Opinión

#ConferenciaDeMedios: ¿Qué sí y qué no?

La conferencia de medios se ha convertido en el eje que respalda y articula las estrategias de comunicación de crisis más efectivas. | José Antonio Sosa Plata

  • 28/05/2020
  • Escuchar

“Quien sea incapaz de hablar claro, debe callar hasta poder hacerlo”: Karl Popper.

La Conferencia de Medios se mantiene en el nuevo ecosistema de comunicación como uno de los instrumentos más poderosos y efectivos en la gestión de crisis. La mayor parte de los gobiernos del mundo así lo han confirmado durante el desarrollo de la pandemia provocada por el covid-19.  

Con el avance de las plataformas y medios digitales el formato, las características y sus protocolos se han adaptado a las expectativas de una sociedad que demanda información oportuna, veraz y confiable. No es exagerado afirmar que la conferencia de medios se ha convertido en el eje que respalda y articula las estrategias de comunicación de crisis más efectivas.

Sin embargo, el carácter extremadamente complejo de la enfermedad, junto con los efectos colaterales que lamentablemente ha provocado, ha llevado a muchas autoridades de varios países a cometer errores que se pueden corregir en forma sencilla. ¿Cómo? Ajustándose a los líneamientos básicos en la gestión de la información y comunicación —tanto conceptuales como técnicos— que han probado su eficacia en el pasado.

Es pertinente y oportuno recordar algunos de los más importantes:  

En una Conferencia de Medios

 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) considera que en el marco de una situación de emergencia o desastre, “la producción y circulación oportuna y transparente de información contribuye a generar confianza y credibilidad en la población”. La convocatoria a varias conferencias en un mismo día, con un mismo tema o con temas vinculados a la crisis principal, no es la mejor fórmula para cumplir con este principio.

En este marco es importante recordar que la transmisión veraz de datos, cifras, informes, hechos, circunstancias, evaluaciones y análisis es necesaria en la conducción y orientación del trabajo de las instituciones nacionales e internacionales y de las organizaciones de la sociedad civil, además de permitir el mejor desempeño de los medios de comunicación.

De la misma manera, la conducción eficiente de una conferencia de medios es la mejor “vacuna” y la herramienta más poderosa para mantener la libertad de expresión, proteger el derecho a la información y combatir la infodemia y las abundantes noticias falsas que se generan durante una crisis.

Consulta: Félix Ortega Gutiérrez. "Políticos y periodistas", en Revista Telos, Fundación Telefónica, Segunda Época, Número 54.

Estamos a unos días de terminar la denominada Jornada Nacional de Sana Distancia. El próximo lunes iniciaremos la nueva fase, a la que ya identificamos como la "Nueva Normalidad". Durante la transición las dudas y cuestionamientos han ido en aumento, a pesar de los buenos resultados que se han logrado.

El Gobierno de la República no puede permitir que la incertidumbre, la desconfianza o el enojo de la sociedad dominen el escenario alternativo que estamos obligados a construir. El cambio de paradigma será impactante, muy difícil y profundo. Por eso hay que insistir: en la #NuevaNormalidad se tiene que decir la verdad, "aunque duela".

Debido a las características que se han anunciado hasta ahora, el gobierno en sus tres niveles está a punto de enfrentar un reto de comunicación política de proporciones inéditas. Por un lado, porque se tienen que difundir enormes cantidades de información. Por el otro, debido a la especificidad de los mensajes que requieren las diversas audiencias a quienes está dirigida la comunicación.

Te puede interesar: Covid-19: Protocolo para Conferencias de Prensa. Organización Panamericana de la Salud.

Como hemos visto, en el manejo de las conferencias de medios y también en los géneros periodísticos informativos, la forma es fondo. En la fase que estamos por iniciar, se requiere corregir lo que se hizo mal, potenciar lo que se hizo bien y aprovechar las experiencias científicas, políticas, económicas, sociales, técnicas y comunicacionales de aquellos países que van varias semanas adelante de nosotros.

Por todo lo anterior, llegó la hora de replantear y ajustar los formatos de las diversas conferencias de medios que día a día se están difundiendo a nivel nacional y local. Es lo mejor para la nueva estrategia de comunicación. Es lo que se necesita para evitar una crisis de confianza. Es lo que hace falta para reducir los conflictos que se generarán por los semáforos. 

Que sea por la salud y la calidad de vida de todas y todos.

Recomendación editorial: Karl R. Popper. La sociedad abierta y sus enemigos. Barcelona, España, Editorial Paidos Básica, 2010.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.