Opinión

Covid-19: riesgo de pandemias informativas

Qué pasa cuando desde los medios de comunicación se llama a desconfiar del único actor en el cual está creyendo la sociedad mexicana. | Luis Ángel Hurtado Razo*

  • 21/04/2020
  • Escuchar

En el informe realizado en el 2019 por el Instituto Reuters titulado “Reporte de Noticias Digitales 2019”, destacó que México se encuentra en segundo lugar con la presencia y generación de Fake News en Internet, sólo por debajo de Turquía y por arriba de Brasil y Estados Unidos, quienes ocupan el tercer y cuarto sitio respectivamente.

En los últimos años el fenómeno de la desinformación ha tenido un gradual crecimiento no sólo en México sino en todo el mundo, derivado precisamente de la perdida de credibilidad de los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio, tv), los cuales tienen la función de proponer e imponer temas de agenda. Este modelo de comunicación a la larga comenzó a generar criticas por el gran control y poder confería a los medios de comunicación

Sin embargo con la llegada de Internet y las Redes Sociodigitales, la verticalidad informativa que existía comenzó a fracturarse y el dominio informativo dejó de ser exclusivo de los medios de comunicación tradicionales, la sociedad civil comenzó a imponer temas de agenda desde los distintos espacios digitales, esto derivó a una mayor exigencia a los distintos gobiernos y por supuesto a los medios de comunicación

Internet se vería en sus inicios como el medio de comunicación que contribuía a la formación de una mejor ciudadanía, mejores vías para la solicitud de transparencia, ejercicio del poder que derivarían en un mejor sistema democrático. Sin embargo con el paso del tiempo se vislumbró un escenario donde las personas sólo se informaban vía Internet. México no fue la excepción según datos de 1er Estudio nacional “Cómo se informan los mexicanos” elaborado en el 2019 por Comunicación Política Aplicada, la principal fuente informativa entre los mexicanos serían las Redes Sociodigitales con el 50% de los entrevistados. 

El dato anterior revela por una parte la crisis de credibilidad que comenzó a gestarse en los medios de comunicación tradicionales, y por otra parte que la sociedad mexicana actualmente se esta informando sólo por Internet, principalmente las Redes Sociales, las cuales tienen como característica que sigues todos aquellos contenidos con los que simpatizas y con ayuda de un algoritmo estos contenidos se vuelven recurrentes en tu línea temporal, al grado que los contenidos o personas con las que no compartes opinión desaparecen. Este fenómeno mejor conocido como “cámara de eco” ha provocado escenarios de mayor polarización en las diversas sociedades y la generación de un escenario de posverdad, en el cual, las personas creen lo que corrobora su realidad-digital. 

Bajo esta lógica las Fake News son ampliamente beneficiadas, porque parten de los temas que en su momento son tendencias, y están diseñados para apelar más a la emotividad que a la racionalidad, por eso los encabezados, imágenes o videos que hagan referencia a temores, teorías conspiracioncitas, odios o ciertas fobias son ampliamente consumidos y por supuesto ampliamente compartidos. 

En México este fenómeno ha sido medular durante la coyuntura del covid-19, según datos del 1er Estudio Nacional “Cómo se informan y reaccionan sobre el Coronavirus los mexicanos”, elaborado por Comunicación Política del 18 al 25 de marzo de 2020, el 83% de los entrevistados dijo que había recibido información falsa sobre el covid-19, y en un empate técnico ésta había sido difundida principalmente por Facebook y WhatsApp con el 40% cada una. Otro dato sumamente revelador es el que ofrece la pregunta “¿A qué actores le crees sobre el tema del coronavirus?”, el 38.9% dijo que al subsecretario de salud, Hugo López Gatell, y tan sólo depositaban el 2.6% de su confianza en los medios de comunicación y el 1.5% a los periodistas. Esto corrobora la actual crisis de credibilidad en la que se encuentran la industria de la información. 

Pero a medida que avanza en México la propagación del virus covid-19, también avanza la propagación del virus de la desinformación, el cual solamente puede ser combatido desde fuentes confiables, en este caso las autoridades oficiales de salud, pero también desde los medios de comunicación donde sea de paso se concentran las personas que fueron formadas para construir información confiable, y que así como los médicos y enfermeras están combatiendo al covid-19, los periodistas y comunicadores son los que deben combatir a las Fake News

Sin embargo qué pasa cuando desde estos medios de comunicación se llama a desconfiar del único actor en el cual esta creyendo la sociedad mexicana (López Gatell), simplemente que las personas sigan confiando mucho más en la información que circula en Internet y las Redes Sociodigitales, y con ello se pierda una gran oportunidad para generar una ciudadanía que construya un criterio no solamente basado en información que emane del ámbito digital, sino que también desde otros flancos como la prensa, la radio y la televisión. 

Nos encontramos en un escenario altamente riesgoso, donde las Fake News se están volviendo cada vez más en la información en la que más creen los mexicanos, y donde los actores legítimos para otorgar confianza a la sociedad cada vez pierden mayor credibilidad y presencia

*Luis Ángel Hurtado Razo

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, realizó estudios de Maestría en Estudios Políticos y Sociales por la FCPyS-UNAM. Actualmente cursa el Doctorado en Comunicaciónen la Universidad Iberoamericana–CDMX. Y la Especialidad en Comunicación y Diseño de Campañas en el posgrado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Es académico en la licenciatura de “Ciencias de la Comunicación” en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. En el ámbito profesional se desempeña como Director General de la Consultoría Comunicación Política Aplicada, donde coordina el área de investigación y actualmente desarrolla la investigación “Cómo usan Internet los mexicanos”, hasta el momento ha tenidomás de 400 impactos en medios nacionales y 50 impactos en medios internacionales. Ha participado como analista político en la Revista Alcaldes de México, Horizontal, ADN 40 (Tv Azteca), Antena Radio 3era emisión (IMER),Tiempo de Análisis (IMER), Radio UNAM, Radio Educación y Revista Zócalo. Sus temas de análisis e investigación se centran en: “El comportamiento de losmedios de comunicación, la propaganda política, comunicación política, RedesSociales e Internet”.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.