Opinión

Consulta #NAICM: ¿Nada que temer?

La consulta que AMLO hará sobre el lugar donde se construirá el nuevo aeropuerto arrojará algunas pistas relevantes sobre la forma en que gobernará al país. | José Antonio Sosa Plata

  • 25/10/2018
  • Escuchar

Los grandes inversionistas nacionales y extranjeros parecen preocupados. La incertidumbre que existe a un día de que se realice la consulta ciudadana sobre el #NAICM muestra ya los primeros síntomas en los principales indicadores de nuestra economía. El peso se deprecia y los mercados reaccionan en forma negativa.

Hasta ahora, nada preocupante. Sin embargo, el presidente electo aseguró que "no va a suceder nada" y que lo que se está comentando en algunos medios es solo para "meter miedo":

“No habrá ninguna crisis, ningún riesgo para constructores, inversionistas y usuarios”.

Entérate: AMLO descarta devaluación por consulta del NAICM.

Pero las opiniones de algunos expertos en economía apuntan en sentido contrario. Las dudas sobre lo que será el proyecto de nación del próximo presidente giran en torno a las variables adversas, las cuales consideran que van más allá de la política y la ideología.

En primer lugar está el tipo de relación que habrá entre el gobierno y los empresarios. El argumento central que exponen es que la confianza se puede afectar seriamente si no se honran los contratos ya firmados con el proyecto del presidente Enrique Peña Nieto, o si las decisiones relevantes se siguen sometiendo a consulta cuando así convenga al nuevo gobierno.

Te recomendamos: Así puede caer el peso frente al dólar por la consulta sobre NAICM.

Luego está la participación del sector privado en las obras de infraestructura.

En caso de que no se mantenga una línea congruente y firme, se abre el riesgo de desincentivar su participación en un esquema de trabajo conjunto que ofrezca seguridad, tranquilidad y certidumbre a los inversionistas.

Entérate: Así es Santa Lucía, la alternativa para el NAICM.

En el mismo sentido, señalan que una decisión equivocada podría inclinar la balanza hacia el populismo.

La razón principal que exponen los analistas está sustentada en las pésimas consecuencias que puede provocar en el país el que se releguen las bases técnicas en proyectos tan importantes para la consolidación de la infraestructura como el del nuevo aeropuerto.

Como se sabe, #AMLO tiene todo el poder para decidir lo que juzgue conveniente. Así lo demostró, desde la misma noche que ganó las elecciones. Así lo decidió la mayoría contundente que votó por él y su proyecto de nación el pasado 1 de julio. Así lo han entendido todos los poderes institucionales y fácticos, dentro y fuera del país.

Si optó por consultar a la ciudadanía en este proyecto, y no en otros, está en su derecho.

Sin embargo la legitimidad, la confianza y la popularidad se pueden perder si la comunicación y las acciones de gobierno no responden —con eficacia y contundencia— a las expectativas que generó en amplios sectores de la población desde hace varios años.

Te puede interesar: Andrés Manuel López Obrador. 2018. La Salida. Decadencia y renacimiento de México, Editorial Planeta.

La economía y la política no transitan por vías separadas. El #PresidenteElecto lo sabe bien, no solo porque ha sido testigo de los aciertos y errores de los presidentes que ha tenido el país desde la década de los setenta del siglo pasado, sino porque cuenta en su equipo cercano con profesionales sólidos y reconocidos.

A estas alturas, él ya sabe cuál será el resultado de la consulta. Y con seguridad también está preparado para hacer el anuncio oficial sobre los pasos siguientes que dará, en virtud del carácter vinculante que tiene la consulta. Si el resultado es en favor de seguir adelante con el proyecto actual, en Texcoco, el reto será explicar y convencer a la mayoría del significado y las ventajas de no cumplir lo que ofreció.

Con este resultado, los inversionistas se sentirán tranquilos.

Pero si se opta por construirlo en Santa Lucía, el reto será mucho mayor. Por un lado, por las repercusiones negativas que tendrá en la economía. Por el otro, por la señal contradictoria y confusa que estaría enviando a los mercados nacionales y extranjeros.

Reconstruir la confianza le llevará mucho tiempo.

En ambos casos, es obvio que no todos quedarán contentos ni satisfechos. Así es la política. Por eso, la ruta más fácil que tiene frente a sí es la del pragmatismo. Es la que le representa, por mucho, el menor costo económico y político.

A partir de noviembre, se abre una nueva etapa para México.

Lee: Veracruz, el bastión de AMLO para la consulta sobre el NAICM.

Después de la consulta, conoceremos con mayor precisión quién es y hasta donde está dispuesto a llegar el presidente electo. Con la decisión que tomará sobre el #NAICM tendremos mayores elementos para saber si en verdad estamos en la ruta correcta para lograr la #CuartaTransformación.

Lee también: Mayoría de mexicanos quiere el NAICM en Texcoco: encuesta.

Vocero presidencial, ¿por qué y para qué?

Preguntas y comentarios sosaplata@live.com

@sosaplata  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.