Opinión

Conteos rápidos para las elecciones de gubernaturas de 2021

Los conteos rápidos basan su desempeño a través de un grupo de expertos. | Fernando Díaz Naranjo

  • 09/11/2020
  • Escuchar

De las elecciones locales que concurrirán con la elección federal el año que entra, las que más llama la atención es donde se renovará el ejecutivo local en 15 entidades federativas, a saber: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerreo, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

En este sentido, actores políticos, candidatas y candidatos que en su oportunidad participen, coaliciones que, en su caso se registren, así como medios de comunicación y la ciudadanía en general estarán muy atentos no sólo del desarrollo de estas elecciones, sino de sus resultados ya que prácticamente, se renuevan la mitad de los espacios ejecutivos locales del país.

Consecuentemente, conocer con oportunidad los resultados o estimaciones de las tendencias electorales el mismo día de la jornada electoral será fundamental para todos y todas las que participen en dichos procesos electorales, pero, sobre todo, para toda la población que busca certeza en estos ejercicios democráticos.

Por ello, me parece importante analizar una resolución recientemente tomada por el Instituto Nacional Electoral (INE) relativo a ejercer su facultad de asunción parcial para implementar el conteo rápido en las elecciones de gobernador o gobernadora.

El conteo rápido es fundamentalmente un ejercicio estadístico que, bajo una determinada metodología, permite calcular con una precisión óptima, estimaciones de las tendencias de los resultados electorales que, en este caso, estaría dirigida a las 15 gubernaturas que estarán en disputa en 2021.

El conteo rápido permite tener resultados para ser expuesta a toda la ciudadanía de manera pública el mismo día de la elección, lo que garantiza certeza sobre el resultado de las elecciones.

Ahora bien, los conteos rápidos constituyen sólo una aproximación de los resultados, pero de ningún modo sustituyen los resultados electorales que la autoridad lleva a cabo a través de los cómputos respectivos y que son los que deben considerarse oficiales. No obstante, generalmente los cómputos tienen verificativo 3 días después de la jornada electoral y los conteos rápidos suplen este espacio temporal dando a conocer las tendencias electorales el mismo día de la elección.

Los conteos rápidos basan su desempeño a través de un grupo de expertos, que analizan la mejor metodología consistente en un procedimiento que determine muestralmente casillas elegidas aleatoriamente y representativas que permitan, en este caso, dar estimaciones aproximadas de las tendencias electorales para las gubernaturas referidas.

Este grupo de expertos, integrados generalmente en un Comité Técnico Asesor de Conteo Rápido, se encargan de revisar la metodología, los tiempos de difusión y el método de emisión de dichas tendencias electorales que, generalmente, hacen proyecciones que fluctúan en porcentajes que nos dan una idea clara de cómo se desarrolló la jornada electoral.

Hay que señalar que estos ejercicios podrían no llegar a difundirse cuando en alguna elección el resultado es muy competido, pero esto deberá ser una referencia que la autoridad electoral haga en su oportunidad.

Lo importante es que el INE, en coordinación con los Organismos Públicos Electorales Locales de las 15 entidades federativas que tendrán elecciones para la renovación del ejecutivo local, contarán con un ejercicio uniforme para poder dar dichas tendencias garantizando con ello un ejercicio de transparencia que beneficia y fortalece a nuestra democracia.

Estos esfuerzos, sin duda alguna, permiten ver que la democracia va asociada, cada vez más, de un elemento fundamental para una sociedad moderna: la transparencia y la rendición de cuentas.

¡Hasta la próxima!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.