Opinión

Concluye 2019 con un atentado terrorista en Somalia

Un avión militar turco cargado con medicinas y equipo médico aterrizó un día después en Mogadiscio para evacuar heridos del atentado terrorista. | Fred Álvarez

  • 02/01/2020
  • Escuchar

Déjà vu

¿Quién? ¿Al Shabad? ¡No se vale!

El Papa Francisco pidió desde La Plaza de San Pedro oraciones por las víctimas del atentado terrorista que cobró la vida de casi 100 personas en Mogadiscio, capital de Somalia, y provocó al menos 125 heridos.

“Queridos hermanos y hermanas, oremos al Señor por las víctimas del horrible atentado terrorista de ayer en Mogadiscio, en Somalia, donde más de 70 personas murieron en la explosión de un coche bomba. Estoy cerca de todos sus familiares y de quienes lloran su pérdida. Recemos juntos… Ave María…”, fueron las palabras del Pontífice al finalizar el rezo del Ángelus el domingo 29 de diciembre.

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, António Guterres, condenó el atentado y aseguró que los responsables de este crimen horrible tienen que ser llevados ante la justicia.

La explosión de un coche bomba a las afueras de Mogadiscio es espeluznante, fue llevado a cabo por un terrorista suicida; el ataque acabó también con la vida de varios extranjeros, entre ellos, dos ingenieros turcos.

Entre las víctimas hay al menos 16 estudiantes de la Universidad de Banadir que iban en un minibús que los transportaba y desgraciadamente pasaban por el lugar del atentado.

Las primeras imágenes difundidas en las redes sociales mostraron los cuerpos cubiertos de decenas de personas, entre vehículos destrozados con fragmentos de metal retorcido, así como el minubús marcado con sangre, además de edificios dañados por la potencia de la explosión, una escena propia de un bombardeo aéreo: “Mando mis más profundas condolencias a las familias y amigos que han perdido a seres queridos”, declaró el presidente somalí, Mohamed Abdulahi Farmajoen el poder desde febrero de 2017.

Agregó “está claro que los terroristas no dejarán a una sola persona en este país. Son nuestros enemigos y tenemos que centrarnos en eliminarlos”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, confirmó que dos ciudadanos turcos habían muerto en el ataque.

“Que la misericordia de Alá esté con nuestros 2 ciudadanos y nuestros inocentes hermanos y hermanas somalíes que perdieron la vida en el atroz ataque terrorista”, escribió Çavusoglu en su cuenta de Twitter. Agregó que Turquía continuará apoyando a Somalia en la lucha contra el terrorismo.

Y aunque ningún grupo ha reivindicado -hasta el momento- el ataque, el presidente somalí acusó en un mensaje televisado a “la organización terrorista Al Shabab”, de “intimidar y aterrorizar a los somalíes” y de “masacrarlos en cada ocasión”.

Horas después del atentado, el gobierno norteamericano lanzó ataques aéreos contra militantes del grupo islamista Al Shabaab y mató a cuatro de ellos, informó el Comando estadounidense para África (Africom).

“En coordinación con el gobierno federal de Somalia el Comando estadounidense para África realizó tres ataques aéreos contra dos posiciones y alcanzó a militantes de Al Shabaab en las inmediaciones de Qunyo Barrow y Caliyoow Barrow, Somalia”, dijo Africom en un comunicado.

Ayuda de Turquía

Un avión militar turco aterrizó un día después en Mogadiscio para evacuar a las personas que resultaron gravemente heridas -y levantar a los turcos muertos- en el atentado, iba cargado con medicinas y equipo médico; hasta el momento hay al menos 92 muertos y 125 personas lesionadas.

Ataque a estudiantes cristianos en 2015

Quién no recuerda que en plena Semana Santa de 2015 hombres armados de Al Shabab irrumpieron en la Universidad de Garissa, Kenia, y asesinaron a 147 personas, la mayoría estudiantes, y otras 79 personas resultaron heridas.

Los terroristas asesinaron a los guardias de la universidad mientras los alumnos aún dormían, hicieron detonar explosivos y tomaron decenas de rehenes en las habitaciones. Durante más de 15 horas estuvieron en control del centro de estudios.

Entonces y para dejarlo claro, dejaron huir a los musulmanes a retuvieron  a decenas de cristianos como rehenes;  separaron a los estudiantes por religión, preguntaron si eran cristianos o musulmanes, y abrieron fuego y decapitaron a aquellos que contestaron que profesaban el cristianismo..., ese fue su pecado...

Finalmente, los terroristas murieron en el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

De los casi 900 estudiantes que tiene la universidad, 550 jóvenes lograron huir.

¡El golpe fue durísimo! (Véase Espantoso silencio ante la persecución y muerte de cristianos,

Abril 11, 2015 en La Silla Rota…) y lo más grave fue el silencio cómplice de la comunidad internacional.

Un día después, en el Vía Crucis que se celebró en el Coliseo en Roma y al que acudieron miles de creyentes con velas encendidas el papa Francisco se mostró muy crítico con la pasividad internacional ante el asesinato de cristianos... “vemos aún hoy a nuestros hermanos perseguidos, decapitados y crucificados por su fe en ti, bajo nuestros propios ojos o, a menudo, con nuestro silencio cómplice”.

“El peso de tu cruz nos libera de todos nuestros lastres. En tu obediencia a la voluntad del padre nosotros nos damos cuenta de nuestra rebelión y desobediencia. En ti vendido, traicionado, crucificado por tu gente, por tus seres queridos, nosotros vemos nuestras traiciones cotidianas”, dijo, en italiano Francisco…

El grupo islamista Al Shabaab fue expulsado de Mogadiscio en 2011, tras lo cual perdió la mayor parte de sus bastiones. Sin embargo, sigue siendo poderoso en algunas partes del país, donde lleva a cabo operaciones de guerrilla y atentados suicidas, incluyendo la capital.

Desde 2015, en Somalia se han producido 13 atentados de los cuales 11 se produjeron en Mogadiscio, el reciente ha sido el más mortífero desde el cometido en 2017 con un camión bomba que mató a 517 personas en la capital.

¡No se vale!

No hay que quedarse callado, hay que alzar la voz siempre…, y no permitir esas barbaridades.

PD… En el momento de escribir este texto- el lunes 30-, leemos que la presidenta interina de Bolivia, ordenó la salida de Bolivia de la embajadora de México, María Teresa Mercado, a quien se consideró persona 'no grata’ y le dio un plazo de 72 horas para abandonar el país…

La reacción de México fue inmediata a través de un comunicado donde se toma nota...

El posicionamiento de Marcelo Ebrard C., desde Acapulco, Guerrero fue “Reconozco la valiosa actuación de la Embajadora María Teresa Mercado en Bolivia, quien a cumplido cabalmente representando a México y su causa en favor del asilo y la paz. Será siempre timbre de orgullo su entereza y apego a la mejor tradición de política exterior de nuestro país”.

Le faltó una hache (H) a Marcelo en su mensaje...

Una persona lo corrigió en la red social y Ebrard corrigió con una errata...

En Bolivia se encuentran entre 8 y 10 mil mexicanos, y ya se tienen aeronaves contempladas para su posible salida, dijo en entrevista radial el subsecretario Maximiliano Reyes Zúñiga.

Hasta ese mañana el C. Presidente había guardado silencio.