Opinión

Concluyeron su gestión 4 consejeros del INE

Los nuevos cuatro funcionarias y funcionarios deberán estar a la altura de una gran institución como el INE. | Fernando Díaz Naranjo

  • 06/04/2020
  • Escuchar

Las instituciones que han trascendido en nuestro país lo hacen en virtud de sus acciones y aportaciones que van más allá de las funciones legalmente establecidas en una determinada legislación y, esa característica la tiene sin duda alguna, el Instituto Nacional Electoral (INE) que, se constituyó en el máximo órgano electoral del país con la reforma constitucional de 2014, tomando como base los cimientos y estructura del otrora Instituto Federal Electoral (IFE).

Muchas han sido las aportaciones a nuestro sistema democrático que ambos referentes electorales le han dado al país, lo que ha permitido, entre otras cosas, que podamos contar con transiciones del poder público pacíficas, como lo fue la elección presidencial del año 2000 con el arribo del PAN; del PRI en 2012 y ahora de Morena en 2018.

Sin embargo, es importante precisar que, a diferencia de otras instituciones, el INE toma sus decisiones más importantes a través de un órgano colegiado llamado Consejo General, integrado por consejeros electorales, representantes del Poder Legislativo y representantes de los partidos políticos. Este esquema coloca al INE en la estricta obligación de transparentar todos sus actos, de abrirlos a la discusión de los actores que participan en elecciones, es decir, los partidos políticos que, hay que decirlo, son los que tienen intereses diversos en la buena conducción de los procesos electorales, pues son ellos los competidores de la contienda electoral.

Los legisladores que participan en el INE y que son quienes crean las leyes electorales, se dan cuenta, muchas veces de las imprecisiones de la normatividad y los malabares que las autoridades electorales realizan por encontrar la mejor solución a los imprevistos que se presentan.

Pese a toda esta composición y para dejar a salvo los derechos de los involucrados, existen medios de impugnación que diversos actores políticos pueden interponer por sentirse afectados por un determinado acuerdo tomado por el INE, mismo que les corresponderá a las instancias jurisdiccionales resolver y, conforme lo marca la Ley, tendrán que acatar todas las instancias involucradas, incluyendo al propio INE.

Así se ha construido nuestra democracia y por ello es tan importante que, en estos momentos no descuidemos a una Institución como el INE, en donde justamente 4 de sus 11 consejeros electorales concluyeron el pasado 3 de abril su encargo: Pamela San Martín, Enrique Andrade, Marco Antonio Baños y Benito Nacif.

Entre las múltiples aportaciones de estas figuras podría enunciar, entre otras, la incorporación de toda una planeación estratégica en la organización de las elecciones; la estructuración del complejo sistema de fiscalización; las directrices y normas que se delinearon al Reglamento de Quejas y Denuncias; la construcción de un mejor acceso de partidos políticos y candidaturas a los medio de comunicación; las innovaciones para materializar de mejor forma la participación de los mexicanos residentes en el extranjero, así como la gran apuesta a la eventual implementación del voto electrónico por medio de urnas electrónicas y del voto por Internet.

Así, una vez que lo determine la Cámara de Diputados contando con mejores condiciones de salud, se continuarán los trabajos para la designación de nuevos cuatro funcionarias y funcionarios que deberán estar a la altura de una gran institución como el INE, de quienes han pasado por su Consejo General y ante actores políticos y ciudadanía más exigentes de mejores resultados en la organización de los procesos electorales tanto federales como locales en nuestro país.

Asimismo, la Cámara deberá observar en la integración de los nuevos cuatro consejeros, la paridad de género, no sólo en estos nombramientos sino pensando en generar equilibrios en todo el Consejo General del INE, para lo cual, considero que deben ser tres de los cuatro nombramientos para mujeres.

Finalmente, sabremos si la Cámara de Diputados hizo lo correcto con dichos nombramientos con los resultados que la autoridad electoral federal entregue en la elección más grande que hayamos tenido: el proceso electoral 2020-2021.