Opinión

Contra la ignominia, controversia constitucional

Se había acordado proporcionar 600 millones de pesos extra para Tlalpan, Cuauhtémoc, Tláhuac, Azcapotzalco y Xochimilco, el acuerdo no se respetó.

  • 31/01/2017
  • Escuchar

En la sesión ordinaria del pasado 20 de diciembre en la Asamblea Legislativa, la mayoría de diputados aprobó, en el Presupuesto de Egresos 2017 autorizar, además de los recursos contemplados en éste, un monto adicional de gasto para las 16 delegaciones de la capital, toda vez que sobre éstas recae la responsabilidad de dar solución a las necesidades de la ciudadanía.

 

Se había acordado proporcionar 600 millones de pesos extra para las demarcaciones gobernadas por morena; es decir, a paraTlalpan, Cuauhtémoc, Tláhuac, Azcapotzalco y Xochimilco. Pero en rompimiento con lo pactado con las demás fuerzas parlamentarias, de manera arbitraria, las otras fuerzas encabezadas por el PRD redistribuyeron ese monto para afectar a cuatro de nuestras delegaciones: Tlalpan, Tláhuac, Azcapotzalco y Xochimilco.

 

Se trata de una decisión de camarilla barata la impulsada por el PRD, barata y aberrante, porque en la ampliación de 600 millones de pesos al presupuesto acordados con los otros grupos parlamentarios para morena, no se respetó la distribución propuesta por nuestro partido. Por el contrario, de manera discrecional afectaron a cuatro de nuestras delegaciones, sin tener en consideración que son los ciudadanos que habitan en esas demarcaciones a quienes en verdad se perjudica.

 

Ante tal atentado a los derechos de los ciudadanos, y de las demarcaciones por ellos gobernadas, los delegados de Xochimilco, Tláhuac, Azcapotzalco y Tlalpan presentaron, ante la Suprema Corte de Justicia, una controversia constitucional con la intención de que se les restituyan los recursos que les fueron arrebatados de forma abiertamente ilegal. A las cuatro jurisdicciones políticas de morena se sumó, por los mismos motivos, la delegación Miguel Hidalgo, la cual es dirigida por Acción Nacional.

 

En la Controversia aludida se indica a los ministros de la Corte que legisladores de la Asamblea favorecieron a las demarcaciones de otros partidos en agravio de las referidas cinco demarcaciones. Y de manera a todas luces gangsteril, me permito subrayar.

 

En efecto, en la aprobación del Presupuesto de Egresos 2017 no se respetaron los principios de equidad y justicia. Y, en consecuencia, tampoco la fórmula empleada por el gobierno capitalino para distribuir con equidad el presupuesto a las demarcaciones políticas, la cual toma en cuenta el número de pobladores, el desarrollo de infraestructura y la extensión territorial, entre otros indicadores.

 

En la controversia constitucional presentada en contra del jefe de Gobierno y la Asamblea Legislativa, los delegados Pablo Moctezuma, Rigoberto Salgado, Claudia Sheinbaum, Avelino Méndez y Xóchitl Gálvez, advierten que el presupuesto aprobado por la Asamblea viola los principios constitucionales de proporcionalidad, congruencia, equidad y transparencia que deben regir la elaboración del presupuesto.

 

Por ejemplo, subrayan que el artículo 122 constitucional establece que la ALDF debe sujetarse al Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, en el que se dispone, como contenido obligatorio para el decreto de presupuesto:

 

-- La consideración de los criterios de población, marginación, infraestructura y equipamiento urbano en la determinación de las asignaciones presupuestales para que las delegaciones cumplan con el ejercicio de las obligaciones a su cargo.

 

La Asamblea, acusan los delegados, no previó la aplicación de dichos recursos. Señalan, asimismo, que el decreto publicado por el jefe de Gobierno tampoco tuvo en consideración los referidos criterios para determinar las asignaciones presupuestales a las cinco delegaciones.

 

Para demostrar la clara parcialidad, por no decir simplemente el agandalle con el que procedieron los legisladores encabezados por el PRD en la aprobación del presupuesto, los cinco jefes delegaciones antes mencionados señalan que a Benito Juárez y a Miguel Hidalgo se les asignan recursos adicionales sumamente desiguales: 253 mil 917 y 84 mil 639 pesos, respectivamente, pese a que ambas tienen un Índice de Desarrollo Humano superior a la media nacional. A Magdalena Contreras le fueron asignados recursos extra por 245 mil 453 pesos, aunque sólo cuenta con 243 mil 866 habitantes.

 

El desaseo y el uso faccioso de los recursos públicos instrumentados por los legisladores serviles al jefe de Gobierno son monumentales.

 

En efecto, a las seis delegaciones gobernadas por el PRD, partido al que pertenece el presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea, les fue asignado 51 por ciento de los recursos adicionales.

 

En contraste, a las cinco demarcaciones regidas por morena únicamente les adjudicaron 18 por ciento de los recursos extra.

 

En resumen, a las diez delegaciones cuyos titulares militan en los mismos partidos que aprobaron el decreto (PRD, PRI y PAN) les dieron 79 por ciento de los recursos adicionales.

De acuerdo con los delegados de morena, en la repartición de estos recursos estuvieron ausentes los criterios de proporcionalidad, congruencia, equidad e información. Hubo un proceso de discriminación en contra de las cinco demarcaciones aludidas, y fueron afectados el erario y los habitantes de estas circunscripciones políticas.

 

Esperemos que la Corte eche para atrás este atropello que demuestra, de manera irrefutable, el temor de los partidos de la mafia a que en 2018 se imponga un gobierno popular.

Por nuestra parte, tenemos plena confianza en que a partir de 2018 morena gobernará, en compañía de la ciudadanía, a la Ciudad de México y a la República. Reitero: A partir de entonces comenzará a gestarse el renacimiento de la nación.

 

@craviotocesar

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.