Opinión

COVID-19

Las estimaciones mundiales establecen que el 70 por ciento de la población mundial nos contagiaremos de coronavirus. | Carla Humphrey

  • 27/03/2020
  • Escuchar

La pandemia del COVID-19 que afecta al mundo ha comenzado a tener efecto en la salud de las y los mexicanos. Hasta el 25 de marzo, en México había 475 casos confirmados de coronavirus y, desafortunadamente, 6 personas muertas por este virus. La información compartida por las autoridades refiere que el 90 por ciento de los casos no han sido graves y, por tanto, no necesitan atención hospitalaria.

Mucho se ha debatido de la forma en que debe tratarse esta pandemia para evitar contagios y decesos. Cada país, de acuerdo con sus capacidades, ha establecido los mecanismos de prevención y de atención a los casos de coronavirus. En Asia, Japón y Corea del Sur han apostado por el big data, por la información y el control continuo de sus habitantes sin restringir o establecer aislamientos en casas. Analizan información de manera constante de manera que les permite ser más eficientes en la atención de los casos detectados y han frenado la curva de contagios. China, especialmente Wuhan, está por levantar el aislamiento obligatorio el 9 de abril, ya que no se han detectado casos nuevos de contagios, después de 76 días de confinamiento.

Europa, principalmente España e Italia, han optado por la cuarentena obligatoria, con restricciones a la movilidad y con multas para personas que la infrinjan. Controles policiacos para confirmar que en un coche no vayan más de dos personas y con permisos especiales por escrito para aquellos que argumenten que deben acudir a trabajar. Alemania ha sido en Europa el país en el que la tasa de contagios y de descensos no ha aumentado se ha mantenido en números bajos.

De conformidad con los datos de las autoridades de salud, en México los datos hasta el miércoles 25 de marzo eran alentadores. Contando desde el primer las medidas de prevención, en España al día 15 los contagios ascendían a 1695, es decir 1220 casos más que en México, y las personas que habían perdido la vida a 36. México inició la segunda fase de las medidas de prevención con la Jornada Nacional de Sana Distancia, el pasado 23 de marzo y durará hasta el 19 de abril. Si bien, con los datos proporcionados por nuestras autoridades hasta el miércoles pasado, el número de contagios es menor a lo esperado, no debemos confiarnos y debemos poner nuestra parte con la implementación de medidas oportunas para evitar que esa cifra aumente, porque es un hecho que aumentará, de manera significativa.

Las estimaciones mundiales establecen que el 70 por ciento de la población mundial nos contagiaremos de coronavirus pero, afortunadamente, la tasa de mortalidad es muy baja. Lo realmente importante en esta crisis sanitaria, es que la mayoría de las personas no nos contagiemos al mismo tiempo para que no colapsemos el sistema de salud, tanto público como privado, con la finalidad de garantizar que las personas más vulnerables y que realmente necesitan atención en hospitales, cuenten con ella.

No, ningún país del mundo tiene pruebas de coronavirus para todos sus ciudadanos, muchos están en casa con síntomas leves o son asintomáticos y para la mayoría, el tratamiento pasa por quedarse dos semanas en casa. Seamos conscientes que tanto las pruebas como los recursos y personal de salud no son ilimitados. Tomemos las medidas necesarias para evitar contagiarnos y contagiar a los demás y acudamos a los servicios médicos cuando realmente sea necesario. Si actuamos de un modo irracional y paranóico seguramente le estaremos quitando a una persona que realmente lo necesita, la atención oportuna que le permita salvar su vida.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.