Opinión

¿Confrontar o no a Donald Trump?

Me encanta la idea de Castañeda de incluir a voces de estadounidenses ligados a México.

  • 28/09/2015
  • Escuchar

Se ha generado un debate nutrido en México de si se debe o no confrontar a Donald Trump y sus declaraciones ofensivas hacia México y los mexicanos. En un reciente artículo, Jorge Castañeda hace una propuesta novedosa, de que un ente público-privado trate de responder a Trump a través de una serie de comerciales en EUA que desafían a Trump mostrando las caras de los mexicanos más destacados en aquel país, desde Alfonso Cuarón hasta Ernesto Zedillo.


Se me hace muy interesante la propuesta de Castañeda, quien es siempre una voz innovadora y creativa, pero lo retomaría de una forma un poco distinta. Creo que no vale la pena atacar directamente a Trump, quien es un candidato político entre muchos en una contienda recién arrancada, puesto que le da demasiada importancia. Un ataque frontal desde el gobierno mexicano -y así se interpretará sea o no un ente público-privado- más bien alentaría a quienes lo apoyan. Desde luego, Trump caerá de su propio peso con el tiempo y con eso su ideología de odio.


Pero el hecho que Trump haya ganado simpatías con un discurso sobre la migración indocumentada mexicana -casi inexistente desde hace ocho años -y los males de México para Estados Unidos habla de un problema más profundo de percepción en el país vecino sobre México. Eso sí es un problema digno de atacarse, y la idea que propone Castañeda puede ser un buen punto de partida.

 

Las percepciones de México en Estados Unidos no son de completo erradas -en México hay profundos desafíos para construir el Estado de derecho y hacer frente a la pobreza en que vive dos de cada cinco Mexicanos. Pero falta que los estadounidenses entiendan como México ha evolucionado en los últimos años y como su vida  depende de esa relación tan intensa y compleja con México. Los marcos conceptuales que tiene el público estadounidense sobre México están demorándose mucho en actualizarse y la mayoría de estadounidenses tiene poco conocimiento real sobre el país al sur del Río Bravo.


No hay otro país -con las posibles excepciones de Canadá y China- que tiene y tendrá un impacto tan grande en la economía, la sociedad y la cultura de Estados Unidos que México. El crecimiento de los sectores manufacturero y de tecnología, que están profundamente ligados a los de sus contrapartes en el otro lado de la frontera; los empresarios mexicanos que han invertido miles de millones de dólares en Estados Unidos; los artistas, escritores y cineastas que son bien conocidos ahí; los activistas sociales que colaboran globalmente; y los migrantes que han construido empresas y vidas en EUA y contribuido a la cultura, la ciencia, la medicina y el deporte en el país.


En general, los mexicanos han sido renuentes a vender a su país en Estados Unidos, pero es algo que el gobierno de Canadá hace regularmente, metiendo anuncios en televisión y periódicos estadounidenses, hablando de la cooperación binacional, y así lo han hecho otros países desde Corea y Singapur hasta Arabia Saudita y Polonia. Y lo hacen por razones básicas de querer elevar el sentimiento positivo hacia sus países en Estados Unidos para lograr un clima de inversión más favorable o para decisiones de política pública que les afecta.


Por eso me gusta mucho la propuesta de Castañeda. Creo que tendría lógica emprender una campaña para hablar honestamente sobre porque México debe importar más a los estadounidenses, no dirigido a Trump, sino a los ciudadanos comunes y corrientes del país. Ahí se podría incluir a los nombres que sugiere Castañeda, más otros tantos que dan testimonio de lo importante que está la relación con México para los estadounidenses y que tanto impacta su vida diaria.


Ahí propondría incluir a ejecutivos de grandes empresas mexicanas -Bimbo, Alfa, Femsa, Gruma, Softtek, Lala, Carso y otros tantos que están invirtiendo en Estados Unidos y empleando a miles de estadounidenses-; a los cineastas, deportistas, cantantes y escritores que están de auge en Estados Unidos, desde los que son de México, como Alfonso Cuarón, Laura Esquivel, Jennifer Clement, Salma Hayek, Patricia Riggen y Alejandro González Iñárritu hasta los de segunda y tercera  generación, como el cineasta Robert Rodríguez, el mariscal de campo Tony Romo y la cantante Selena Gómez;  los activistas que están cambiando al país y colaborando con sus pares en Estados Unidos en esfuerzos globales, como Roberto Hernández, abogado y director de Presunto Culpable, la activista de derechos humanos Mariclaire Acosta, el luchador de derechos indígenas y académico Gaspar Rivera-Salgado o el medioambientalista y escritor Homero Aridjis.


Y no pueden faltar los migrantes mexicanos y sus descendientes -algunos mencionados arriba- y que van desde pequeños empresarios en múltiples ciudades del país a médicos como el famoso neurocirujano Alfredo Quiñones o científicos como el premio Nobel Mario Molina o periodistas como Jorge Ramos y León Krauze.

 

Finalmente, me encanta la idea de Castañeda de incluir a voces de estadounidenses ligados a México, empresarios que dependen de la relación con México, como ejecutivos de Ford y Boeing; trabajadores en empresas estadounidenses que dependen de la inversión mexicana, como Borden Milk o Thomas English Muffins; políticos y activistas estadounidenses ligados a México; artistas, escritores y cantantes que han realizado obras o vivido en México; y la comunidad de estadounidenses -casi un millón- que viven permanentemente en México.


Mientras no creo que valga la pena responder a Trump directamente -le daría demasiado importancia y le haría crecer como figura pública- sí creo que hay una necesidad urgente de invertir en el imagen de México en Estados Unidos, mostrando la importancia del país para sus vecinos en la voz de los que mejor conocen esta relación. No debería ser un intento de vender a México como un país perfecto, sino presentarlo como un país real, con logros notables y desafíos pendientes, cuyo futuro está profundamente entrelazado con el de los Estados Unidos.

 

@SeleeAndrew