Opinión

¿Crisis de pago en la banca?

Para evitar un aumento en la cartera vencida, se requiere que los clientes se acerquen al banco a buscar una renegociación. | Romina Román

  • 25/08/2020
  • Escuchar

Los que sin duda iniciarán una guerra sin tregua contra los deudores son los despachos de cobranza, quienes ya empiezan a hacer de las suyas, ante el inminente aumento de la cartera vencida en segmentos como tarjeta de crédito y préstamos a pequeñas y medianas empresas. 

El problema de fondo es que los deudores que se apegaron al esquema de diferimiento de pagos, tendrán que cubrir sus pagos con una deuda mayor a la de hace cinco meses y ante un entorno adverso de menores ingresos y mayor desempleo.

Nos dicen que cerca de 9 millones de créditos se apegaron al esquema, cifra que corresponden a 7 millones de personas, sin embargo, para evitar un aumento en la cartera vencida, se requiere que los clientes se acerquen al banco a buscar una renegociación. Se prevé que la pérdida para la banca será de miles de millones de pesos.

Nos dicen que de no atender de inmediato esta situación, se podría presentar una crisis de pago de dimensiones importantes.

Por lo pronto, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) redobló la vigilancia para evitar malas prácticas que dañen a los usuarios del sistema financiero

Miles de trabajadores ¿sin pensión?

La grave situación económica que enfrenta el país ha llevado a 2.5 millones de trabajadores a solicitar el apoyo por desempleo a través de su Afore.

En el último año, este retiro alcanzó máximos históricos: durante todo el 2019, la cifra llegó a 1.4 millones de personas que en dinero significó 12 mil 152.7 millones de pesos, mientras que sólo en los primeros siete meses de 2020, el monto sumó 10 mil 563 millones de pesos.

Una de las principales preocupaciones de las Afores que es si bien esta alternativa representa un ingreso ante la pérdida de empleo, también tendrá efectos negativos, ya que se perderán semanas de cotización, lo que podría generar que miles de trabajadores no alcancen un pensión vitalicia -la ley exige tener 65 años y al menos 1,250 semanas cotizadas-.

Ya que hablamos de Afores, nos cuentan que hay un cabildeo intenso para aprobar los cambios al sistema de pensiones que presentó hace unos días el gobierno federal, con la anuencia del sector empresarial.

La propuesta que es prácticamente la misma que presentó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) hace unos meses, considera la posibilidad de que las Administradoras de Fondos disminuyan los cargos que cobran a los trabajadores.

Nos cuentan que cada cuenta, en promedio, significó una ganancia para las Administradoras de 323 pesos al año, por lo que algunos legisladores insistirán en que los cobros deberán bajar de manera considerable.

Los olvidados

Los que se encuentran en un callejón sin salida son cerca de 100 ahorradores de Banco Famsa, a quienes según nos comentan, la institución les entregó un cheque de caja el pasado 30 de junio, dejando sus cuentas en “ceros”, sin embargo, eso ocurrió cuando la entidad ya tenía conocimiento de la revocación de su licencia para operar, y cuál fue la sorpresa de los ahorradores que cuando cobraron el cheque, éste no tenía fondos.

Por el momento, ese centenar de cuentahabientes se quedaron en una total indefensión, ya que no pueden cobrar su seguro de depósito y además se quedaron sin su dinero, por lo que iniciaron acciones legales para recuperar sus recursos y están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias.

Así las cosas…



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.