reglamentaria, porque si no existe la ley reglamentaria, aunque esté en la Constitución, no se va a poder llevar a cabo a la revocación del mandato, y esto es con malas intenciones, o sea, es deliberado, dijo acusando a los legisladores sin mencionar el nombre y el partido.

Pero claro... "¡A todos!"

"Entonces –agregó– qué bien que me preguntas sobre eso porque aprovecho para hacer un llamado respetuoso a los legisladores de que ya resuelvan.

- ¿A todos?. le pregunta el reportero.

- "¡A todos! Y que se convoque, porque ya ha pasado bastante tiempo, a que se aprueben o no las dos leyes que están ahí desde hace tiempo: una, que es la ley reglamentaria para la revocación del mandato".

"Ahora, me pregunto, ¿por qué no quiere que se le pregunte al pueblo?" agregó AMLO.

-¿No tiene que ver con la sucesión, presidente, con ya un tema de sucesión presidencial?, pregunta el reportero.

"¡No, no, no! Tiene que ver con el miedo al pueblo, el miedo a la democracia, no son demócratas, o tiene que ver con que algunos ni siquiera se han enterado de que hace falta la aprobación de esa ley para que el primer domingo de abril [Sic es marzo] del año próximo la gente pueda decidir si me quedo o me voy, si me mantienen la confianza o me quitan la confianza", dijo molesto.

Precisó que la revocación del mandato está en la Constitución y falta la ley reglamentaria.

En efecto, la revocación de mandato existe desde el 20 de diciembre de 2019, fecha en la que se publicó la reforma a varios artículos de la Constitución, la cual establece que el presidente de la República, los gobernadores de las entidades federativas y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México podrán ser sujetos a dicho proceso.

Hay una serie de requerimientos que se deben cumplir, por ejemplo es necesario que quienes la soliciten sean un número equivalente a por lo menos 3 por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores, es decir, alrededor de 2 millones 805 mil 854 electores; y se podrá pedir durante los tres meses siguientes al término del tercer año del Gobierno del presidente que, en este caso, sería de diciembre de 2021 a febrero de 2022.

Además, para que el proceso sea válido, este debe contar con la participación de 40 por ciento de las personas inscritas en la lista nominal, equivaldría a aproximadamente 37 millones de electores 411 mil electores.

De hecho, al presidente le molestó que no le hicieran caso, además de que se ha generado un ambiente de que la revocación de mandato es pura propaganda, y que no lo necesita el gobierno actual.

Quizá por eso, el presidente López Obrador desea que antes de que concluya la actual legislatura –1 de septiembre– "truene, llueva o relampaguee" quedé aprobada la ley reglamentaria.

Entonces, ¿de qué se trata?. preguntó. Y agregó el presidente: "Lo tengo que decir así porque creo que muchos legisladores no saben de esto, y ahora estoy seguro que le van a pedir a sus coordinadores parlamentarios que les expliquen o van a buscar dónde están las iniciativas y por qué no se aprueban".

Horas después del reclamó presidencial, el líder de Morena, Mario Delgado salió a atender la instrucción presidencial con el siguiente tuit:

Hubo muchas manifestaciones más. Y a partir de ahí, y para cumplir la instrucción del presidente sus legisladores afines –algunos considerados ya como súbditos de Palacio (con todo respeto)– han hecho todo para legislar y aprobar la Ley Reglamentario, no importa si no trae los consensos que la harían muchos mejor, o se violente el proceso legislativo.

Primer rechazo

Este 18 de agosto, en una primera votación la Comisión Permanente rechazó el periodo extraordinario para abordar Revocación de Mandato. Fueron 23 votos a favor y 12 en contra, por lo que no se alcanzaron las dos terceras partes requeridas que obliga la mayoría calificada.

Morena requería 24 votos, pero, aun con el respaldo de los partidos del Trabajo y Verde Ecologista, sólo logró 23, mientras que la oposición votó en bloque, obteniendo 12 votos.

Empero, se decretó un receso, en donde se intentó presionar para que se llevara a cabo una nueva votación. Cuarenta y cinco minutos después, Eduardo Ramírez, presidente de la Permanente, confirmó al reanudar la sesión que no habrá periodo extraordinario para aprobar la ley reglamentaria para la revocación de mandato. Sin embargo, la iniciativa de la Junta de Coordinación Política no fue desechada, sino que fue devuelta a comisiones para su análisis y dictamen.

Eduardo Ramírez Aguilar, sostuvo que "se tomó la determinación de ajustarnos a nuestro reglamento y a nuestra Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, en virtud de no reunir las dos terceras partes de la votación requerida para considerar el proyecto de urgente resolución".

"La comunicación de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, y la iniciativa suscrita por la diputada Laura Himelda Pérez Segura, se turna nuevamente a comisiones para su análisis y dictamen", explicó Ramírez.

Sin embargo, la noche del miércoles la Primera Comisión de la Comisión Permanente Gobernación, Puntos Constitucionales y de Justicia aprobó el dictamen con 10 votos de Morena y aliados, con cuatro en contra de Acción Nacional, Revolucionario Institucional, Movimiento Ciudadano y cero abstenciones.

Con ello, en unas horas sesionará la  Comisión Permanente, dice el Citatorio firmado por el Presidente:

"Se cita a sesión de la Comisión Permanente el en su modalidad presencial, que tendrá lugar el jueves 19 de agosto de 2021, a las 12:00 horas en el Salón de Sesiones de la Cámara de Senadores"...

Morena y aliados apuestan a conseguir los votos necesarios para concretar la instrucción presidencial, pudiera ser.

Leticia Robles de la Rosa, reportera de Excélsior le ha dado especial seguimiento al tema en su red social. escribió:

E informó  en otro tuit.



¿Qué dirá Dante Delgado?

Muchas cosas. Fue él quien se dio cuenta de la trampa legislativa cuando aprobaron perversamente un transitorio, contaminando con ello la reforma al Poder Judicial, que tanto daño nos causó.

Seguramente dirá que de nuevo recurrirán a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para impugnar vicios de inconstitucionalidad de la ley sobre revocación de mandato, una vez se avale –todo apunta que si–, en segundo periodo extraordinario del Senado y tercero de la Cámara de Diputados.

¡Qué desmadre se traen! Con todo respeto, y sin respeto, también.

PD. El secretario de Marina, almirante Rafael Ojeda Durán, ofreció disculpas por sus declaraciones de hace semanas en la mañanera, al criticar la actuación de los jueces: "Parece que el enemigo lo tenemos en el Poder Judicial", dijo el pasado 21 de mayo, aunque reiteró que existen "ciertos problemas dentro de este ramo".

Durante un coloquio con el Poder Judicial el titular de la Marina expresó: "Aprovecho la oportunidad para comentar que mis declaraciones de hace unos días, en donde dije que parece ser que tenemos el enemigo en casa, quiero pedir una disculpa pública a quien se lo merezca, porque hay buenos jueces y ministerio públicos, pero también tenemos ciertos problemas dentro de este ramo", dijo. ¡Enhorabuena! Ojalá otros más siguieran su ejemplo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.