Opinión

¿Control militar del país?

¿El problema se reduce a una disputa por drogas o el crimen organizado es más que eso?

  • 09/05/2015
  • Escuchar

Todos fuimos testigos, unos por vivir ahí, todos los demás por las noticias, de los acontecimientos del primero de mayo en Jalisco, Michoacán, Colima, Nayarit y Guanajuato. Con mayor intensidad en las ciudades de Guadalajara, Puerto Vallarta y Ciudad Guzmán. Los combates fueron sorpresivos, planeados, con fuerzas irregulares, paramilitares pues, que podían atacar y desaparecer, frente a la fuerza militar y de la Policía Federal.

 

Que los enfrentamientos hayan subido su nivel hasta el grado de tener capacidad de fuego para derrumbar un helicóptero, y no cualquier aparato, habla mucho de lo que ha escalado el conflicto y de la inutilidad, pareciera, de la estrategia para acabar con el problema. No se trata de llevar detenidos a 93 de los 122 objetivos para cantar victoria.

 

¿Cuál es el problema?

Es claro que el problema no es un asunto de capacidad de fuego sino de fuentes de financiamiento, de redes de complicidades, de economías subterráneas. ¿Qué se hace en esos ámbitos? ¿Cuál es el mapa de las rutas del trasiego? ¿Se reduce a una disputa por drogas o el crimen organizado es más que eso: un estado subterráneo, con cobro de impuestos, políticas y sanciones? ¿Quiénes son los jugadores? ¿Sólo los mexicanos?

 

Sin ser el único enfrentamiento de los últimos años es una afrenta al ejército que tendrá que lavarse, por sus repercusiones mediáticas. Más allá de los muertos, siempre lamentables, el que aparezca un grupo que puede disputar militarmente el poder, es un hecho que cambia el panorama.

 

Los antecedentes

Ya en 2007, el expresidente espurio declaró la guerra al crimen organizado, aunque después dijo que no, que nunca había dicho tal cosa, cuando lo vimos incluso vestido de soldadito (y mi expresión es por su tamaño no por desprecio a los soldados), intentando dirigir las batallas por venir. Que los militares, y aquí hablo de los soldados y de los marinos, igual que de la fuerza aérea, estén en la persecución de delincuentes, en violación de la ley (y no se puede aducir que los solicitan los gobiernos estatales o municipales: para eso está la policía federal) es un error: Desprestigia y violenta la razón de ser de su misión.

 

¿Qué hacer? No creo que haya quien tenga una varita mágica pero los organismos de inteligencia deberían de encontrar alternativas. Insisto: Descubrir y atacar los financiamientos, las complicidades, los vacíos de poder. No podemos pensar en el país como si tuviera dos rutas: discursos de que vamos bien y que las trabas son por problemas ajenos a nosotros, con campañas políticas sin contenidos y por otro lado, con combates y enfrentamientos que hacen que el país no pueda superar los rezagos generados por las equivocadas e interesadas políticas de los gobiernos que han dirigido al país.

 

Las cifras

Las cifras que el propio secretario de la defensa dio a conocer el pasado cinco de mayo, hablan de la gran actividad que han desplegado. Entre otras vemos las acciones de la fuerza aérea en los últimos dos años y cinco meses: 16 mil acciones contra el narcotráfico; es decir, un promedio de 19 acciones diarias en esta administración priísta, además de 20 operaciones regionales del Ejército y la eliminación de 8,207 puntos con plantíos ilícitos y pistas de aterrizaje clandestinas.  ¿Y la ley?

 

La contradictoria realidad

¿Seguiremos por las dos vías o estamos preparándonos para un gobierno militar? (Absurda aspiración de muchos empresarios, políticos y gobiernos que ven a México como una gran fuente de explotación: jauja.) Espero que no. Mientras, en los claroscuros del país, las responsabilidades, las violaciones a los derechos humanos por parte de miembros de las fuerzas armadas, son temas a resolver: Tlatlaya entre otros; la desaparición forzada de los 43 estudiantes, y las responsabilidades no definidas.

 

¿Combatir a la delincuencia es razón que justifica la violación a los derechos de las personas? ¿El Estado, garante de la legalidad, puede permitir la violación de derechos, con el argumento de que eran “delincuentes”? ¿Entonces qué hace diferente al Estado frente a cualquier grupo? Que los conceptos de legalidad, respeto a los derechos, transparencia, Estado de Derecho tengan contenido y no sean frases huecas o discursos voluntaristas sería la demanda. ¿Es mucho pedir?

 

De pilón…

El 8 de mayo, hace 116 años nació mi abuelo materno; también, hace 23 años nació mi sobrina y hace 81 Don Agustín, mi suegro. En esa misma fecha se celebra el triunfo sobre la Alemania nazi y el fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1945. Mi abuelo tenía 46 años y sufrió una derrota que ni ese triunfo pudo remediar: España siguió y por muchos años, en manos de los fascistas, con el favor de los países "aliados", traidores a la República española.

 

Coda

Ver en las noticias que jóvenes del Politécnico ganan una competencia internacional de Robótica y que unos estudiantes de secundaria logran resolver una necesidad de su comunidad al crear una alarma que sonará cuando el río eleve su caudal más allá de cierto límite, muestra que los jóvenes tienen propuestas de futuro… y no están solos, hay maestros que los impulsan. ¿Podemos pensar en la esperanza?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.